Cruella

Emma Stone, con uno de los diseños de Jenny Beavan, inspirado en los bocetos que la flanquean. Foto: Disney + / Jenny Beavan

Dentro del armario de ‘Cruella’: por qué las villanas visten mejor

De la marca ochentera BodyMap a Vivienne Westwood, la oscarizada Jenny Beavan explica las inspiraciones tras el cuidado vestuario de 'Cruella'. La película protagonizada por Emma Stone, que cuenta cómo se forjó la mala de '101 dálmatas', llega ahora a cines y Disney +.

  • Foto: Disney +

    1 de 6

    De carne y hueso. El reto de Emma Stone en Cruella (28 de mayo en cines y Disney +) es sustituir en el imaginario colectivo a la inolvidable versión animada de 1961 de 101 dálmatas y al personaje creado por Glenn Close en 1996. Como ellas, luce pelo bicolor, pero ahí acaban las similitudes, según explica Jenny Beavan, la responsable del diseño de vestuario de la película: "Esa es una historia posterior, no tiene mucho que ver con lo que contamos". Beavan reconoce que los personajes que más se inspiran en su versión animada son los de los secuaces de Cruella, Jasper y Horace (al fondo en la imagen).

  • Foto: Getty / Disney +

    2 de 6

    Del diseño de set al de vestuario. Jenny Beavan, responsable del vestuario de Cruella y ganadora de dos Oscar –por Una habitación con vistas y Mad Max: Furia en la carretera– conoció bien en sus inicios el Londres de los setenta que muestra la película. "Empecé a trabajar en ópera y ballet, hacía diseños de set y no estaba especialmente interesada en el vestuario. Pero tuve la oportunidad de ir a la India con la actriz Peggy Ashcroft para ayudar en un rodaje de Merchant Ivory [la afamada productora de Ismail Merchant y el director James Ivory] y asumieron que era diseñadora. ¡Así empezó todo!", recuerda. En la imagen, la diseñadora cuando recogió el Oscar por Mad Max: Furia en la carretera, y una de sus creaciones para Cruella.

  • Foto: Disney +

    3 de 6

    Un fiel reflejo. Stone interpreta a Estella, una aspirante a diseñadora de moda que llega al efervescente Londres de los setenta. Su vestuario refleja esa transformación, evoluciona con la historia, es tímido al principio –cuando luce una melena pelirroja, gafas y prendas que pasan desapercibidas– y exuberante después, con grandes volúmenes, bordados, el icónico pelo bicolor y prendas y maquillajes sofisticados. "Necesitaba una línea narrativa adecuada para plasmar el desarrollo de Cruella", explica Beavan.

  • Foto: Disney +

    4 de 6

    Punk y alta costura. El director, Craig Gillespie (Yo, Tonya), dice que el punk y Alexander McQueen fueron sus inspiraciones. Entre las de Beavan, ella destaca la marca ochentera BodyMap [creada por Stevie Stewart y David Holah en 1982, que configuró gran parte de la estética del movimiento de los New Romantics] y un toque Vivienne Westwood. Precisamente cuando Beavan comenzó a trabajar como diseñadora en el Londres de los setenta, Vivienne Westwood y Malcom McLaren estaban entre sus referentes, aunque no frecuentaba sus tiendas: "No podía permitirme su ropa, iba más a las colonias de artistas de los viejos muelles, un refugio para la creatividad hasta que se convirtieron en apartamentos superelegantes".

  • Foto: Jenny Beavan / Disney +

    5 de 6

    Del boceto a la realidad. Blanco, negro y rojo definen el vestuario de la protagonista, y detrás de cada personaje ha habido un estudio detallado para definir qué prendas y tejidos debía lucir. "Empleé todo tipo de materiales, no descarté nada, quería cualquier cosa que me pareciera adecuada para elaborar una prenda", afirma la diseñadora, que incluyó cuero, hombreras, apliques y prendas impactantes de grandes volúmenes en el vestuario. Roger Vivier, Christian Louboutin y Gianvito Rossi firman el calzado y Alexis Bittar –cuyos complementos han lucido Solange, Michelle Obama, Iris Apfel o Lady Gaga– es el responsable de pendientes y brazaletes. Los bocetos de Beavan muestran al detalle cuál era la estética que buscaba conseguir en sus diseños.

  • Foto: Disney +

    6 de 6

    El estilo de la baronesa. Emma Thompson interpreta a la baronesa Von Hellman, la directora de una famosa firma de moda que forja a Cruella. Según Beavan, "su ropa tiene un toque Dior". Para crearla contó con la ayuda de la patronista Jane Law: "Yo le arrojaba las telas, Jane refinaba los estilismos y decidíamos cómo podíamos encajarlo todo". Parece que las villanas, como atestigua Villanelle en Killing Eve, tienen grandes armarios. "No he visto la serie, solo diseño lo necesario para contar la historia", dice Beavan.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa