La rebelión española contra los sosos uniformes de enfermera

Una firma gallega se alía con diseñadores patrios para lanzar colecciones médicas más funcionales, prácticas y con estilo de entre 30 y 70 euros. Agatha Ruiz de la Prada, Modesto Lomba, Juan Vidal o Ulises Mérida, entre los creadores.

uniforme de enfermera

"Diseñar estos uniformes me ha permitido mostrar el lado más pragmático de mi trabajo", cuenta María Barros.

Foto: Winder
23

“Le debemos a Anatomía de Grey que se pusieran de moda los estampados en gorritos y batas, pero se hicieron cosas dispersas y mal ofrecidas”. Así habla Andrés Montenegro, CEO y cofundador de Winder, la recién estrenada firma española que lucha por dignificar los uniformes médicos y aportarles mayor funcionalidad y estilo. Bajo la condición de huir a toda costa de la insípida casaca de pico verde y azul, sus diseños cuentan en el valor añadido de sustentarse en una alianza con diseñadores nacionales. En su primera colección destacan nombres como Juan Vidal, María Barros, Ulises Mérida, Agatha Ruiz de la Prada, Modesto Lomba, Teresa Palazuelo e Isabel Nuñez. Mentes creativas conscientes de la neutralidad que pide el oficio y que han ideado prendas que bien podrían salir de la estética minimalista y monocolor de Spike Jonze en Her o de Gattaca; a excepción, claro, de Agatha Ruiz de la Prada, encargada de diseñar uniformes “alegres” orientados a pediatría.

uniforme de enfermera

Así son las propuestas de Ulises Mérida.

Foto:

Winder

Con atuendos entre los 30 y los 70 euros, y fabricación en Portugal, Winder asegura que tiene capacidad logística como para “servir a cualquier clínica de España desde Arteixo en solo 24 horas”.

El eje gallego es clave. Tanto él como su socio, el médico y empresario sanitario Carlos Seoane, son nacidos en la comunidad y de allí sale la investigación de mercado y de tejidos para aportar mayor funcionalidad a esta nueva generación de uniformes sanitarios. “Siempre se ha trabajado con algodón y poliéster, pero nosotros hemos desarrollado unas microfibras más ligeras que aportan suavidad y confort”, apunta. Estos tejidos (con poliamida) tienen “una sensación similiar a la seda”, resisten lavados frecuentes y a temperaturas a 95 grados. Las prendas pesan menos, son hidrófugas (repelen todo tipo de líquidos) y no necesitan plancha.

uniforme de enfermera

A la izquierda, propuesta de casaca de Teresa Palazuelo. A la derecha, bata de Modesto Lomba.

Foto:

Winder

“Introducir nuestro diseño al mundo médico implica una nueva imagen, con carácter, para un trabajo más dinámico y eficaz”, explica Modesto Lomba en el catálogo de la firma. La colaboración con diseñadores españoles para fomentar el ‘hecho en España’ fue condición indispensable en la concepción de la firma. “Hemos firmado un acuerdo con ACME (Asociación de Creadores de Moda de España) para que todos los años incluyamos dos otros diseñadores nuevos a nuestro catálogo”, cuenta Montenegro. Lástima, el Doctor Macizo no podrá presenciarlo (y vestirlo).

uniforme de enfermera

Propuestas de uniformes de Juan Vidal.

uniforme de enfermera

Propuestas de Agatha Ruiz de la Prada, más centradas en pediatría o geriátricos. “Cuando nos reunimos con ella se mostró entusiasmada. Nos dijo que no entendía cómo de las decenas de licencias que había tenido, nunca apostó por la ropa médica”.

Foto:

Winder

23

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?