‘Ética para Julia’, o cómo hablar de sexo con una adolescente «desde la empatía»

Ricardo Díaz Peris escribió un libro para responder las dudas de su hermana pequeña. Considera que la educación sexual debería tener mayor presencia y que sigue siendo un tabú en las familias.

Ética para Julia

Ricardo Díaz Peris también ilustra el libro. Foto: Fulgencio Pimentel

Ricardo Díaz Peris (Valencia, 1993) estudió Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia, se especializó en ilustración en el Maryland Institute College of Art de Baltimore y trabajó como diseñador gráfico en Australia. «Siempre me habían gustado mucho las publicaciones, pero me veía más formando parte de ello como ilustrador o diseñador que escribiendo», explica. Pero ha acabado publicando un libro escrito e ilustrado por él, que recibió el premio especial en la edición de 2018 del Puchi Award. Ética para Julia (Fulgencio Pimentel) nace de las conversaciones sobre sexo con su hermana pequeña, nueve años menor que él. Cuando Julia tenía 14 años –este año cumple 18– le empezó a expresar dudas, a pedirle aclaraciones de malentendidos, y Ricardo decidió plasmar esos momentos, referencias y consejos en un libro.

¿Qué te llevó a escribir esta Ética para Julia?
Fue una combinación de las historias que me contaba mi hermana y las que le contaba yo. Ella iba a un colegio religioso de Valencia donde le daban charlas de educación sexual que no tenían nada que ver con el sexo. Luego venía con preguntas y yo se las respondía. Nuestra relación es especial, cuando yo era joven no tuve un referente así; a mis padres no les contaba nada y ellos tampoco me preguntaban nada. Y eso era algo que veía en todas las familias, el sexo no es algo de lo que se suela hablar. Pensé que se necesita un nuevo discurso que sea más cercano, falta hablar de temas sexuales. Por eso decidí escribir un libro usando la ética como excusa para hablar del sexo desde la empatía, que es lo que creo que falta a la hora de abordar la educación sexual.

En el libro compartes tus propias experiencias sexuales con ella.
Hablando de experiencias se llega más. Creo que mi hermana conectó conmigo porque le podía contar experiencias que he vivido en primera persona. Por ejemplo, le conté que se puede coger gonorrea por tener sexo oral sin protección. Hay mucha gente heterosexual que piensa que lo único que te puede pasar por practicar sexo sin protección es quedarte embarazada, y no es así, hay que tener mucho más cuidado.

¿Cuál fue la primera pregunta que ella te hizo y supuso el inicio de estas conversaciones?
Creo que la de si el sexo oral es sexo telefónico. También me preguntó sobre la virginidad, que le preocupaba, y sobre el papiloma, la protección…

Ética para Julia

El autor, Ricardo Díaz Peris.

¿Es necesario hablar más abiertamente de sexo con los adolescentes?
Sí, veo que la generación de mi hermana está mucho más avanzada que la mía.

¿Necesitan referentes, saber cómo informarse?
La razón por la que estaba convencido de que el libro era buena idea es porque no creo que haya muchos referentes. La mayoría aprende con el porno, y digo ‘aprende’ entre comillas, porque eso es algo terrible, es desinformación. Hay muchos referentes, en el libro utilizo frases de distintos personajes, desde filósofos a cantantes contemporáneas, de Nietzsche a Dua Lipa. Me gustan mucho las figuras que hablan de sexo de una manera muy abierta, sin tapujos, sin culpabilidad, como Sarah Silverman, Amy Schumer o Chelsea Handler.

Ellas rompen imágenes preconcebidas sobre el sexo y las mujeres. ¿Crees que eso es importante? En el libro hablas de las expectativas creadas por las princesas Disney, por ejemplo.
Hay que romper los estereotipos. El otro día me preguntaban qué princesa Disney era el peor ejemplo para las mujeres y yo decía que la de la película La Sirenita, porque ha vendido su voz para ponerse un par de piernas e ir corriendo a casarse con un hombre que no conoce de nada. Me parece que es importante tener esos referentes reales que combaten los estereotipos.

¿La televisión está ejerciendo una labor divulgativa en este sentido, con series como Euphoria o Sex Education?
Creo que es una de las razones por las que la generación de mi hermana está evolucionando. Desde luego, estoy bastante seguro de que no viene de los padres ni de las instituciones, están aprendiendo ellos solos.

¿Los padres siguen siendo reacios a hablar de sexo con sus hijos, lo ven como un tabú?
Sí, y también entiendo que hay una especie de distancia que es muy difícil romper; tampoco estoy diciendo que necesariamente haya que romperla de una forma brutal. Sí que creo que hay que normalizarlo más desde jóvenes, empezar el discurso antes de lo que se hace. Que no se genere una situación incómoda, que te vayan contando experiencias de una forma graciosa, en primera persona, educando, es la clave. Pero sí que veo aún que hay una barrera. Los padres son reticentes, en España sobre todo, aquí aún pesan los tabúes que vienen desde la dictadura, se pospuso la conversación. Mi experiencia personal y la de mi generación me hizo ver que los padres en temas de sexo se han desvinculado un poco, confían en los tabúes para proteger a sus hijos, y eso es una manera terrible de que evolucionen o de que aprendan algo.

Ética para Julia

El libro mereció el premio especial del jurado del Puchi Award.

Este año ha surgido la polémica del veto parental en los centros educativos.
Me parece que es un problema que se han inventado, antes no lo suponía.

¿En los centros educativos debería haber más educación sexual?
Sí, pero de una forma diferente. Estaba haciendo con mi hermano un estudio de un programa nuevo de educación sexual en Valencia y una de las cosas que nos llamó la atención fue la pereza que tienen algunos profesores para hablar de estos temas.

¿Qué consejos son los más importantes para un adolescente?
Muchos están en los títulos que he puesto en el libro, como por ejemplo ‘aprende a decir que no’, para saber cuándo tienes que salir de una situación en la que no estás cómodo. Rodearte de buenas amistades y que te puedas apoyar en ellas. No tener miedo a expresarte. No sentir culpabilidad. Ponte protección siempre.

Ahora se está hablando más sobre la vulva, ¿hay que insistir en conocer mejor los cuerpos?
Por supuesto, otro consejo sería mastúrbate, conócete a ti mismo, explórate y date placer y desarrolla los placeres en la medida en la que no se interpongan en la salud de otra persona. Como dice Elle DeGeneres, ‘Sé tú mismo, a no ser que seas un asesino en serie’.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa