Bèla Adler, una mirada propia

Tímida, pero decidida. Esta reconocida fotógrafa vive la moda desde la sobriedad y la mesura, mientras en su casa-estudio cuelgan sus espectaculares fotografías.

Bèla Adler

Lo más difícil de entrevistar a Bèla Adler es que se esté quieta. Mientras la pareja de fotógrafos que toman las imágenes para este reportaje escudriñan los rincones de su casa-estudio, ella se mueve arriba y abajo por la cocina y el salón, preparando un aperitivo, riñendo a una de sus gatas o atendiendo el teléfono.

Ella también forma parte de un tándem fotográfico junto a su pareja, Salvador Fresneda. Juntos han conseguido una mirada tan personal que es reclamada por firmas como Loewe, Elizabeth Arden, Bloomingdale’s, Zara o Gap.

Este hogar –que comparten con Leah, su hija de 13 años, y un par de gatos persas– es una caja de luz llena de piezas vintage que dan fe de su otra pasión, el mobiliario de los años 50 a los 70 del siglo XX. Una pasión a la que han puesto tienda, Última Parada, que han trasladado de los bajos de su casa en Poblenou, Barcelona, a un bar de carretera en el Empordá, la tierra natal de Salvador.

Su vivienda –a la que se accede a través del plató de fotografía– es un espacio diáfano que asoma a una verde terraza. «Íbamos a comprar una casa en el centro y, no sé cómo, apareció esta. Hicimos una cata en el techo y descubrimos que podíamos montar un estudio con luz natural. Fue fantástico porque era nuestra prioridad. También su precio, ya que fuimos de los primeros en instalarnos en el barrio y todavía era barato».

En el altillo asoman los dormitorios, y bajo el techo inclinado de la habitación de la pareja se descubren las tripas el vestidor de Bèla. A ras de suelo, las cajas malva de zapatos, casi únicas, llaman la atención. El calzado es de Dorotea, la marca de su hermana. «Creo que he llegado a la moda por ella. Antes era más reportera; me interesaba la fotografía social y de reportaje. De hecho, estudié Photojournalism en el ICP de Nueva York». Resulta curioso si se tiene en cuenta que sus abuelos tuvieron negocios textiles y su padre fabricaba tejidos para lencería del hogar. Bèla trabajó allí como diseñadora de estampados tras estudiar Diseño gráfico. «También creé prints para una empresa de fundas de colchones», sonríe al recordarlo. «Con esa experiencia descubrí que solo me gustan los tejidos naturales».

Una abuela coqueta, que vestía Balenciaga, le dejó en el vestidor una colección de sombreros, entre los que hay algunos del maestro vasco, que conviven con otras reliquias familiares como una blusa estampada de YSL con lazo, que a Bèla le gusta ponerse en Navidad. Eso sí, «sin la corbatilla, que ya ni sé dónde está».

Tras su timidez esconde un carácter resuelto. No le gusta llamar la atención por su forma de vestir y prefiere ir cómoda. «No soy antimoda, pero me gustan las piezas atemporales y con buen corte. Yo llevo un uniforme: tejano y bota o sandalia. Me gusta comprar prendas buenas porque le doy mucha importancia a la calidad. También las encuentro en Zara». Diseños que combina con Marc Jacobs, Isabel Marant y See by Chloé.

Reconoce que empezó a fotografiar moda con poco interés, aunque con el tiempo acabó por disfrutarlo. «El estilismo es muy importante. Pero creo que toda pieza es susceptible de ser fotografiada, siempre puedes encontrar un punto de dignidad en la prenda». Más que dignidad, cuando ella hace fotos, lo que encuentra es belleza.

Bèla Adler

Uno de los cajones de su cómoda está lleno de biquinis de Dos Mares, la firma de su amiga Inés Coronas.

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

En su vestidor, el suelo está ocupado por las cajas de zapatos de la firma de su hermana, Dorotea. Colgado del espejo, un bolso de Trucco, marca para la que realiza los catálogos.

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Sobre el piano, dos fotos del francés Charles Fréger, pertenecientes a su proyecto Wilder Mann, sobre hombres vestidos de animales. En la banqueta, chaqueta de lana de Marc Jacobs.

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Su cazadora motera de Zara.

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Sergio Moya y Ximena Garrigues

Bèla Adler

Sergio Moya y Ximena Garrigues

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa