Barbara Lennie e Irene Escolar toman las riendas: «Tenemos que ponernos las pilas y creernos que podemos ocupar lugares de poder y de decisión»

En 2018 coincidieron por primera vez sobre las tablas en ‘Hermanas’. Ahora Bárbara Lennie e Irene Escolar llevan esa y otras cinco obras de teatro actuales a la pantalla con ‘Escenario 0’, de HBO. Ellas son las jefas.

Bárbara Lennie, con cazadora de cuero beis de HERMÈS, e Irene Escolar, con vestido lazuli en cuero fluido de ISABEL MARANT.

Recuerdan que todo tomó forma durante el confinamiento, en esas llamadas, videollamadas y mensajes en los que las actrices Bárbara Lennie (Madrid, 1984) e Irene Escolar (Madrid, 1988) trataban de imaginar los horizontes de un futuro laboral pospandemia. «Tomamos conciencia de la dificultad que iba a tener el arte para salir adelante en esta nueva situación que estamos viviendo, nos preguntamos qué iba a pasar con el teatro, con el cine, de qué manera se iba a poder rodar, actuar…», explica Escolar. Ante tantas dudas e incertidumbre, solo encontraron una salida, añade rotunda Lennie: «Teníamos que seguir creando». Apunta que «las perspectivas eran muy malas, en Francia se paraba todo hasta 2021, Las ficciones [que ambas iban a representar en junio junto a Carmen Machi en el Teatro Kamikaze] se cayó, como todo alrededor». Les rondaba por la cabeza la idea de grabar Hermanas, la obra de teatro que las unió por primera vez sobre las tablas en 2018, y esta crisis hizo que esa idea germinara en oportunidad: así nació Escenario 0, un proyecto de seis obras de teatro hechas película que se podrá ver a partir del 13 de septiembre en HBO.

Escolar lleva jersey de UNIQLO U, falda de piel de TOD’S y botas Bruna de HERMÈS, y Lennie jersey de UNIQLO U, vestido de manga corta con cinturón de FABIANA FILIPPI y botas de ISABEL MARANT. Obras sobre lienzo de Vivian Suter. Foto: Pablo Zamora / Estilismo: Natalia Bengoechea

Aunque la idea podría sonar a una actualización del recordado Estudio 1 –programa que llevó el teatro a Televisión Española entre 1965 y 1984–, Escolar defiende que se trata de algo radicalmente distinto: «No tiene nada que ver con los estudios 1, porque la técnica teatral y la audiovisual han avanzado desde cuando se hacían y todo ha cambiado. Hay paralelismos, los estudios 1 fueron una manera de acercar el teatro al público en un tiempo en el que solo existía una cadena de televisión, pero también es un planteamiento diferente. Escenario 0 apuesta por textos que no han podido llegar a mucha gente, la mayoría de estas obras se han representado solo en Madrid o en Barcelona». Porque los seis títulos elegidos –Hermanas, Juicio a una zorra, Los mariachis, Mammón, Todo el tiempo del mundo y Vania– tienen en común que son propuestas de autores actuales. «Buscamos hacer un retrato de la escena contemporánea española. Es una manera de acercar esos montajes a más gente y de reivindicar a nuestros dramaturgos, porque tenemos una generación muy potente y heterogénea», subraya Lennie. De ahí la variedad temática: feminismo, corrupción política, relaciones personales… «El teatro ha de ser ese lugar en el que uno ve la realidad que ocurre a su alrededor. Por eso era interesante explorar la dramaturgia contemporánea, que es un reflejo de todos los inputs que tenemos ahora en nuestra sociedad, nuestra vida, los problemas que nos atañen… Sí, ha de ser un reflejo de todo eso y una posibilidad de revisarse, de cuestionarse», explica Escolar. Porque, argumenta Lennie, «el activismo no solo tiene que ver con un teatro claramente político y militante; hablar del ser humano bien, sabiamente, también es una manera de activismo».

Este proyecto supone un paso más en sus carreras: por primera vez, además de intérpretes, son creadoras y productoras ejecutivas. Ellas mandan en ese Escenario 0, son quienes toman decisiones, generan ideas y asumen riesgos. Pese a tratarse de dos actrices respetadas por su trabajo sobre las tablas –Escolar, nieta de Irene Gutiérrez Caba, pertenece a una estirpe ligada a los escenarios, y Lennie ganó un Max por su trabajo en Veraneantes– y también reconocidas en el cine con sendos premios Goya –Lennie lo logró como actriz protagonista en 2015 por Magical Girl y Escolar se llevó el de actriz revelación en 2016 por Un otoño sin Berlín– aseguran que no ha resultado sencillo sacar adelante su proyecto personal. «Campos como el de la producción ejecutiva son mucho más masculinos, sigue siendo difícil entrar ahí», sentencia Lennie. Su socia confirma que se emplean distintos baremos para juzgar el trabajo: «Nos estamos encontrando con un cuestionamiento mayor por el hecho de ser nosotras, de ser mujeres y jóvenes. Te das cuenta de que es algo tan intrínseco, arraigado… Hay comportamientos que ni se reflexionan, se da por hecho que es así. Están tan asumidos que incluso tú misma tienes que decir ‘No, esto no es así».

Lennie luce abrigo drapeado asimétrico de cuero, cinturón ancho con hebilla dorada y botas, todo de ALEXANDER MCQUEEN. Foto: Pablo Zamora / Estilismo: Natalia Bengoechea

Al abordar este tema una acaba las frases de la otra, reconocen que el movimiento MeToo y la cuarta ola feminista «han permitido una toma de conciencia y puesto una realidad sobre la mesa», pero lamentan que cuando estos logros «comienzan a hacerse realidad las complicaciones por ser una mujer son mucho más grandes, y son perturbadoras en momentos». Aun así, cada vez más actrices deciden explorar estas facetas, para crear otros tipos de papeles femeninos y decidir proyectos, como han hecho Reese Witherspoon y Nicole Kidman con Big Little Lies, Phoebe Waller-Bridge con Fleabag y Killing Eve o Michaela Coel con Chewing Gum y Podría destruirte. «No es tan fácil trabajar ni hay tantos papeles interesantes. En este país hay muchas más actrices y mejores actrices que actores y, sin embargo, existen más personajes protagonistas de hombres que de mujeres. Tenemos que ponernos las pilas y empezar a creernos que podemos ocupar lugares de poder y de decisión. Estamos rodeadas de compañeras y amigas con ideas, con talento. Esto solo es el inicio», enfatiza Lennie. Escolar sostiene que la decisión de crear el concepto de Escenario 0 y ser sus productoras ejecutivas les ha servido para saber qué se siente siendo sus propias jefas: «Me gusta tener la opción de poder ser dueña de tu camino y de la manera de hacer, decidir a quién escoger y dónde quieres poner tu energía».

Por el momento, a ninguna le han faltado proyectos en cine, teatro y televisión. Escolar arranca en septiembre la temporada del Teatro de la Abadía con la versión de Àlex Rigola de La gaviota de Anton Chéjov, estrenará la serie Dime quién soy en Movistar + y la pandemia hizo que dejara a medio rodar Competencia oficial, película protagonizada por Penélope Cruz y Antonio Banderas. «Espero que se retome pronto, tenía una pinta estupenda», dice con resignación. Porque «los rodajes han cambiado un montón, se está reescribiendo mucho, no se pueden hacer ciertas secuencias, ir a ciertos sitios», indica Lennie, que ya tiene planes en el cine para 2021 y pendiente de estreno la serie El desorden que dejas en Netflix. Son conscientes de su buena estrella, pero también han decidido ampliar su bagaje para ser ellas quienes creen las oportunidades, subraya Lennie: «Es complicado que te lleguen buenas historias. Y más con el tiempo. Dicen que a partir de los 40, esa época en la que ya no eres la chica ni la madre siquiera, porque la madre es la de 32, hay 10 años complicados en el audiovisual, y el teatro te salva. A los 50 es otra cosa, eres una mujer madura que ya entró en otra fase, pero ese intermedio es difícil. Y ya está bien».

Escolar con vestido de cuero estilo ciclista de LOUIS VUITTON, ante dos piezas de la artista Tania Pérez Córdova. Foto: Pablo Zamora / Estilismo: Natalia Bengoechea

Antes de arrancar las grabaciones de Escenario 0, y para celebrar el final del confinamiento, las dos pasaron tres días en una casa rural en Segovia, algo convertido ya en un ritual previo al inicio de sus proyectos. «Cuando hicimos Hermanas por primera vez nos fuimos a una casa preciosa en Portugal unos días para trabajar ese texto, por eso pensamos que estaría bien repetirlo», indica Escolar. Hace unos años se conocían pero no eran amigas, precisa. Ahora son inseparables. Fue Lennie quien sugirió al director y dramaturgo Pascal Rambert que eligiera a Escolar para darle la réplica en aquel montaje de Hermanas. «Ire se lanza de una manera… Cuando la conocí pensé: ‘Esta tía es más kamikaze que yo’. No se cuestiona hasta dónde va a tener que dar, compartimos una atracción por los viajes sin muchas certezas. Ha sido un punto y aparte en mi vida. Me ha hecho pensar de otra forma», explica. «Bárbara es un referente, la admiro profundamente y cuando empezamos a trabajar juntas nació una alianza preciosa, de amistad y compañerismo», completa Escolar.

Esa sintonía no es tan frecuente en el mundo del espectáculo, donde los egos mandan a menudo. De hecho, coinciden en que conseguir una colaboración entre los universos del cine y el teatro es el gran logro de su proyecto conjunto. «La clave ha sido dejar de lado los egos», dice Escolar mientras Lennie confirma que muchas veces «eso no es nada fácil, el gran reto en realidad ha sido eso, intentar la comunidad». Ha ocurrido mezclando medios y fomentando el trabajo conjunto. «Hay que acabar con eso que todavía pesa en España de diferenciar ‘los que vienen del cine’ y ‘los que vienen del teatro’, que si haces teatro entonces no eres bueno haciendo cine y al revés. ¿Por qué no? Los dos universos no tienen que enfrentarse», zanja Lennie.

Cada uno de los seis episodios se ha rodado en tres días, pero antes ha habido 10 jornadas de ensayos en las que creador de la obra teatral y director de la nueva película han trabajado codo con codo. Pablo Messiez ha preparado Todo el tiempo del mundo junto a Carlos Marques-Marcet y Pascal Rambert Hermanas con Diego Postigo. En el proyecto también participan las directoras Clara Simón y Carla Roquet y actores como Carmen Machi, Ricardo Gómez, Nao Albet o Ariadna Gil. «Generar redes creativas es fundamental, sobre todo en situaciones como esta. La anterior crisis fue un momento de repensar y de resurgir, nació el Nuevo Cine Español, otras formas de producción, lugares de exhibición…», enumera Lennie. Escolar destaca la necesidad de apoyos para revitalizar la escena: «Los teatros fueron lo primero que se cerró y lo que más ha tardado en poder abrirse… Hace falta un poco de criterio y de consideración, teniendo en cuenta que la cultura es un bien de primera necesidad». A pesar de la inquietud que existe en el sector, ellas ya barajan nuevas obras para grabar en una aún hipotética segunda temporada de Escenario 0. Lennie tiene claro que en tiempos de incertidumbre no toca esperar oportunidades, sino generarlas: «Ninguna de las dos somos actrices pasivas. Nosotras tenemos una inquietud por intentar crear sinergias, es de las cosas más bonitas que podemos hacer en este oficio»

Lennie, con top de MM6 y pantalón de LOEWE, y Escolar lleva trench de LOEWE y botas altas de ALBERTA FERRETTI; sillas de L.A. STUDIO y detrás, Sincere / Non-sincere 2018, obra de Tania
Pérez. Córdova. Foto: Pablo Zamora / Estilismo: Natalia Bengoechea

Maquillaje y peluquería: Iván Gómez (X Artist Management) para Chanel y Shu Uemura. Asistentes de fotografía: Orlando Gutiérrez y Luis Iruela. Asistente de maquillaje y peluquería: Almudena Miró Azofra. Agradecimientos: Todas las obras forman parte de la exposición ‘Scratching the Surface’ de la galería Travesía 4. San Mateo, 16, 28004, Madrid. Tel.: 913 10 00 98 (travesiacuatro.com). L.A. STUDIO. Castelló 8, 28001 Madrid. Tel.: 913 65 75 66 (lastudio.es).

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa