Ana Rujas: “Ahora las chicas tienen referentes. Hace 10 años tenías que callarte. A mí me han tratado muy mal”

La actriz juega con la autoficción en ‘Cardo’, la serie que ha creado junto a Claudia Costafreda. Interpreta a su protagonista, una modelo salida de un barrio de Madrid y “metida en una espiral tóxica”. De fondo, mucha noche, crisis de los 30 y una reflexión sobre la belleza.

Ana Rujas Cardo

Ana Rujas lleva 'top' en punto de cachemir de FENDI. Foto: Nico Bustos / Estilismo: Juan Cebrián

A Ana Rujas (Madrid, 32 años) le ha costado encontrar su camino. “Nunca me he rendido, en el fondo de mi corazón sabía que tenía que contar algo, que tenía que crear, era una necesidad”, repite como un mantra. Se emociona hasta las lágrimas al hablar de Cardo, la serie que acaba de estrenar en Atresplayer Premium. Rujas la ha creado junto a Claudia Costafreda y, además, interpreta a su protagonista, María. Esa chica que ronda los 30, quema las noches de Madrid entre tragos de Jäger, tiene sexo en un kebab y trabaja en una floristería cuenta parte de su propia vida. Como María, Rujas se sintió la reina de Carabanchel, su barrio obrero del sur de Madrid; se fue de allí, trabajó como modelo y actriz. “Ella es la Ana que se perdió en un momento dado, una parte de mí donde no había mucha esperanza en casi nada y estaba metida en una espiral que era bastante chunga y tóxica”, reflexiona.

 

Rujas afirma que ella se reencontró, supo salir de sus abismos y ha querido volver a sus raíces para contar una historia cruda y directa, que habla de una generación frustrada “a caballo entre un pasado plácido, un presente convulso y un futuro raro”, de soledades y miedos: “Es un reflejo de Claudia y mío, de una persona a la que la vida ha empujado a ser de una manera, que se ha metido en una rueda que no es lo que quería, y cuando quiere salir no sabe ni quién es, no sabe nada”. Las cocreadoras se conocieron gracias a Los Javis (autores de Paquita Salas y Veneno), que han producido la serie. “Los conocía desde que empezamos en el microteatro los tres, siempre han estado muy pendientes de lo que iba haciendo, las obras que levanté, Qué sabes tú de mis tristezas [en 2017] y La mujer más fea del mundo [en 2018]”, puntualiza Rujas. Recuerda que fue justo al acabar una función de este segundo montaje cuando Ambrossi y Calvo le pidieron que siguiera explorando ese camino en una serie. La obra teatral, ideada junto a Bárbara Mestanza, era una reflexión sobre la belleza y la fealdad, algo que ha heredado Cardo: “María es una tía que aparentemente es guapa y la valoran por ello, lo he vivido, y nos reímos de todo eso. Yo me río un montón de mí misma”. También ahí había referencias a una imaginería religiosa que sigue muy presente en su serie, donde San Expedito y los pasos de Semana Santa se mezclan con afters y baños de discotecas. “Cardo trata sobre la culpa, y la religión nos habla mucho de la culpa”, explica, “además, a mí la iconografía religiosa me conecta con algo muy profundo”.

Ana Rujas Cardo

Rujas lleva ‘top’ de punto de Bottega Veneta. Foto: Nico Bustos / Estilismo: Juan Cebrián

Primero con Mestanza, ahora con Costafreda, el trabajo en equipo es esencial para ella, y el motivo sorprende: “Creo que es porque he sido scout toda mi vida, desde los siete años he formado equipos, vengo de estar años en campamentos, trabajando en grupo”. En Cardo también han contado con Álex de Lucas (The Parrots) en la banda sonora, Alfonso Mancha en la dirección de arte o un debutante Diego Ibáñez (Carolina Durante) que interpreta a un auténtico Cayetano madrileño. “Hay mucha fuerza cuando eres parte de un equipo, a mí me motiva mucho más que ser yo sola”, recalca Rujas. Pese a que en su familia nadie se dedicaba a disciplinas artísticas —“Mi madre es trabajadora social y mi padre tiene una imprenta”—, Ana, la pequeña de la casa (tiene otra hermana, bióloga), siempre tuvo claro que eso era lo suyo: a los 16 estudiaba teatro, con 19 participó en su primera serie, Hablan, Kantan, Mienten, probó suerte como modelo… Sus inicios, recuerda, fueron complicados. “Ahora las chicas tienen referentes, información. Hace 10 años te decían algo y tenías que callarte. A mí me han tratado muy mal”, zanja mientras avanza que contará algunas de las situaciones que vivió en un libro que publicará el próximo año con Random House basado en los escritos de su alter ego de Instagram, La otra bestia. “Van a ser capítulos de deconstruir quién soy, digo que soy la bestia porque mis referentes son gente supercañera, Angélica Liddell, Tracey Emin”.

Ana Rujas Cardo

La actriz lleva americana de terciopelo, blusa con lazo y pantalón, todo de Gucci. Foto: Nico Bustos / Estilismo: Juan Cebrián

Corría 2017 cuando esa bestia tocó fondo y Rujas sintió que tenía que cambiar algo, sacar lo que tenía dentro, escribiendo, sobre un escenario. “Vivía en Nueva York, con Bárbara [Mestanza] y Paula Ribó, que ahora es Rigoberta Bandini, imagínate, las tres ahí en una casa de Manhattan, cada una con su movida, yo estaba en un momento malísimo, porque no me salía trabajo, había perdido la fe en todo. Fui ahí a ver si se abrían puertas, y Nueva York te dice que no en tu puta cara”. Volvió a Madrid, volvió a Carabanchel, siente que, ahora sí, ha encontrado su camino: “Me gustaría encabezar la revolución de lo feo, de que en la fealdad hay belleza, la revolución del cardo. La revolución es que Claudia y yo, con la edad que tenemos, hayamos hecho esta serie. Y a partir de aquí, a seguir haciendo revoluciones».

*Talento: Ana Rujas (Uno Models). Maquillaje: Manuela Pane (Kasteel Artist Management) para Dior. Peluquería: Jordi Fontanals (Víctor Cruz_RMG) para Aveda y Nars. Técnico digital: Javier Torrente. Asistentes de fotografía: Lorenzo Profilio, Alejandro Amares y Héctor Fraile. Asistente de estilismo: Paula Alcalde.

Sigue leyendo

Ana Rujas y Bàrbara Mestanza, dos autoras fuera de los cánones

Ana Rujas y Bàrbara Mestanza, dos autoras fuera de los cánones

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa