El secreto de Lady Gaga se encuentra en Madrid

Muchos de los complementos y adornos de la diva del pop son made in Lavapiés. En este barrio madrileño, el libanés Assaad Awad diseña piezas exclusivas para sus selectos clientes.

Assaad Awad

Foto: Mirta Rojo

Hace exactamente dos años decidió que se había acabado, que quería empezar una nueva vida. Assaad Awad había desarrollado hasta entonces una exitosa carrera como director creativo en agencias de publicidad de Líbano, de donde procede, y de España, su nuevo hogar desde hace seis años. Su nombre se asociaba a las campañas de Dunkin’ Donuts, Pizza Hut y algunos bancos rusos y ucranianos, pero él ya no podía más. «Jamás había diseñado joyas y accesorios, pero era lo que quería hacer. Sabía que tenía capacidad para eso porque me costumizaba prendas para mí mismo, cambiaba sus formas, las reciclaba e incluía elementos diferentes que mezclaba con tejidos».

La idea de dedicarse al diseño era cada vez más firme y alquiló un bajo en el mismo edificio en el que vive con su pareja en el madrileño barrio de Lavapiés. Allí creó el taller en el que, desde 2009, produce piezas tan impactantes como atrevidas. «Todo lo que es fuerte y llamativo es sexual. Además, trabajo con materiales como el metal y el cuero, con este último se logran formas anatómicas y fálicas», asegura mientras clava tachuelas sobre una de sus piezas. Assaad no ha abandonado la disciplina de su anterior trabajo y cada mañana dedica cuatro horas a visitar proveedores, entre los que se incluyen ferreterías y guarnicionerías para el cuero. Después se encierra a trabajar sin hora de salida. «Cuando empecé, mi madre estaba escandalizada. Decía: “Nuestro hijo era director creativo, ganaba mucho dinero y ahora hace piezas con led para fiestas de Ibiza”».

Aunque al principio su familia no lo apoyaba, las redes sociales sí se pusieron de su lado. Desde el primer momento comenzaron a tuitear su trabajo y en Facebook circulaban sus imágenes. En solo cuatro meses recibió el primer encargo, un golpe de suerte en forma de correo electrónico de alguien capaz de hacer que un nombre resuene en el mundo entero. «Anna Trevelyan, estilista de Lady Gaga, contactó conmigo para decirme que había visto mis trabajos en Internet y que le encantaban por ser distintos». Tras estas alabanzas le encargó cinco pedidos, de los cuales todavía quedan piezas por mostrar. Pero el impacto global llegó con el videoclip Judas, segundo sencillo del álbum Born this way, de miss Gaga, en el que el actor principal lucía una corona de espinas de Awad. Continuó con la actuación de la cantante en la última edición del Festival de Cannes, cuando sus bailarines lucieron arneses dorados, y prosiguió en Londres, cuando en el espectáculo de la diva hubo también unos plateados con estrellas. Complementos todos salidos del taller de Awad.

Durante un tiempo el diseñador se sintió en plena Semana Santa. «Los fans se volvieron locos y me encargaban docenas de coronas de espinas». Sus clientes hacían los pedidos desde París, Japón, Líbano, Arabia Saudí, Nueva York, Los Ángeles, Canadá, Brasil o España.

Nicola Formichetti –actual director creativo de Thierry Mugler– le envió también un correo electrónico con una proposición ante la que solo podía contestar con un rotundo sí. «Quería que le realizase los accesorios para la colección masculina de primavera-verano de 2012. Fui corriendo a París y vestí a los modelos. Solo tenía tres días antes del desfile, pero llevaba piezas realizadas y también materiales por si faltaba algo. Allí tuve que producir más viseras, pero mi método de trabajo es rápido y lo solucioné fácilmente». Juanjo Oliva y Maya Hansen lo requirieron también para sus últimas colecciones; y, algo más tarde, vistió a Rebeka Brown en su último vídeo, aportación patria al mundo de la música house, además de correr a cargo de la dirección artística del mismo. «Mis referentes estéticos proceden de la calle. El cuero me gusta mucho porque es un material vivo. Si lo mojas, puedes moldearlo a tu antojo. Soy también muy fiel a las tachuelas. Creo que no pasan nunca de moda, son parte de la cultura. Pueden ser muy elegantes o agresivas. Si las mezclas con diamantes o las bañas en oro, son todo un lujo.

Cuando cambias la estética, la función, cambias también la reacción de la gente. Es un poco lo que hace Louboutin».
Metido de lleno en el mundo del diseño, Assaad lanzará en febrero su propia colección de ropa, llamada Metamorfosis, para la que ha requerido la ayuda del creador Moisés Nieto. «No será hard rock, sino más ligero, aunque tendrá también piezas de cuero, arneses y tachuelas, pero en plan streetwear. Habrá además vestidos de alfombra roja, de tarde y más normales. Y, por supuesto, mucha mezcla de materiales, que es mi seña de identidad». 

Aunque la mayor parte de sus clientes son internacionales, Awad no piensa abandonar España. «Me encanta Madrid. Los españoles son como los libaneses, acogedores y amables. Aquí nunca te sientes extranjero».

Assaad Awad

El diseñador libanés con una cazadora de cuero, zapatillas Converse y casco vintage, personalizados por él mismo.

Mirta Rojo

Assaad Awad

Brazalete de cristales blancos, una de sus primeras piezas.

Mirta Rojo

Lady Gaga

En el videoclip Judas, de Lady Gaga, un chico lleva la corona de espinas de Awad.

Gtres

Assaad Awad

Corona de espinas de Awad.

Mirta Rojo

Assaad Awad

Cuello negro con plumas de colores.

Mirta Rojo

Lady Gaga

Los arneses de los bailarines que acompañaban a la cantante en su actuación en la pasada edición de Cannes, eran de Assaad Awad.

Getty Images

Assaad Awad

Boceto de arnés de su próxima colección.

Mirta Rojo

Assaad Awad

Las manos del diseñador ponen tachuelas a un cuello de cuero.

Mirta Rojo

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa