Estas son las diferencias entre un champú caro y uno barato

Fórmula, investigación y objetivos determinan el precio de estos productos. Cuatro expertos nos aclaran las principales diferencias entre los más económicos y los de gama alta.

Estas son las diferencias entre un champú caro y uno barato

Solo un champú bien formulado puede revertir patologías a largo plazo. Foto: getty

En los lineales de supermercado, los botes de champú incitan a comprar con promesas sobre sus resultados impresas en sus envases. Los estilistas, en sus salones, venden las bondades de las líneas con las que trabajan. En las consultas de dermatología, los doctores prescriben los productos más adecuados para tratar cada patología que afecta al paciente. Ante esta variedad de opciones, a veces cuesta decidir cuál encaja mejor con el cabello propio. Tres estilistas y una dermatóloga nos aclaran qué diferencia unos champús de otros y por qué deberían apostar los clientes en función de sus necesidades.

Formulación

«Los ingredientes modifican las tarifas de los productos», comienza Eduardo Sánchez, con salón homónimo en Madrid. «En función de su exclusividad, la dificultad para obtenerlos, su proceso… pueden encarecerse». Xavi García, del también madrileño Salón 44, concuerda. «La fórmula justifica que el precio se duplique». Y lista algunos de los componentes que se deberían evitar. «Los petroquímicos deben borrarse de los champús, no solo porque tienen resultados negativos para el cabello, sino por la contaminación al acabar en el desagüe». Moncho Moreno, propietario de dos centros en la capital, señala otro inconveniente de los productos económicos. «Algunos usan muchos ingredientes que consiguen un efecto flash inmediato, dan apariencia de una melena bonita y sana, pero a la larga no trabajan el problema». A saber: las siliconas –desenredan los rizos y aportan brillo, pero apunta Sánchez que cubren la fibra con una película que impide a los activos necesarios entrar–, los sulfatos –limpian con rapidez, pero pueden deshidratar el cuero cabelludo con un uso continuado– y las glicerinas –atraen el agua desde el interior para dar aspecto hidratado, pero en exceso pueden secar el pelo–.

Eso sí, los ingredientes por sí mismos no bastan. «Solo una combinación adecuada asegura conseguir los efectos deseados para los que ha sido diseñado», aclara la doctora Alba Gómez Zubiaur, responsable de la Unidad de Tricología y Regeneración Capilar de Instituto Médico Ricart en Ruber internacional Paseo de la Habana en Madrid. En su caso, recomienda siempre productos de farmacia, por lo que incide: «Los champús cosméticos nunca tendrán principios activos farmacológicos en su composición». La experta recomienda fijarse en la etiqueta antes de adquirir un champú. «Hay que mirar que la concentración de activos se ajuste a unos límites saludables para preservar la salud capilar y para el tipo de cabello. En este sentido, los formulados por farmacéuticos poseen una mezcla más precisa y logran vehiculizarse en excipientes que pueden penetrar más en cuero cabelludo y hasta el folículo piloso». Eso sí, no quiere generar alarma. «Ni los champús de bajo precio, ni los de venta en grandes superficies contienen agentes nocivos, su composición es apta para el uso frecuente y útil para el consumidor estándar».

Proceso

La investigación que llevan detrás los productos se dibuja como otro factor para que el precio fluctúe. «Sucede lo mismo con las cremas para el rostro o una prenda de lujo, el trabajo que hay detrás para conseguir un producto óptimo aumenta los costes», compara el estilista García. En el caso de los champús de farmacia, los estudios resultan fundamentales. «Se requiere que prueben las hipótesis de proporciones adecuadas mencionadas y que garanticen su función», afirma la doctora Gómez.

Resultados

«La eficacia la mediría en función de las expectativas del cliente», considera Sánchez. «Si la gente es consciente de las limitaciones de los champús comerciales y no les importa, entonces serán adecuados para ellos». Moreno destaca que el precio no determina la eficacia. «Que sea caro no quiere decir que sea adecuado para tu cabello, esto lo debe determinar un profesional». También pone de relieve los cambios que se pueden ocasionar con el paso del tiempo. «No se requieren los mismos cuidados toda la vida, ni en todas las situaciones. No es lo mismo el tiempo en España que en Noruega, ni el agua de la ducha en Madrid que en Valencia. Las condiciones también determinan el champú necesario».

García duda además de los productos multiuso. «Cada producto tiene su función: el champú limpiar, el acondicionador prepara, la mascarilla puede hidratar… No creo que se puedan mezclar, como prometen todos esos 2 en 1 o 3 en 1». Mejor, entonces, coger productos específicos, independientemente de su precio.

Sobre los productos de farmacia, la doctora advierte: «El consumidor no puede esperar una buena cosmética, pues lo que se persigue es el cuidado del paciente y tratar la patología». Para un uso diario, cosmético, sin buscar propiedades específicas, los champús que se adquieren en lugares no especializados cumplen su función. Y advierte sobre los que prometen resultados inmediatos. «Existen componentes con potencial para la sensibilización del cuero cabelludo y desencadenamiento de reacciones alérgicas locales o eccemas de contacto. No son nocivos en todas las personas, ni lo son desde el principio, sino que se puede dar con el uso. En general, recomiendo evitarlos en la medida de lo posible».

Prescripción

«Cuando acudes al salón, tienes un profesional que te asesora, no coges lo primero que ves en una estantería pensando que te irá bien», cree García. Moreno coincide: «Los profesionales sabemos lo que vale y lo que no». En caso de patología dermatológica, la receta se vuelve indispensable. «Los dermatólogos especializados en tricología y regeneración capilar pautamos el champú adecuado para cada cabello en base al conocimiento de la composición y de los problemas capilares de nuestros pacientes». Y concluye con una reflexión: «No debemos confundir adecuar el champú al tipo de cabello con el empleo de champús específicos de tratamiento con fármacos para tratar patologías específicas. Estos últimos deben emplearse solo por prescripción del experto».

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa