vestidos rojos

Foto: Cordon/HBO

¿Por qué los vestidos icónicos de series y películas siempre son rojos?

De Marilyn Monroe en Los caballeros las prefieren rubias y Julia Roberts en Pretty Woman a Brit Marling en la nueva temporada de The OA. Es el color que sirve para marcar momentos clave o definir personajes a golpe de impacto visual en series como La casa de papel o El cuento de la criada.

Más fotos
  • Foto: Cordon

    1 de 15

    Un homenaje a la moda. Es lo que hizo Stanley Donen en Una cara con ángel, en 1957, donde contaba la historia de una joven librera transformada en icono de la moda en París. La imagen de la protagonista, Jo Stockton (interpretada por Audrey Hepburn), posando con soltura para el fotógrafo para una producción de moda ante la Victoria de Samotracia en una escalinata del Museo de Louvre, marcó una época. Como el vestido que Hepburn lucía en esta escena: un diseño de Hubert de Givenchy, artífice de muchos de sus estilismos en la gran pantalla.

  • Foto: Netflix

    2 de 15

    Una pieza poderosa. La recientemente estrenada segunda temporada de The OA, la misteriosa serie de Netflix desarrollada en San Francisco y creada y protagonizada por Brit Marling, tiene un protagonista inesperado: un vestido de terciopelo rojo de Gucci con un corazón azul bordado en un lateral y raja de vértigo. Parece perfecto para una fiesta, pero Marling vive con él una inquietante jornada. Para reforzar la importancia de ciertas prendas en la trama, la estilista personal de la actriz, Megan Gray, ha colaborado con la responsable de vestuario de la serie, Meghan Kasperlik. La fotógrafa Olivia Bee asistió al rodaje para retratar a Marling con el vestido en su Instagram.

  • Foto: HBO

    3 de 15

    Como una Barbie de Bob Mackie. Así dice que se siente Marnie Michaels, el personaje interpretado por Allison Williams en Girls, con el modelo de lentejuelas que adquiere por impulso en la quinta temporada de la serie de HBO. Aunque el capítulo se llama Panic in Central Park, para muchos es "el del vestido rojo de Marnie", porque el estilismo ocupa un lugar central en la trama.

  • Foto: Cordon

    4 de 15

    Marilyn lo hizo primero. Lo del rojo, lo de las lentejuelas y lo de la apertura de vértigo (vestida a juego con Jane Russell). Fue en 1953, en uno de sus filmes icónicos, Los caballeros las prefieren rubias. Su personaje, Lorelei Lee, es una cantante y bailarina de Arkansas, como su amiga Dorothy Shaw. Con este rojísimo modelo interpretan uno de los números musicales: Two Little Girls From Little Rock. El vestido fue subastado en 2011 y se vendió por 1 millón de euros.

  • Foto: Cordon

    5 de 15

    El más icónico. El modelo que Vivian Ward, el personaje de Julia Roberts en Pretty Woman, lleva a la ópera se ha convertido en un clásico: todavía hoy es una de las siluetas más demandadas en los bailes de promoción estadounidenses –y eso que la película es de 1990– e incluso firmas como Reformation han hecho su propia versión. Marilyn Vance, responsable de vestuario de la película, creó un icono instantáneo. Y Edward Lewis (el personaje de Richard Gere) ayuda a completar el estilismo con una gargantilla de rubíes –diseño del joyero francés Fred Joaillier– que también ha pasado a la historia del cine.

  • Foto: Cordon

    6 de 15

    Noches de satén rojo. En Moulin Rouge, el musical dirigido por Baz Luhrmann en 2001, la vedette estrella del cabaret, Satine (Nicole Kidman), también recibía un llamativo collar como regalo. Pero lo que a todo el mundo se le quedó en la retina fue el dueto de One Day I'll Fly Away con Christian (Ewan McGregor), primero en su ventanal dorado con forma de corazón y luego sobre el elefante del Moulin Rouge. Catherine Martin y Angus Strathie diseñaron este vestido, y se llevaron el Oscar al mejor vestuario.

  • Foto: Cordon

    7 de 15

    El color de la sangre. También se llevó el Oscar al mejor diseño de vestuario, en la edición de 1993, Eiko Ishioka por el despliegue de volúmenes y texturas que lucían los personajes de Drácula, de Bram Stoker, dirigida por Francis Ford Coppola. La inocente Mina interpretada por Winona Ryder luce metros de tela en este vestido rojo victoriano, con el que protagoniza el baile con el vampiro (Gary Oldman). Cuentan que Coppola afirmó: "En esta película el vestuario será el set".

  • Foto: Cordon

    8 de 15

    Y de los fantasmas. Años antes de encarnar a Mina, en 1988, Winona Ryder había sido Lydia, la adolescente que odia su vida en Bitelchus, de Tim Burton. Ambos personajes coinciden en sus vestidos rojos llenos de volumen, que marcan momentos clave en los dos filmes. Para aportar impacto a la gótica boda de Lydia con el esperpéntico espectro (Michael Keaton), la diseñadora de vestuario Aggie Guerard Rodgers creó este modelo de tul con topos que se ha convertido en uno de los disfraces de Halloween más imitados año tras año.

  • 9 de 15

    Viajar en el tiempo. Es lo que hace Claire Randall (Caitriona Balfe) en Outlander. Y en cada época adapta su vestuario. De los modelos todoterreno de las Tierras Altas de Escocia en la segunda temporada pasó a la sofisticación de la corte de Luis XV en Versalles. Allí epató con su escotado vestido rojo, elegido para llamar la atención en un baile. El diseñador de vestuario de la serie (disponible en Netflix y Movistar +), Terry Dresbach, logró su objetivo: es uno de los modelos más recordados por los seguidores de las aventuras de Claire y Jamie Fraser (interpretado por Sam Heughan).

  • Foto: Cordon

    10 de 15

    La original. Si alguien se identificó con este color en el cine de los años ochenta fue Kelly LeBrock, protagonista de La mujer de rojo (1984) junto a Gene Wilder. En ella emula el momento de la rejilla que Marilyn Monroe inmortalizó vestida de blanco en La tentación vive arriba, pero en versión escarlata, zapatos y maxicinturón a juego incluidos.

  • Foto: Cordon

    11 de 15

    Nuevo estilo. La vaporosidad y el volumen ganan por goleada en muchos diseños colorados, para subrayar la importancia del modelo, pero en La máscara (1994) Cameron Diaz demostró que una versión ceñida también puede ser icónica. Es el vestido que luce al escapar de la lluvia al principio de la película, cuando camina a cámara lenta hacia el tímido empleado de banca Stanley Ipkiss, interpretado por Jim Carrey.

  • Foto: Cordon

    12 de 15

    También en animación. Jessica Rabbit ya había inmortalizado una versión más sofisticada del vestido con apertura lateral de Diaz unos años antes, en 1988, con ¿Quién engañó a Roger Rabbit? La película de Robert Zemeckis combinaba imagen real y animación y esta protagonista femenina fue una reinvención de la Gilda de Rita Hayworth, pero a todo color.

  • Foto: HBO

    13 de 15

    De los pies a la cabeza. Vestido, capa, gargantilla e incluso pelo de un rojo rabioso. Este color es la seña de identidad de la intrigante Melisandre, la sacerdotisa roja del dios R'hllor en Juego de tronos (HBO y Movistar +). El rubí que siempre lleva en el cuello el personaje interpretado por Carice van Houten también tiene un rojo intenso (y parece que es fundamental para su magia).

  • Foto: HBO

    14 de 15

    Uniformidad y rebelión. El rojo es el color de las criadas de Gilead en la serie El cuento de la criada (de Hulu, en HBO). Se han escrito ríos de tinta analizando el simbolismo de estos sayos y capas que han traspasado la frontera de la ficción para dejarse ver en la calle en manifestaciones y protestas. La diseñadora de vestuario Ane Crabtree es la artífice de esta llamativa estética, que uniforma a las criadas pero en la realidad se ha convertido en un signo de rebelión.

  • Foto: Netflix

    15 de 15

    Impacto visual. La banda de atracadores de La casa de papel (Netflix) elige el rojo para sus monos y el color contribuye a dar continuidad e impacto visual a la serie en sus dos primeras temporadas.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa