Pelo, ropa y maquillaje: el ‘denim’ lo invade todo

El tejido vaquero mueve un negocio de 48.000 millones de euros y se convierte en la macrotendencia del momento. Analizamos por qué está más de moda que nunca y cómo nos vestirá de la cabeza a los pies.

Pelo, ropa y maquillaje: el ‘denim’ lo invade todo

Foto: Imaxtree / Instagram @clothesmindeduk

Pocas prendas son tan versátiles y cómodas como unos pantalones vaqueros. Eso explica que el tejido denim moviera en 2015 un negocio de 55.000 millones de dólares (48.820 millones de euros) y que sus ventas anuales superen el billón de unidades. Con unas cifras así no hay quien discuta que es el básico de armario por excelencia. Pero eso no quita que haya vivido momentos de dudoso éxito: entre 1995 y 1999 el tejano quedó un poco eclipsado y hace un par de años la caída en ventas en Estados Unidos llevó a los más alarmistas a augurar su desaparición. Nada más lejos de la realidad. El denim está más de moda que nunca (si es que alguna vez dejó de estarlo). El lujo lo encumbra como tejido estrella de la temporada y el low cost confirma la tendencia inundando las nuevas colecciones de prendas tejanas en todas sus versiones, cortes y lavados. Esta temporada los vestiremos de pies a cabeza (y quizá suframos un empacho). Pero, ¿por qué esta fiebre repentina y exagerada por las prendas vaqueras?

Muchas veces estas macrotendencias globales que lo invaden todo de la noche a la mañana se deben a algo tan sencillo como un stock excesivo de cierto material o unos precios más bajos de un tejido determinado. Como apunta la web especializada Modaes.es es cierto que el coste de algodón, fibra base del vaquero, ha bajado sus precios hasta alcanzar mínimos. Pero, aunque esto podría influir en la ‘fiebre índigo’, no es la principal razón de su hegemonía en los escaparates. La causa principal se encuentra en las tendencias de consumo: a la gente le gusta el vaquero. Y le seguirá gustando según pronostica un estudio de Cotton Inc: el negocio global de los vaqueros alcanzará en 2021 los 59.000 millones de dólares.

'Total look' de Zara, Chanel (segundo y cuarto) y Marques'Almeida.

‘Total look’ de Zara, Chanel (segundo y cuarto) y Marques’Almeida. Foto: Zara / Imaxtree

Los diseñadores, conocedores y productores de los deseos de la calle, han ideado sus colecciones primavera-verano 2016 dispuestos a satisfacer (con creces) las ansias que los millennials sienten por esta tela. Chanel (por algo Lagerfeld fue el primero en introducir un pantalón vaquero en una colección de Alta Costura), Saint Laurent, Marque’s Almeida, Alexander McQueen, Sonia Rykiel, Giamba o Paul & Joe han apostado fuerte por toda clase de prendas vaqueras: desde las versiones más sofisticadas plagadas de pedrería hasta los patrones deconstruidos. Lo más llamativo de la apuesta para esta temporada es que el denim llega también al maquillaje en forma de ahumados azules y, sobre todo, al cabello. La etiqueta #denimhair acumula más de 2.000 publicaciones en Instagram. Distintos tonos de azul y algunos toques de gris se entremezclan para dar lugar a la coloración del momento. Ni pelo de abuela ni cabello arcoíris, ahora lo que se lleva es conjuntar melena y pantalón.

La etiqueta #denimhair acumula más de 2.000 publicaciones en Instagram.

La etiqueta #denimhair acumula más de 2.000 publicaciones en Instagram. Foto: Instagram / Zara

Con tanta locura por el azul índigo (que llega también a los complementos y accesorios más inesperados), no es de extrañar que la prenda más codiciada de la temporada esté confeccionada precisamente en este tejido. El hit de Vetements, la firma francesa que mueve el cotarro desde hace unos meses, son unos vaqueros. El modelo está confeccionado a partir de otros pares de pantalones viejos (y usados) y, a pesar de costar más de mil euros, es imposible hacerse con unos. Miroslava Duma, Selena Gomez, Leandra Medine o Alexa Chung los han paseado por todo el globo y a día de hoy están agotados. Su repentino éxito ha inspirado ya el primer clon de la mano de H&M (que, por supuesto, también ha colgado el cartel de sold out). Otra firma que asoma la cabeza en el panorama de la moda gracias a sus vaqueros es la neoyorquina 3×1. Elle Fanning, Rihanna o Eva Cheng lucen sus diseños de casi 300 euros y el modelo con flecos en el bajo se ha convertido en seña de identidad de la marca (y fuente de inspiración para versiones menos prohibitivas como la de Bershka).

Izquierda: Los agotadísimos vaqueros de Vetements y su clon de H&M. Derecha: el diseño con flecos de 3x1 y la inspiración de Bershka.

Izquierda: Los agotadísimos vaqueros de Vetements y su clon de H&M. Derecha: el diseño con flecos de 3×1 y la inspiración de Bershka. Foto: Getty / Cordon Press

El éxito de las dos prendas anteriores probablemente tenga mucho que ver con el espíritu tan DIY (hazlo tú mismo) de ambas propuestas. Vetements recicla vaqueros y 3×1 deshilacha los bajos y los llena de flecos. Porque si necesitábamos una prueba más para afirmar que el vaquero es el tejido rey podemos encontrarla en su alta capacidad para customizarse. No basta con llevarlo, también hay que aportar un toque personal sumándole chapas, pins, parches, rotos y bajos asimétricos al gusto. La búsqueda permanente de la diferenciación y la construcción de la identidad a través de la ropa encuentra en el tejano su aliado perfecto. Si a eso le sumamos la manía que tiene la moda con recuperar las prendas de décadas pasadas (recordemos la vuelta de los 501 de Levi’s) y que la tendencia actual imperante es la comodidad, ya tenemos otras dos razones de peso para justificar el boom de los vaqueros.

Las cadenas de moda pronta no han tardado en identificar la necesidad de invertir más que nunca en la producción de prendas tejanas. Zara ha lanzado dos editoriales para presentar la colección I am denim, una apuesta al 100% por el vaquero materializada en un buen puñado de prendas diseñadas en colaboración con chicas que trabajan para la marca en todo el mundo. El resultado vuelve a demostrar que los agujeros, los flecos, los mensajes y las siluetas oversize son las claves para entender el revival vaquero en 2016. Otras enseñas asequibles como Pull & Bear o H&M también dedican una parte considerable de su catálogo a este tipo de prendas. La primera ha lanzado esta temporada una guía para encontrar el vaquero perfecto entre los diez cortes que propone (boyfriend, push up, mom o cigarette, por ejemplo). En este panorama en el que cada marca aporta su granito de arena para reinventar los casi tres millones de tejido vaquero que se producen al año, merece especial atención la tendencia patchwork (que no es otra cosa que mezclar retales de distintos tonos en una misma prenda) y el total look. Atrás quedaron los pitillos combinados con una simple camiseta básica. Ya te lo advertimos: esta temporada vestirás el denim de pies a cabeza.

La mirada azul de Jil Sander, Sonia Rykiel y Chanel.

La mirada azul de Jil Sander, Sonia Rykiel y Chanel. Foto: Imaxtree

Zapatos, bolsos y accesorios; la fiebre 'denim' lo invade todo.

Zapatos, bolsos y accesorios; la fiebre ‘denim’ lo invade todo. Foto: Imaxtree / H&M / Net-a-porter

Saint Laurent, Zara y Rodebjer.

Saint Laurent, Zara y Rodebjer. Foto: Imaxtree / Zara

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Último número de la revista

    Revista S Moda