Menos resfriados y más memoria: todo lo que el sexo puede hacer por tu salud

Tener una vida sexual activa y satisfactoria tiene grandes beneficios para nuestra salud.

Sexo y salud

El sexo beneficia a nuestra salud física y psíquica. Foto: Cordon Press

Cuando hacemos una lista de propósitos de año nuevo, la mayoría se centran en varios aspectos principales como mejorar nuestros hábitos de vida, mejorar nuestro bienestar emocional e intentar ser más productivos. Aunque sin duda, el objetivo de todos ellos al final es solo uno: ser más felices.

El problema de estas listas es que, seguramente, antes de que acabe el mes de enero, hayan acabado perdiendo nuestro interés. Demasiadas cosas por cumplir y pocos beneficios en el corto plazo para motivarnos. Sin embargo, hay una forma de conseguir todos estos objetivos y sentir una verdadera recompensa: mejorar nuestra vida sexual.

Cómo mejorar el sexo para empezar

No se trata solo de aplicar el sexo para hacer la dieta del cucurucho, se trata de entender que el sexo tiene muchos beneficios para la salud física y emocional. Así, potenciar esta área de nuestra vida puede ser el primer paso para conseguir otras metas, y de paso, disfrutar en el camino.

A la pregunta de cómo mejorar esta vida sexual, Iván Rotella, sexólogo en AsturSex insiste en que “el primer paso es ser conscientes de su importancia y dedicarle el tiempo que necesita”, aunque sea una vez por semana, si no puede ser acompañados por lo menos a solas.“Un primer aspecto a cuidar es todo lo que tiene que ver con el autoerotismo” ya que, para disfrutar en pareja, es clave ser capaces primero de saber qué es lo que nos gusta. De esta forma, si encontramos un partenaire, el siguiente paso será que “ambos miembros de la pareja consideren el placer como algo importante», tanto en la práctica, como tema de conversación delante de un café o una copa de vino, cuando haga falta.

Los beneficios que el sexo aporta a nuestra salud son muchos por eso conviene darle a nuestra vida sexual la importancia que merece. Aquí van algunos de ellos:

Mejora nuestro corazón. “Una vida sexual satisfactoria beneficia la salud del corazón”. Así lo afirma, de hecho, la Fundación Española del Corazón, que establece que “además de beneficios para la salud en general, también se ha comprobado que la práctica sexual de forma periódica ayuda a reducir las probabilidades de padecer un infarto”. Al respecto, Estela Buendía, sexóloga del Centro Borobil, añade que “el sexo, como el ejercicio físico, requiere de un aumento en el flujo sanguíneo y una mayor oxigenación. Esto tiene un efecto positivo en la salud cardiovascular”. Un dato a tener en cuenta si nuestro objetivo de este año era mejorar la salud y seguimos sin sacar tiempo para ir al gimnasio.

Más facilidad para pensar y recordar. Si nuestro objetivo era algo más psíquico que físico, y lo que necesitamos es ser más productivos, apostar por nuestra vida sexual también puede ser una idea a tener en cuenta. Al menos si tus problemas se relacionan con la memoria. Así, existen estudios como Sexual Activity and Cognitive Decline in Older Adults publicado por la Universidad de Wollongong en Australia. Este trabajo concluye que las personas con una vida sexual más activa, y una relación emocional más cercana con su pareja, tienen mayor capacidad para recordar eventos recientes, es decir, una mayor memoria episódica. En esta línea, también existen otros trabajos, como este estudio de Oxford, que relacionan una actividad sexual frecuente con un mejor funcionamiento cognitivo, además de mayor fluidez verbal y capacidad visoespacial sobre todo en mayores de 50 años.

Un factor en nuestra belleza. “Una vivencia adecuada e integrada del placer lleva a nuestro cuerpo a generar todo tipo de ‘sustancias del bienestar’, generalmente hormonas, que tienen una implicación directa en una mejora física generalizada. Es decir, actúa sobre todo lo relacionado con nuestro aspecto”, acuña el sexólogo Iván Rotella. En concreto, la terapeuta sexual Gloria G. Bramer asegura que tener relaciones sexuales bombea el oxígeno hacia la piel, lo que le proporciona un aspecto más juvenil y luminoso.

Menos resfriados. Pasar más tiempo en la cama, pero no por una gripe o un resfriado, sino porque nuestra vida sexual es más activa debe ser uno de nuestros objetivos. “Mantener relaciones sexuales ayuda a nuestro sistema inmune, ya que aumenta la producción de algunos anticuerpos, y nos ayuda a paliar los efectos de la edad al incrementar los niveles de hormonas”, informa Estela Buendía. El Centro Nacional de biotecnología de Estados Unidos señala que la clave parece estar en que a mayor frecuencia sexual mayor producción de ciertos anticuerpos. Aunque como señalaba Buendía, también hay trabajos que concluyen que las hormonas sexuales afectan positivamente a la respuesta inmunitaria de los seres humanos.

Mejor humor. Sin duda, la idea de sentirnos mejor con nosotros mismos es la que suele estar, o debería, en lo más alto de nuestra lista propósitos. Pues bien, el sexo también sirve para ser más felices. “La salud sexual actúa principalmente sobre nuestro estado de ánimo, ya que existe una evidente mejora. A nivel hormonal segregamos una gran cantidad de las hormonas directamente implicadas en el bienestar”, incide a este respecto el sexólogo Iván Rotella. No obstante “el orgasmo es una de las mayores experiencias de alegría que la gente puede tener”, o eso aseguran desde la Universidad de Texas-Pan America.

Ayuda a dormir mejor. Si nuestros problemas no tienen tanto que ver con lo que pasa a lo largo del día, sino precisamente cuando llega la noche y somos incapaces de dormir, el sexo vuelve a ser la respuesta. Como recuerda Estela Buendía “el sexo nos ayuda a dormir mejor gracias a la producción de melatonina”. Hay que recordar que la melatonina es la principal hormona implicada en la regulación de la oscilación entre sueño y vigilia. De hecho muchas personas con problemas para dormir toman suplementos de melatonina.

Parejas mejor avenidas. Es obvio que el sexo supone un acercamiento a nivel emocional, pero basándonos en la pura química, también está demostrado que la oxitocina que se segrega durante el orgasmo ayuda fortalecer el vínculo de la pareja. Aunque tampoco parece descabellado señalar que el sexo también es un relajante natural, que ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad, lo que puede funcionar como el mejor de los afrodisíacos.

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa