El perfecto “look” imperfecto

Estoy delante del ordenador, hay una página de Word en blanco y me pongo a escribir. Escribo el post que días después veréis publicado en el blog. A veces todo sale perfecto y lo anterior se cumple y otras tantas me doy con la puerta en las narices porque no sé que escribir, sí, no sé que escribir. Tengo el look, un look que me ha costado escoger para tener un buen contenido visual, sus respectivas imágenes, seleccionadas y editadas, los links… parece que nada puede fallar hasta que me percato de que no he encontrado un tema. La impaciencia no me deja pensar ni tampoco avanzar porque quiero tenerlo todo listo para el día que he marcado en mi agenda.

Esto, queridos lectores es lo que me ha pasado con el look que hoy os propongo. No miento si digo que llevo seis días de calendario para escribir el post. Puede que sea este calor infernal de la capital y el trabajo, los que no me dejen pensar aunque prefiero no buscar culpables. Estaba encantada con las fotos que un fotógrafo me había hecho unas semanas antes que, por cierto, ya estaban preparadas para la publicación, el look me convencía bastante y yo me veía estupenda en las fotos (modestia aparte). ¿Qué más podia fallar? ¿El tema?

Creedme si os digo que rellené un dinA4 entero con varios temas que podrían encajar con el look. Existe el miedo de no caer en la banalidad cuando toca un “look of the day” y más en un espacio como este, que me encanta y es puramente vocacional. No me basta con describir el look y despedirme de vosotros (que me parece igual de lícito), a veces necesito ponerme “intensa” haya o no haya justificación. Quiero que todo salga perfecto y, queridos lectores, todos sabemos que eso es imposible.

Llevo casi seis años en el ambito blogger y cuando va pasando el tiempo tengo la sensación de que en cierta manera me exijo demasiado, quiero reinventarme día a día, hablar de temas de los que no he hablado antes, perfeccionar el contenido visual, el diseño, la escritura… y la lista sigue. Y esto no es lo malo, querer ofreceros mejor contenido todas las semanas es a lo que aspiro, el problema es que no me doy tregua, no me permito fallar y es ahí cuando veo una exigencia innecesaria que no me deja avanzar y me tiene una semana sin poder escribir nada.

Me pasa lo mismo a la hora de escoger un look, siempre tengo la intención de hacer “el look de mi vida” y a veces le doy tanta importancia que no me permite ser sincera conmigo misma, ni con vosotros. Quiero tener las ideas más originales y más trascendentales aunque no me deje dormir. No pretendo ponerme moralista pero creo que va siendo hora de dejar de juzgarnos un poquito, quitarle hierro al asunto y dejarnos llevar. Así que ayer cogí el toro por los cuernos y decidí ayudarme de esta situación para empezar a escribir el post.

En el look de hoy llevo un pantalón fluido en rosa pastel de Primark. Sinceramente, nunca pensé que un corte así me fuera a gustar tanto, es más, estaba reservando el pantalón porque aún no había encontrado una parte de arriba que le hiciera justicia. Hace unas semanas me hice con esto top de transparecias con flores bordadas a través de la web de VIOLETA by Mango, todo un descubrimiento. ¿El toque final? Estos zapatos de tercipelo con brillantina en el tacón, tambien de VIOLETA by Mango y estas gafas de Primark.

Os aviso que ya hay REBAJAS en la web de VIOLETA by Mango, hay cosas geniales a precios muy interesantes.

Fotografías: Seyfettin Dincturk

Top/VIOLETA by Mango

Pantalón/Primark (de la temporada anterior)

Zapatos/VIOLETA by Mango (no están disponibles en web)

Gafas/Primark (de la temporada anterior)

 

Hasta la próxima entrega,

Ana