Paloma Richi, la mujer que quiere acercar las subastas de joyas a los jóvenes: «Que todo es carísimo es el gran mito»

Paloma Richi acerca el inaccesible mundo de las subastas de joyas y arte a una nueva generación de clientes.

Paloma Richi con quimono de Iturri Enea y joyas de suma Cruz, al lado sofá de Gigi Radice para minotti, mueble bar en madera de palisandro, mesa diseñada por Paolo Piva y obra gráfica de Naro Pinosa. Foto: Antártica

Transformar algo antiguo, elitista e imponente en algo fresco, cercano y para todos los públicos es el principal objetivo que se marcó la especialista en arte Paloma Richi (Madrid, 29 años) cuando decidió abrir su cuenta de Instagram @pujar_con_arte. Desde ella hace pedagogía sobre cómo adquirir en subastas joyas, muebles y obras de arte a buen precio, sin sentirse abrumado por una experiencia a la que no todo el mundo está acostumbrado. Después de estudiar Bellas Artes y hacer prácticas en la histórica casa Ansorena, se trasladó a Londres donde aprendió todo sobre el negocio en Christie’s. Acostumbrada a rastrear los catálogos de las mejores firmas de pujas del mundo, fue a su regreso a España cuando empezó a compartir con sus contactos pequeños tesoros con los que se topaba. «Comencé a enviar a mis amigas fotos de artículos que encontraba y les decía: ‘Te pega mucho algo así’. Ahí me di cuenta de que les interesaba y se quedaban muy impresionadas con las piezas y con los precios. A la vez comprobé que la gente de mi generación no tenía ni la menor idea de cómo funcionaba este mundo. Fue en ese momento en el que decidí abrir la cuenta».

Richi no ha dejado de ganar seguidores compartiendo en su Instagram joyas con un precio de salida desde 150 euros y muebles que pueden transformar cualquier estancia en un lugar especial. «Que todo es carísimo es el gran mito de las subastas. Las piezas muy especiales llegan a cantidades desorbitadas, pero también es posible comprar a muy buen precio cosas que merecen la pena».

Broche con forma de pájaro sobre butaca de Pierre Frey. Foto: Antártica

Uno de los grandes atractivos para acercar este universo a una nueva generación joven y mucho más comprometida con el cuidado del planeta es que comprar en una subasta es un acto sostenible. «Me parece muy reconfortante y precioso poder darle una nueva vida a un objeto. Son piezas especiales que no tienen nada que ver con lo que puedas adquirir en una tienda al uso. No hay que volverlas a producir ni reciclarlas. Solo hay que darles otra oportunidad».

A principios de este año, la estilista más famosa de Hollywood, Rachel Zoe, vaticinó, en su página de lifestyle, un cambio en la elección de joyas de compromiso: ahora se valoran más las piezas antiguas. Una tendencia que Richi también ha notado en su perfil. «Creo que la gente se ha aburrido del anillo típico y busca algo más único. Me contactan personas buscando este tipo de piezas que tienen detrás un trabajo más minucioso, artesanal y detallista. No quiere decir que esos diamantes sean mejores que los contemporáneos, pero sí que el anillo está trabajado con una mano de obra más precisa». En su caso, la pieza más especial de su joyero es una sortija art déco que su marido compró en una subasta para pedirle matrimonio. «La pieza me encantó, pero lo que más me emocionó fue todo el trabajo que hubo detrás para conseguir algo tan único».

El anillo art déco de compromiso con el que le pidió matrimonio su marido y pendientes, sobre escultura de Raquel Fernández santos. Foto: Antártica

Sus reglas de oro para un pujador inexperto que busca iniciarse en este mundo pasan por conocer bien el artículo, pedir fotos desde todos los ángulos, preguntar el estado de conservación y si es una joya probarla antes de pujar o pedir a alguien que se la pruebe por ti y te mande una foto. «En las casas de subastas están acostumbrados y encantados de hacerlo. En caso de que vayamos a comprar un mueble recomiendo tener claras las dimensiones y saber dónde lo queremos ubicar exactamente», explica. Richi –que acaba de montar Artem Tasaciones, una empresa de tasación de joyas y arte para herencias y divorcios– asegura que el mundo de las subastas es «surrealista y muy divertido» y que, aunque ha estado muy alejado de la juventud, se «está poniendo las pilas para llegar a ella».

Rolex sobre jarrón de ana Rod. Foto: Antártica

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa