Jesucristo es el mejor novio: así son “las Kardashian de la Iglesia Católica”

Un reality sobre mujeres que quieren hacerse monjas divide a la jerarquía eclesiástica en Estados Unidos

sisterhood

Foto: Lifetime

A primera vista, el tráiler de Sisterhood ofrece los típicos planos que son el ABC de cualquier programa de telerrealidad: makeovers, conflictos que se resuelven a gritos y mujeres fuera de sí llorando frente a la cámara. Sin embargo, algunas cosas faltan en este programa que acaba de estrenar Lifetime en Estados Unidos. Para empezar, los hombres. Tampoco hay escenas de desenfreno alcohólico ni ligues entre el reparto. El reality sigue a un grupo de mujeres veinteañeras durante seis semanas del llamado proceso de “discernimiento”, en el que una chica que ya ha escuchado la vocación reflexiona sobre si quiere iniciar el noviciado para convertirse en monja.

 En el primer capítulo, las cinco chicas de veintitantos años llegan a uno de los tres conventos que visitarán mientras dure el programa y cambian su ropa de diario por un uniforme de pre-monja: bailarinas planas, falda hasta la rodilla, camisa de manga corta y diadema. Hasta ahí todo bien. Una de las participantes incluso comenta que la cruz es “dope” (molona). El drama llega cuando otra de las chicas, Francesca, descubre que tienen que ir sin maquillaje para “concentrarse en su vida interior”, como les explica una de las monjas. Ella asegura, entre sollozos que lo necesita por sus problemas de acné y se pregunta “por qué quiere Jesús que vaya sin maquillaje”. Otra de las chicas sufre un gran trauma tener que estropear su manicura. El programa explota estos momentos, así como la despedida de una de las chicas de su novio y se recrea en los ambiguos soliloquios de las aspirantes a monjas. Christie, asegura que tiene visiones de Jesucristo en las que ambos “bailan en plan romántico” y él “como que flirtea”. Stacey, tiene un Cristo en su habitación que le parece “muy cachas, en plan surfero” y casi todas coinciden en la descripción de Dios como “el mejor novio que puedas tener”.

 Aun así, y sorprendentemente, puesto que Lifetime no es precisamente HBO, el programa no ha recibido malas críticas. En Media Life aseguran que es “esclarecedor” y en Flavorwire encuentran que Sisterhood funciona como “fascinante televisión” y como “proyecto sociológico amateur”.


monjas st louis

Las monjas de un convento de St. Louis colgaron esta foto en Twitter de su ‘quedada’ para ver Sisterhood.


Lo más curioso es ver cómo se ha recibido el reality en la Iglesia Católica y sobre todo entre las monjas estadounidenses. En muchos casos, organizaron quedadas para ver juntas el primer capítulo, que se emitió el pasado día 25. Y procedieron a tuitear y bloguear sobre el asunto. La hermana Cynthia escribía en la página de las Hermanas de la Misericordia que “ser monja es mucho más que dejar de llevar maquillaje” y acusa al programa de buscar el sensacionalismo y de no ser la mejor manera de tomar semejante determinación vital: “Rezo para que las mujeres del reality puedan encontrar su propio espacio ante Dios para tomar sus decisiones con libertad y con alegría”. Monica Martin, una franciscana bloguera que lleva la web Habitually Speaking se mostraba bastante más entusiasmada. Reconoce que los conventos dan para mucho drama (“es un milagro que todavía no haya habido ningún asesinato”, dice una de las monjas en Sisterhood) y aclara alguno de los puntos conflictivos, desde los más frívolos –“sí, las monjas nos depilamos”– a los más delicados: “Es verdad que las Hermanas somos novias de Cristo, per no es una relación sexual como las de las parejas casadas. Yo soy muy romántica por naturaleza y he experimentado la sensación de caminar hasta el altar hacia mi Amado. Es un recuerdo especial, pero es enteramente platónico”.


Jo Piazza, autora (seglar) del libro If Nuns run the World (Si las monjas gobernasen el mundo), en el que hace una apología del colectivo, ha escrito en The Huffington Post al respecto de Sisterhood que, si bien las religiosas “merecen ser celebrities”, convertirse en “las Kardashian de la Iglesia Católica”, no es la mejor manera. Piazza acusa al programa de perpetuar estereotipos sobre las monjas –en este caso, las consejeras de las aspirantes– como "aguafiestas que dan golpes en los nudillos", por confiscar los iPhones y los polvos compactos de las chicas. "Las monjas que yo conozco usan maquillaje y planchas para el pelo. Visten de manera púdica pero viven en el mundo moderno", dice.


 Sisterhood es el último ejemplo del filón que ha encontrado la telerrealidad con los temas religiosos. El canal WE lleva ya tres temporadas siguiendo a un dúo femenino de góspel de iglesia en iglesia en Mary Mary, GSN emite desde 2012 American Bible Challenge, un concurso en el que tres equipos se enfrentan entre sí para demostrar quien controla más de los Evangelios y TLC, el canal que hizo famosa a Honey Boo Boo y que le ha dado al mundo programas como Los diarios de un virgen, No sabía que estaba embarazada o el inverosímil Mi extraña adicción, tiene en su parrilla Sister Wives, sobre el grupúsculo de mormones renegados que aun practica la poligamia y Breaking Amish, que tiene como protagonistas a individuos que han dejado la comunidad amish y se enfrentan a la vida en el siglo XXI.


 

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa