‘Salvados por la comida’: así es el restaurante que recrea idénticos los escenarios de la serie

Los fans de la mítica serie noventera están de enhorabuena. La inmersión en el diner que frecuentaban Zach Morris y Kelly Kapowski, con un menú típico americano creado por un chef con Estrella Michelín, son parte de la experiencia en Saved by The Max.

El restaurante Saved by the max.

Nostálgicos, bienvenidos. Mientras navegamos de lleno en la era Netflix, con la inmediatez y la obsesión por no perdernos la última serie de moda, las reuniones de esos clásicos cuyos capítulos vimos una y otra vez y memorizamos pegados al televisor sigue creciendo. Hace tres años, Jimmy Fallon reunía con éxito al casting de Salvados por la Campana en su programa para celebrar el 25 aniversario (sí, el show que se emitió entre 1989 y 1992 está a punto de adentrarse en la treintena). Y ahora llega a Hollywood, el lugar que lo vio nacer y tras su paso previo por Chicago, el restaurante pop-up donde recrear la experiencia de sus protagonistas en The Max. Zach, Kelly Kapowski, A. C. Slater, Jessie, Screech o Lisa pasaron por allí.

«Era perfecto», así resumía su experiencia en el restaurante Dennis Haskins. El actor que dio vida al Sr. Belding en Salvados por la Campana y anteriormente en Good morning, Miss Bliss, visitó el primer espacio en Chicago y, según recogía The New York Times, al estar allí «incluso busqué al elenco. Fue muy bueno». Para Derek Berry, uno de los socios fundadores de Saved by The Max, la ilusión es grande: «No podríamos estar más emocionados con la idea de llevar The Max a su legítimo hogar en la Costa Oeste. La abrumadora bienvenida que recibimos de los lugareños, los turistas y los fanáticos de los espectáculos sigue sorprendiéndonos. Ofreciendo a la gente la oportunidad de asistir a The Max -que estará abierto hasta septiembre de 2019 en Santa Monica Boulevard, West Hollywood- esperamos hacer realidad el sueño nostálgico que han estado esperando «.

El interior del restaurante.

Cuando sus protagonistas frecuentaban el Bayside Highschool, los smartphones eran impensables y se estilaba el teléfono ladrillo tipo Línea Directa (una réplica del modelo de la serie está disponible entre el atrezo del restaurante). Pero en pleno 2018, Saved by The Max cuenta con más de 50.000 seguidores en Instagram. Ahí comparten imágenes del lugar, de las visitas que reciben y de la experiencia de sus visitantes (muchos de ellos disfrazados para la ocasión) y posando en las taquillas con caretas de los personajes, en el comedor lleno de neones y sillones coloridos en el que a menudo aparece el propio Max (Ed Alonzo) a modo de sorpresa. O incluso la zona del despacho de Mr. Belding, que su hermano en la ficción, Rob Belding (Edward Blatchford), visitaba recientemente.

Referentes para los criados en los 90, el fenómeno se extiende también a generaciones más jóvenes. Influencers centennials o familias con niños han visitado The Max y lo han compartido en sus redes. Incluso la actriz Saoirse Ronan contaba a Vanity Fair en una entrevista que se inspiró en la serie (disponible en plataformas online como Hulu) para prepararse su papel en Lady Bird y empaparse de la cultura americana de instituto que ella, de origen irlandés y educada en casa, no había experimentado.

Una barra donde volver a ser adolescente…

Pero si la decoración y el atrezo son el principal atractivo, el menú no se queda atrás. Brian Fisher, el chef de Entente y Schwa, restaurantes de Chicago con Estrella Michelin, ha sido el encargado de crearlo. Platos típicos de estilo americano con un toque original. El pollo frito Tori, con especias coreanas, los reinventados Mac & Screech, macarrones con queso inspirados en el personaje de Dustin Diamond, el sándwich Kelly Kapowski Montecristo, un homenaje a la chica más popular del instituto a la que daba vida Tiffani Thiessen o los AC Sliders, a base de carne de cerdo estofada con jengibre y cerveza, marca de la casa de Slater (Mario Lopez). El toque de humor lo ponen los cócteles, el Zachary Daiquiri en honor a su protagonista Zach Morris (Mark-Paul Gosselaar) y el I’m So Excited, inspirado en el capítulo más controvertido y recordado de la serie, en el que Jessie Spano (Elisabeth Berkley) toma pastillas de cafeína y canta la canción de The Pointer Sisters.

Uno de los platos que puedes pedir en Saved by the Max.

La fiebre por la experiencia gastronómica que se mezcla con el fenómeno seriéfilo no es nueva. Espacios abiertos temporalmente para recrear los escenarios de las series clásicas como el mítico Central Perk (Friends) temporalmente funcionando como cafetería real en Little Italy (Nueva York) o en Liverpool. O de actualidad como el Upside Down de Stranger Things, que permaneció durante unos meses el pasado año en Chicago. En España también hemos catado esta experiencia, en 2016 y con motivo del lanzamiento de cuatro episodios especiales de la serie, Netflix instaló el Luke’s Cafe de las Chicas Gilmore en pleno Malasaña.

Sup Preppy? . 📸 @bayardod

A post shared by Saved by the Max (@savedbythemax) on

The Max estará abierto hasta septiembre de 2019 en Santa Monica Boulevard (Los Ángeles).

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa