Olvídate de las figuritas y las postales: este verano los ’souvenirs’ se comen

Los ‘gastro-souvenirs’ son los productos que hay que probar, y traerse de recuerdo de las vacaciones, si se visitan algunos de estos países europeos.

souv

Inglaterra

Ya lo decía Sting en su canción Englishman in New York: «No bebo café, soy inglés, cariño». Los británicos tienen toda una filosofía alrededor de esta infusión y en Londres le dedican muchos templos. Fortnum & Mason es el más clásico. En el Broadway Market de los sábados se pueden comprar teteras y juegos vintage para tomar el té.

Noruega

En este país, el bacalao es uno de sus alimentos estrella. Pero el deshidratado conquista la atención del turista. Los noruegos sustituyen las patatas fritas del aperitivo por piezas de bacalao seco. Se encuentra en mercados como el de Bergen o el Mathallen de Oslo.

República Checa

Las obleas de Balneario (Lázenské Oplatky), un clásico de Karlovy Vary, ya son un referente de toda la república y se compran en varias ciudades. Se parecen a las españolas, pero éstas son dos, que juntan y rellenan de distintos sabores como avellana, almendra, chocolate…

Dinamarca

Los daneses preparan galletas de mantequilla como nadie. Las clásicas cajas metálicas azules, de la marca Royal Dansk, las han convertido en el regalo gastronómico más reconocible a primera vista. En la tienda delicatessen Strangas de Copenhague las elaboran ellos mismos.

h

Galletas de mantequilla danesas.

Cordon Press

Hungría

Se llama Tokaji porque se produce en la zona de Tokaj, considerada junto al Alto Duero y la portuguesa isla del Pico, únicas regiones vinícolas Patrimonio de la Humanidad. Es uno de los vinos dulces más desconocidos para los no entendidos. Tiene entre 11 y 15 grados y no solo lo toman a los postres. También en los bares.

Croacia

El queso que se elabora con la leche de las ovejas de la isla de Pag es considerado uno de los mejores del mundo. La libertad de estos animales que se alimentan de hierbas aromáticas le confieren un sabor intenso y único.

Austria

Los dulces tradicionales austríacos son los Mozartkugel, bombones con mazapán de pistacho y nougat. Los creó el pastelero de la confitería Fürst de Salzburgo para conmemorar el centenario de la muerte del compositor. Y allí se pueden seguir adquiriendo.

Portugal

A principios del s XX había más de 2oo empresas que producían pescado enlatado en el país luso. Ahora no son más de 30, pero las conservas se han puesto tan de moda que hasta se han abierto restaurantes temáticos como Can the Can en Lisboa. Las mejores se compran en A vida Portuguesa y Conserveira de Lisboa.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa