S MODA + Yves Saint Laurent

Tutorial: Cómo conseguir unas pestañas con volumen y acabado vinilo (por YSL)

Oro, plata o fucsia en acabado de vinilo vienen a acabar con la monotonía en las máscaras. El objetivo: cambiar de mirada según nuestro estado de ánimo.

Cara Delevingne, imagen de YSL beauty. Foto: YSL

Los ojos son los nuevos labios. No, mejor aún, las pestañas son los nuevos labios. Adiós a condenarlas al perpetuo negro o marrón, como si el parpadeo no fuera digno de cometer una locura. Y mientras, los párpados disfrutando de la fiesta del ahumado y los labios alternando gloss, mate y todos los pantones del universo. No, las pestañas con volumen se han plantado. Es su hora de la osadía.

La razón es simple: como decía el poeta Walt Whitman, cada mujer es ‘”inmensa y contiene multitudes”. Un día puede jugar a ser tímida; otro, extrovertida; otro, rebelde, divertida, disparatada… Y malamente puede jugar a transformarse si su caída de ojos es siempre la misma. Las pestañas se apuntan a transformarse en un abrir y cerrar de ojos (y nunca mejor dicho) vistiéndose con nueve intensos colores con las nuevas máscaras Vinyl Couture de Yves Saint Laurent.

 

Se presentan a ritmo de The White Stripes. Ofrecen pestañas con volumen total, una curvatura perfecta y un alargamiento increíble. Pero, sobre todo, un color intenso y uniforme gracias a un ingrediente revolucionario: el vinilo líquido. ¿Puede haber algo con más actitud rockera? Su alto contenido en pigmentos lacados logra que ese efecto de color no sea una sutileza sino toda una declaración de intenciones. Pero no disparen las alarmas por la salud de tan delicadas fibras capilares. La fórmula incluye cuatro aceites biomiméticos (argán, cártamo, almendra dulce y ricino) que nutren, protegen la estructura y aportan brillo natural. En otras palabras, no hay excusas para mirarse cada día en el espejo y preguntarse: ‘¿qué mujer quieres ser hoy?’.

Imitando las denominaciones de las lacas de uñas, estas nuevas máscaras para conseguir pestañas con volumen adoptan nombres imaginativos con un claro denominador común: todas empiezan por ‘yo soy’ (I am). Nada de un mero ‘azul’, ‘verde’ o ‘lila’. Es un ‘aquí mando yo’. Ni siquiera el negro se llama negro a secas, sino I’m The Clash (Soy desafiante). Pero con la modelo Cara Delevingne como imagen de campaña ya podemos imaginar que todo, hasta los nombres, vienen dispuestos a saltarse las reglas. Y los colores, con ganas de poner patas arriba las reglas del juego. Berenjena (I’m the Unpredictable – soy impredecible), fucsia (I’m the Madness – soy la locura), violeta intenso (I’m the Craze – soy atrevida), oro (I’m the Fire- soy explosiva) y plata (I’m the Storm – soy arriesgada), junto a los más convencionales avellana (I’m The Illusion), verde jade (I’m The Excitement – soy excitante) o azul (I’m the Trouble – soy incontrolable) asaltan la paleta. Más aún, tampoco huelen a máscara convencional. Llevan notas de mandarina, grosella negra, albahaca, jazmín, hojas de violeta, sándalo y la vainilla. Un goloso cóctel para una irresistible sinestesia.

Ante la pregunta de ¿y esta locura de colores, cómo se usa?, el director creativo de YSL Beauté, Lloyd Simmons, anima a olvidarse de las reglas. De todas. A fin de cuentas, son tus ojos y eres tú. “¿Eres armoniosa? Usa el eyeliner y la máscara del mismo color. ¿Quieres un toque rebelde? Opta por un perfilador y una máscara de distintos tonos. Más aún, ¿por qué no una máscara azul y lápiz verde en la parte superior y máscara verde y eyeliner azul en la inferior? Y para almas sofisticadas, primero una capa de máscara negra para completar con un toque de la dorada solo en las pestañas inferiores”.

Aprendidos estos trucos básicos, Simmons incita a rebelarse contra los estereotipos del maquillaje ocular y sugiere otras nueve combinaciones de máscara, eyeliner, lápiz perfilador y sombras que desafían todos los códigos establecidos. Y una noticia que las fanáticas del maquillaje agradecerán: cada tono se aplica con un simple trazo. Adiós a invertir tiempo difuminando y mezclando. Ahora, en un par de minutos, explosión de color incluso para las manos menos expertas. Y no es palabrería. Los tutoriales demuestran cómo vestir un ojo de rebeldía en un pispás.

Para las incondicionales del khôl negro, la sugerencia es combinarlo con eyeliner azul y máscaras en negro y fucsia.

 

Otra propuesta: perfilador y máscara en violeta y sombra líquida gris plata.

Máscaras verde y violeta y perfiladores violeta y dorado.

Máscaras fucsia y azul, delineador azul y sombra de ojos en polvo

O máscaras negra y dorada y perfilador y eyeliner en negro.

Y son solo algunas propuestas. La imaginación no tiene límites y la capacidad de combinar y lograr resultados sorprendentes, tampoco.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa