El himen como prueba de virginidad y otros mitos que desmontan estas dos noruegas

Hablamos con Nina Brochmann y Ellen Stokken Dahl, autoras de El libro de la Vagina, un ensayo con el que pretenden acabar con los conceptos equivocados que rodean a la sexualidad femenina.

virginidad

Nina Brochmann y Ellen Stokken Dahl.

La cambiante y misteriosa sexualidad y genitalidad femenina es como el universo, un vasto e inexplorado territorio con agujeros negros, sujeto a todo tipo de leyendas, mitos, malentendidos y suposiciones que van cambiando o desmontándose con una teoría nueva. Como una cueva, la vagina guarda sus secretos en la oscuridad y la ciencia, con una trayectoria de siglos poco interesada en el placer femenino y más en la reproducción de la especie, se ha mostrado poco curiosa respecto a las peculiaridades eróticas de las mujeres.

Nina Brochmann y Ellen Strokklen Dahl, dos estudiantes noruegas que se graduarán este año en la Universidad de Medicina de Oslo, son profesoras y trabajadoras sociales de salud sexual con jóvenes y minorías; además de escribir un blog sobre sexualidad, Underlivet, uno de los más populares en su país. Ellas son también las autoras de El libro de la vagina ( Grijalbo), que en nuestro país se ha publicado a finales del pasado año pero que en Inglaterra, EEUU e Italia sale el próximo 8 de marzo.

Nina y Ellen son también conocidas por su charla TED sobre el mito de la virginidad, que explicaron con ayuda de un hula hop, y que en Youtube cuenta ya con más de dos millones de visitas. Su libro pretende acabar con muchas de las ideas erróneas que las mujeres tenemos todavía sobre nuestros cuerpos y comportamientos entorno al sexo. Y además, lo hacen con un lenguaje divertido y grandes dosis de ironía, lo que ha hecho que muchos las relacionen ya con Guilia Enders y su famoso libro La digestión es la cuestión (Urano), en el que desvelaba los misterios del intestino, la microbiota y el papel fundamental que este órgano tienen en la salud física y psíquica. Nina y Ellen son a la vagina lo que Enders al tracto intestinal. ¡Y su trayectoria no ha hecho más que empezar!

vagina

La portada de ‘El Libro de la vagina’.

¿Qué es lo que más va a sorprender a las mujeres al leer su libro?, ¿qué mito es el que se va a hacer pedazos cuando caiga?

Nina Brochmann. Para nosotras, como estudiantes de medicina y como doctoras, lo más sorprendente es la información errónea que se ha tenido y aún se tiene sobre el clítoris y el himen porque son conceptos anatómicos y la anatomía ha sido siempre la base de la medicina. Pero cuando hablamos del cuerpo femenino incluso la anatomía es un campo ‘nuevo’. Hemos crecido creyendo que podíamos perder el himen yendo en bicicleta o montando a caballo pero es falso. También muchas mujeres han tenido miedo de su primera relación sexual coital porque se decía que se sangraba y que dolía mucho, pero eso solo le ocurre a una minoría. El himen está situado a la entrada de la vagina y es elástico, con forma de media luna o de aro y puede expandirse hasta dejar entra el pene o un tampón sin sufrir ningún daño. En otras palabras, la primera vez que hay sexo no tiene porque haber dolor o sangrado y muchas mujeres mantienen su himen intacto después de su primera experiencia sexual.

Con el clítoris, nadie nos ha dicho que es un extenso órgano y no solo un botoncito y mucho menos que su construcción es muy similar a la del pene, con un glande o cabeza, cuerpo cavernoso y la posibilidad detener erecciones. Cuando estamos excitadas el complejo del clítoris puede hincharse hasta doblar su tamaño. La anatomía de este órgano se conoce desde 1800 pero no se ha incluido en los libros de texto. Puesto que no tiene ninguna función reproductiva, solo sexual, puede que históricamente se haya visto como una amenaza que había que esconder. Podemos imaginar lo escandaloso que seria saber que las mujeres también tienen erecciones y un órgano dedicado exclusivamente al placer, sobre todo desde un punto de vista puramente religioso.

Cuesta entender como la evidencia médica de un himen elástico puede compatibilizarse con los test de virginidad (Indonesia los pide a sus aspirantes a entrar en el ejercito) y las operaciones de restauración del himen que hacen muchas clínicas.

Ellen Strokklen. Este conocimiento no es nuevo, el problema es que no se ha traspasado, no ha estado a disposición de los médicos, ni se ha enseñado en las escuelas de medicina. Sabemos poco del himen. De hecho, la mayoría de la gente no sabe localizarlo. Algunos doctores en noruega siguen haciendo tests de virginidad para proteger a mujeres o a niñas de determinadas culturas minoritarias, en las que sus padres quieren estar seguros de su ‘pureza’ antes de casarlas. A menudo esos matrimonios están arreglados a distancia y la familia de la otra parte espera algún tipo de pruebas de que la novia es ‘decente’. Incluso en la liberal Noruega las pruebas de virginidad existen. Generalmente, los médicos certifican a favor de las chicas para evitar que tengan problemas con sus familias. Lo hacen con buena intención pero lo que consiguen es perpetuar el mito de la virginidad. Tal vez deberían decirle a sus padres que no hay forma de saberlo realmente y que deberían confiar en sus hijas.
Seguimos creyendo en los viejos mitos porque nos sirven para controlar a las niñas y mujeres de todo el mundo.

¿Dónde se localizaría exactamente el himen?

Ellen Strokken. Está en el borde exterior de la vagina y a veces tiene la forma de un volante. Recuerdo que cuando lo vi por primera vez pensé que era parte de los labios menores pero no, es el himen. Y éste viene en diferentes variaciones y formas, algunos están parcialmente rotos o presentan agujeros.

El libro pretende también acabar con la diferenciación entre orgasmo vaginal y clitoriano.

Nina Brochmann. Creemos que hacer esa diferenciación no es del todo correcto, en parte porque el clítoris se extiende también por el interior de la vagina. Pero lo cierto es que solo entre una tercera y una cuarta parte de las mujeres llegan al orgasmo solo con la penetración. La mayoría necesita estimulación de la parte externa del clítoris, ya sea con sus dedos o con sexo oral. Desde el punto de vista femenino, el 50% del sexo debería ser lo que se llaman los preliminares, pero si se quieren tener orgasmos con el coito hay una posición especialmente indicada para ello, de la que también hablamos en el libro. Lo que en inglés se llama la cat position (coital alignment technique). Es una postura en la que hay mucha fricción de los cuerpos, lo que hace que así se estimule también el clítoris. Ella está tumbada con las piernas juntas y él encima, apoyado en sus antebrazos. En lugar del habitual movimiento de meter y sacar hay que deslizar el cuerpo horizontalmente para que los genitales se encuentren. Como cuando un gato se restriega en tus piernas.

Más ideas novedosas salidas de El libro de la Vagina podrían ser la de unos óvulos que, lejos de estar tranquilitos dentro del útero esperando a ser fecundados, luchan por ser los elegidos. “La diferencia con el esperma no es tan grande como suele creerse”, cuenta la obra, “En el caso de las mujeres también hay numerosos gametos que libran una dura batalla interna para ganarse el derecho a tratar de engendrar un niño. Cada mes empiezan a madurar mil óvulos pero solo uno pasa el control de seguridad y es elegido para salir del ovario. El resto se desecha y destruye de un modo brutal”.

El concepto de impulso sexual es algo que también deberíamos revisar, ya que según estas autoras hay que diferenciar entre ‘deseo espontáneo’ y ‘deseo reactivo’. Éste último es el más frecuente en la mayoría de las mujeres, “lo que significa que surge como resultado de un contacto físico, íntimo o una situación sexual. Es decir, la excitación física aparece antes que el deseo y, por consiguiente, estas mujeres necesitan preliminares y contacto físico para encender los motores. Muestran un escaso interés por el sexo y rara vez toman la iniciativa en la cama, aunque tienen la capacidad de disfrutar del sexo una vez que se ponen en marcha”, cuenta El libro de la Vagina. La sexóloga Emily Nagoski es una de las que más ha estudiado este tipo de deseo que, según afirma en su obra Come As You Are, lo tienen una de cada tres mujeres. En el otro extremo, un 15% de las féminas tienen el tipo de deseo clásico, el del hombre, y el resto se sitúan en algún lugar intermedio.

Por si fuera poco, hay otro punto en el que la sexualidad femenina es algo más complicada o sofisticada que la del hombre. Nos referimos a la concordancia genitales-cerebro. Como estas autoras señalan en su libro, “en el caso de los hombres hay un 65% de correspondencia entre lo dura que se les pone y la excitación que sienten. Es decir, el cerebro y los genitales juegan en el mismo equipo. El deseo masculino está bastante ligado a los vaivenes del pene, por lo que las píldoras como la Viagra funcionan de maravilla para levantarlo. En el caso de las mujeres, en cambio, se observa tan solo un 25% de concordancia entre cerebro y genitales. La relación es tan insignificante que resulta imposible deducir por la humedad o la acumulación de sangre en los genitales hasta qué punto quieren tener sexo. Un hecho más inquietante aún es que algunas mujeres pueden excitarse físicamente y hasta tener un orgasmo en situaciones en las que no les apetece tener sexo. Hay que estimular nuestro cerebro y no nuestro chichi. Por eso la Viagra femenina no tiene mucho éxito”.

¿Desde su punto de vista de educadoras y trabajadoras sociales en salud sexual, qué deberes creen que tienen todavía pendientes las mujeres en términos de sexualidad?

Ellen Strokklen. Nuestra experiencia nos dice que las mujeres todavía no conocen bien sus cuerpos. Cada semana vemos que muchas, incluso con estudios universitarios nos preguntan cosas básicas sobre salud o comportamiento sexual, lo mismo que las lectoras de nuestro blog. Las chicas jóvenes se masturban mucho menos que los chicos, lo que hace que no estén tan familiarizadas con su respuesta sexual y les cueste más tener orgasmos. Si se quiere tener buen sexo hay que responsabilizarse de ello y empezar con la masturbación. ¡Ese es el trabajo que hay que hacer en casa!

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa