La fiesta definitiva de Subterfuge

La discográfica madrileña celebra su 25 aniversario este fin de semana con El Día de la Música y una exposición.

cover

Foto: Cortesía de Subterfuge

En el verano de 1989, dos jovencísimos Carlos Galán y Gemma del Valle arrancaban una aventura sin pretensiones en forma de fanzine que acabaría convirtiéndose en uno de los estandartes de la independencia en nuestro país. El día 21 de junio de aquel año lanzaban el número 0 de Subterfuge, ese fanzine underground centrado en la música, el comic y el cine más inaccesibles. No tardaron demasiado en expandir su actividad a la edición de discos. El primer pelotazo (entiéndase por pelotazo para una compañía independiente por entonces aparecer en Los 40 Principales) llegó gracias a Chup Chup, la chispeante canción de Australian Blonde que ilustró ese intento de retrato generacional que fue Historias del Kronen. Fue de los primeros sellos de la escena independiente española que vio el filón (económico y promocional) de la publicidad, colocando a sus grupos en anuncios de refrescos y utilizando los beneficios en la que es, probablemente, la tarea que más alegrías ha dado: el descubrimiento de nuevas bandas.

El hito más importante, por inesperado y porque todavía no ha sido superado por ningún otro sello de sus características, fue el éxito masivo de Devil Came To Me, único disco de Dover en la discográfica madrileña. Desde ese momento, Subterfuge se convirtió en el trampolín para grupos con potencial comercial que iniciaban sus carreras. En las filas de Subterfuge, estos grupos no solo adquirían experiencia, sino también respeto en la escena musical como parte de una discográfica que apuesta por la calidad y que trabaja muy bien la promoción de sus artistas. Desde allí dieron el salto a compañías multinacionales, entre otros, Fangoria (a los que rescataron de su etapa oscura de los 90), Marlango, Carlos Jean y Najwa. Hoy en día, con la industria de capa caída e internet como un futuro al que todavía se está transitando para sellos y artistas, quizá la división entre multinacional e indie no tenga tanto sentido (valga como ejemplo que Vetusta Morla autoeditan sus discos, mientras que Christina Rosenvinge publica en Warner), pero por aquel entonces el paso de una independiente a una multinacional significaba la profesionalización de los músicos, que podrían vivir, al menos durante un tiempo, de su arte.

Una de las cosas más interesantes de la discográfica es que nunca se acomodó en este estatus de cantera musical. Aprovechando los beneficios de sus éxitos comerciales, que sirvieron para continuar con la labor de descubrimiento de talentos musicales, se han dedicado a actividades paralelas por un auténtico y genuino amor al arte: desde la producción cinematográfica, que rescató y puso en el sitio que le correspondía a Jess Franco, a la edición de comics y libros o la reedición de discos perdidos de figuras como Alfonso Santisteban y bandas efímeras y seminales de los 80 como Los Vegetales o Terry IV. Hoy, la discográfica ha abierto horizontes y funciona como agencia de management y productora de eventos, además. Entre sus grupos, como siempre, una mezcla de nuevos talentos y bandas algo más veteranas con estilos de lo más dispares: Anni B. Sweet, Begun, Corizonas, Vinila von Bismarck, McEnroe o EME DJ están actualmente en la plantilla de Subterfuge

dOVER

Dover.

Pero para hablar de los planes de Subterfuge en 2014 hay que contar otra historia, que empieza en otras latitudes y algunos años antes. En 1982, Jack Lang ocupaba la cartera de Cultura del gobierno de Francia y se le ocurrió lanzar el Día de la Música, una jornada al año en la que celebrar el arte y rendirle homenaje. La fecha escogida fue el solsticio de verano, precisamente el 21 de junio. No tardó mucho en convertirse en una fecha oficial y en pocos años la iniciativa se internacionalizó, con presencia en más de 120 países. A España llegó a finales de los 90, primero con celebraciones más pequeñas y a partir de 2008 en forma de festival indie en Madrid. Este año el cartel está formado íntegramente por grupos de Subterfuge, en una iniciativa única y que ha pillado a muchos por sorpresa. Lo explica Carlos Galán: “Teníamos la idea de que este 25º aniversario había que celebrarlo de manera especial y el Día de la Música nos parecía el marco ideal, por lo que implica y porque también coincide que el 21 de junio es nuestra fecha de cumpleaños. Así que se lo propusimos, les cuadraba con lo querían hacer y tiramos para adelante”. Tomando el título de sus recopilatorios anuales (Subterfuge Stereoparty), el festival se llamará The Big Stereoparty.

Lo atractivo de la cita, además, es que junta a bandas del actual catálogo de Subterfuge con otras que ya no están en sus filas y, sobre todo, con otras que ya no existen y que se reunirán exclusivamente para ese día, como Los Fresones Rebeldes o Sexy Sadie. No estarán todas, pero los organizadores respiran satisfacción por los cuatro costados: “Alguna se ha quedado en el tintero, era algo lógico, aun así creo que ha sido todo un éxito de convocatoria. Nos hubiese encantado tener a Undershakers o TCR pero no ha sido posible”, reconoce Galán. La decisión de ceder todo el cartel a un sello puede ser arriesgada, pero el responsable del festival, Enrique Calabuig, no lo ve de esa manera: “El riesgo lo asumimos cada año pugnando por artistas de festivales de 40.000 asistentes. Matadero es un espacio público con un aforo de 11.000 personas y, para mantener la muestra en Madrid, en este magnífico centro urbano de creación, nos vamos a reinventar en cada edición, para diferenciarnos y aportar  nuevos contenidos al homogéneo mapa festivalero estatal”. Toda una declaración de intenciones a la que añade, en referencia a la discográfica: “Apostar por la alineación de Subterfuge significa ser fieles a nuestro ADN. No se trata de una marca, sino de una idea. Tanto nosotros como el sello se han basado en artistas consagrados junto a grupos emergentes, nuevos creadores y siempre han llenado sus carteles de nuevas propuestas y primicias“. El festival llega, además, en un año en el que da la sensación de que empieza a moverse otra vez la industria tras las subidas de impuestos y la depresión económica. A pesar de seguir vigente la mala situación, las cifras que maneja la organización podrían confirmar que las ideas diferentes e inesperadas tienen una respuesta acorde. Lo explica Echenique: “La respuesta del público es la mejor de los últimos 3 años del festival en ventas y en participación, tanto sello como festival llevamos años trabajando duro para convertir esta muestra en una cita apetecible. Estamos muy ilusionados y motivados para trabajar en una edición memorable y desde luego irrepetible porque el cartel lo es”.

fresones rebeldes

Desde luego, el festival promete altas dosis de diversión, pero también se perfila como un encuentro entre las primeras generaciones de fans, aquellos que eran adolescentes en los 90, con un público más joven, para el que las etiquetas están más desdibujadas. Un hecho que demuestra que el sello sigue tan vivo como siempre. Para Galán, la organización del festival y de las acciones paralelas ha supuesto “un ejercicio de nostalgia brutal acompañado de otro de satisfacción muy latente. Mirar atrás y ver todo lo que hemos hecho es motivo de orgullo, pero lo es aún más si  miramos hacia el presente y el futuro. Hemos percibido un feedback total de la gente, nos han mandado material, fotografías, mails que te ponían los pelos como escarpias diciéndonos que éramos y somos la BSO de sus vidas. Muy emocionante todo la verdad”. Carlos Galán se refiere, además del festival, a la petición que hizo por redes sociales para que los fans de Subterfuge rescataran material relacionado con la historia del sello como merchandising, entradas de conciertos, números del fanzine o fotos de conciertos.

El Día de la Música será el gran evento de una celebración que, sin embargo, ya ha comenzado y se alargará durante todo el año. “Acabamos de terminar el ciclo de acústicos en la Sala Berlanga y la idea es seguir celebrándolo todo el año. Ahora mismo estamos centrados en la expo y el Día de la Música, pero con la cabeza ya en ebullición para hacer cosas en la segunda parte del año. Esto va a ser un cumpleaños total”, dice orgulloso Galán. Bajo el título de Viaje al Centro de Subterfuge, la exposición estará abierta del 13 de junio al 7 de septiembre en el Centro Centro Cibeles de Cultura y Ciudadanía. La muestra es un recorrido por la historia de Subterfuge a través de cartelería, memorabilia, iconografía, videoclips, proyecciones y objetos singulares que darán cuenta de la relevancia del sello en este cuarto de siglo en la escena cultural española. Para tan magna ocasión, y como no podía ser de otra manera, el catálogo de la exposición tendrá formato de fanzine.

Para terminar, preguntamos a Carlos Galán qué espera de los próximos 25 años y qué proyectos tiene Subterfuge y la respuesta es clara: “Seguir disfrutando de lo que hacemos sin tener que rendir cuentas a nadie. Trabajar al lado de la Música, que es lo que nos hace felices, y por supuesto adaptarnos y seguir desarrollando el nuevo modelo de negocio. ¿Proyectos? Tenemos proyectos para seguir 100 años más”.

* El Día de la Música “The Big Stereoparty” se celebrará el 21 y 22 de junio en Matadero (Madrid). Los abonos y las entradas de día se pueden comprar ya en Ticketea.

dia de la musica

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa