10 trucos para decorar (bien) tu casa

El color de las habitaciones, la iluminación o los materiales que utilizamos en la decoración de nuestro hogar marcan cómo nos sentimos dentro de él. La clave es reflejar nuestra personalidad.

decoracion casa

Foto: Instagram @designsponge

Siempre se escucha aquello de que nuestra forma de vestir, dice mucho sobre nuestra personalidad. De hecho, invertimos gran parte de nuestro tiempo y dinero en estar al tanto de las nuevas tendencias, o de forma contraria, en buscar aquello que nos gusta, y que no encontramos en ninguna parte, porque ya no está de moda. Y es que más allá de lo que dicten las grandes firmas, todos sabemos que hay prendas que nos sientan mejor que otras, o con las que simplemente nos sentimos más cómodos. Pues bien, algo parecido pasa con la decoración de nuestra casa. Más allá de las fotografías que veamos en las revistas especializadas, la clave está en saber aprovechar el espacio y la estructura de nuestro hogar, para sacarle todo el partido posible, siempre teniendo en cuenta, que no se trata sólo de lucirlo con las visitas, sino de buscar el calor, la sensación de refugio.

“La casa es el lugar donde comienzan y terminan nuestros días, donde pasan muchas cosas importantes de nuestra vida y si no ocurren cosas importantes dentro de nuestro hogar, algo está fallando”, ese es el concepto que transmite Lorenzo Meazza, responsable de interiorismo de IKEA España, que explica igualmente que “en una casa comemos, dormimos, nos relajamos, trabajamos y establecemos relaciones personales y todas estas acciones son importantes para nuestro bienestar. La decoración influye en todas estas actividades, creando un entorno adecuado para que todas ellas se desarrollen con la mejor calidad. Todo está interrelacionado”. ¿Pero cuáles son las claves que debemos tener en cuenta para que nuestro hogar sea un lugar lleno de bienestar?

1. Utiliza tus propios detalles

Si algo determina que una casa se convierta en hogar son los pequeños detalles, sobre todo, rodearnos de aquellas cosas que nos traen bonitos recuerdos o nos provocan sentimientos felices. Esa es la primera idea que transmite Enric Pastor, director de la publicación AD España (Architectural Digest), decorar nuestras estancias con “las cosas que amas, las que traen buenos recuerdos. Muebles u objetos que hablen de ti y con los que te identifiques, como el primer cuadro que compraste de tu colección de arte o unas sillas que encontraste por casualidad en un brocante del sur de Francia, en un viaje, y que te costó un esfuerzo llevar a casa”. Y es que no hay nada mejor que decorar con objetos que cuenten nuestra propia historia.

2. Cuida los materiales

Poniéndonos más técnicos, una cuestión que se olvida en ocasiones, son los materiales. Al igual que sabemos que hay tejidos que hacen que nos sintamos mejor o peor con una prenda de vestir, en lo referente a nuestros muebles y complementos, pasa exactamente lo mismo. De esta forma, Enric Pastor cree determinantes los materiales que utilicemos a la hora de crear una sensación de bienestar, dando algunas ideas como el “rodearte de maderas cálidas en el suelo y los muebles, de linos y algodones en las tapicerías y de buenos mármoles y piedras en cocinas y baños”, todo lo cual ayuda mucho a encontrar el confort físico, “pero también el bienestar mental del que hablaba el diseñador Achile Castiglione”.

decoracion casa

Instagram @ikeausa

3. Aprovecha los espacios

Cada hogar, igual que cada cuerpo, tiene sus propias formas, sus curvas y sus peculiaridades. Por ello, “son importantes los espacios bien pensados, organizados, cómodos y amplios”, señala el director de AD España. No hay excusa que valga, porque incluso un piso de 30 m² puede tener una sensación de amplitud, si está bien distribuido. “En una casa grande es más fácil, el truco en una pequeña es tener las mínimas puertas posibles, para crear perspectivas y abrir el espacio disponible al máximo, y también colocar pocos muebles, pero muy grandes”.

4. La importancia del color

Un básico a la hora de personalizar un hogar es saber elegir los colores adecuados. “Puede contribuir a mejorar tu día despertar con tonos claros o pasteles, pero es algo muy subjetivo, porque una habitación pintada en gris humo o en rojo laca japonés pueden asustar en principio, pero dar un golpe de energía al estado de ánimo”, reflexiona Enric Pastor. Por supuesto, no todos los colores sientan igual a todas las habitaciones, y por ello, el experto recomienda dejar esos tonos “para espacios o habitaciones pequeñas. Como norma general, pintaría de blanco tiza (el blanco más blanco) para un look más contemporáneo o en blanco yeso para un aspecto más ajado e interesante”.

5. No olvides la iluminación

Muchas veces compramos nuestras lámparas según nos atraen sus formas o colores, pero damos poca importancia a la luz que nos aportan, cuando precisamente la iluminación es un factor clave en nuestra sensación de calor y hogar. No hay que olvidar que si trabajamos fuera de casa, nuestro momento de descanso en nuestra vivienda será por la noche, y por lo tanto, pensar qué luz nos conviene se convierte en fundamental. “Fuera luces blancas de techo y halógenos, mejor lámparas indirectas y de tonos cálidos”, apunta el experto.

6. ¿Conoces el Feng –Shui?

Se trata de una antigua disciplina cuyo objetivo es conseguir armonía, balance, belleza y buena salud en la vida y en el hogar a través de sus cinco elementos. Precisamente este arte fascina a Lorenzo Meazza, que en su trabajo como interiorista en IKEA España busca “generar armonía en el día a día de las personas pero con otros elementos. El Feng-Shui trabaja con energía, pero nosotros trabajamos con las necesidades de la gente y en el momento en el que damos solución a esas necesidades, se genera de algún modo una energía positiva”. Al final, la clave es crear una nueva sinergia entre nuestra propia energía y la que desprende nuestro hogar.

decoracion casa

Instagram @athomeinlove

7. Un alma para cada estancia

Lorenzo Meazza también insiste en que es importante que cada espacio tenga su propia alma, ya que no buscamos las mismas sensaciones en la cocina que en el dormitorio, porque para empezar tienen usos diferentes. “El salón, por ejemplo, es un espacio en el que se toman decisiones, el dormitorio es más privado, para desconectar, etc. Las soluciones de decoración te pueden ayudar a crear un equilibrio entre el factor racional y el emocional, entre la función y el alma. La cocina es un lugar donde se mira mucho la función, la prestación, es en definitiva un espacio donde todo tiene que funcionar bien”.

8. Busca la organización

La decoración no sólo debe cuidar la cuestión estética, sino también la práctica, y es que el orden también nos ayuda a sentirnos bien. “Saber organizarse es fundamental, aunque después cada uno tendrá su criterio de orden”. Y es que para esto tampoco existe una norma, y seguro que quién comparte piso sabe que cada cual tiene su propio modo de ordenar y de organizar sus cosas. “Lo mejor es que cada persona pueda encontrar una solución adaptada a su personalidad. Todo el mundo necesita un armario organizado, pero la forma de organizarlo es muy individual”.

9. Un reflejo de tu personalidad

El principal consejo que puede darte cualquier decorador es que no hay una forma correcta o incorrecta de decorar, sino que tu casa, tu espacio, tu hogar, tiene que ser una extensión de tu propia personalidad. “Una casa es tuya cuando refleja cómo eres. Al igual que en la manera de vestir, la naturalidad tiene que estar ante todo, porque la calma la encuentras en un entorno que hable de ti”, matiza Enric Pastor. Se muestra de acuerdo con esta idea Lorenzo Meazza, que afirma que es complicado aconsejar de forma general, “porque cada casa tiene valores e historias distintas. En el fondo, cada casa es como una persona y debe tener una personalidad propia y diferenciada”.

10. Aprende a cambiar según las circunstancias

Si bien es importante saber construir un hogar cuando nos mudamos al mismo, también hay que saber modificarlo, según varían nuestras circunstancias y necesidades. “Cuando hablamos de vida en el hogar existen necesidades universales, necesidades que son parecidas para todas las personas en todo el mundo y es que en el fondo, no somos tan distintos. Pero en ocasiones, esas necesidades varían en función de las situaciones de la vida en las que nos encontramos (si vivimos solos, si tenemos niños, familia, etc.). Por otra parte, una necesidad universal se va adaptando y filtrando al gusto y estilo de cada uno y en el gusto influye la cultura, el entorno urbano… En definitiva, el cómo cambia”, concluye el interiorista de IKEA.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Sábado 17 de febrero gratis con El País

    Revista S Moda