Tres cantantes patria con estilo propio

Pertenecen a generaciones distintas, pero comparten la misma pasión: enamorar a su público con sus canciones y con su puesta en escena. Son tres referentes a los que seguir.

Teresa Iturrioz

Tres mujeres con un estilo muy marcado y cuyos universos y referentes son muy dispares. Teresa Iturrioz confiesa que le fascina Carmen Miranda. «Seguro que a medio mundo le parece una hortera, pero para mí es tremendamente divertida». Mientras que para Maika Makovski, «nunca habrá nadie como los Rolling Stones». Todas componen, interpretan, actúan, cultivan otros campos y son el claro ejemplo de que la música menos comercial tiene una imagen potente en este país.

01. TERESA ITURRIOZ
La sofisticación indie

Musa de artistas, intérprete, compositora y un espectáculo de mujer. Imposible no enamorarse de ella. «Hago de todo pero todo mal. Eso sí, con mucha alegría», dice modestamente entre risas. «Solo se vive una vez y no quiero ser una amargada». Acaba de publicar un villancico, La luz del mundo, con su grupo Single, formado por Ibon Errazkin y ella, y están preparando su siguiente disco. No para. Ha montado la exposición de Javier Aramburu en la capital mientras da clases en la Universidad Politécnica de Madrid. «Es que yo soy cartógrafa». La estética de todos sus discos comienza por la portada. «Hasta ahora nos las ha hecho siempre Aramburu. Normalmente suelen ser sus dibujos. Un lujo. A partir de ahí, nos ponemos a pensar». Pero es en el escenario, en sus directos, donde reivindica su estilo. «No soy modelo de nada, pero la idea de subirme a un escenario con fantasía y un poco de brillo me gusta. Si alguien sale en vaqueros y camiseta, fenomenal si es muy mona y tiene 20 años. Pero igual ya no tienes esa edad. Entonces, échale imaginación», dice. «La clave es tener un vestido con el que te sientas estupenda y que se te olvide que lo llevas, aunque te apriete en la cintura. Sucede como con los tacones, que te sitúan en una zona de tensión, en alerta». Suele ir vestida por su amigo Carlos Díez. Cuando la vio cantando por primera vez, le preguntó si quería llevar su ropa y ella aceptó feliz. «Por la calle no voy así, pero un concierto es una oportunidad estupenda para lucir piezas maravillosa con brillos, vuelos, volúmenes. Y para jugar. Aunque creo que lo artificial es mi registro innato y lo he descubierto hace poco. Digamos que mi falta de naturalidad es natural».

Maika Makovski

Maika Makovski lleva mono de punto, camisa, sombrero y cinturón, todo de Hermès. Las botas y el colgante son de la propia artista.

Pablo Zamora

02. MAIKA MAKOVSKI
Rock en las venas

Su último disco se llama Thank You For The Boots. «El título me vino como una epifanía por unas botas que he tenido en mi poder desde los 16 años. Yo vivía en un internado y los amigos que haces allí se convierten en tu familia. Las botas de las que hablo me las regaló una amiga y se han subido conmigo a los escenarios de todo el mundo», recuerda. «Realmente es una metáfora de la amistad, porque los amigos son las suelas que te permiten caminar por terrenos por los que el pie desnudo sufriría», cuenta. Esta joven rockera underground tiene asumido que la vida de gira es muy intensa y a la hora de elegir vestuario hace un exhausto inventario. «Pienso en el número de conciertos programados para ver los tops que tengo que llevar en la maleta. Con los pantalones repito. Siempre meto zapatillas de andar por casa para cuando estoy en el hotel o en la furgoneta. Es para no sentirme tan lejos de mi hogar». Este año también ha participado en Desaparecer, el montaje teatral de Calixto Bieito. En él interpretaba temas de Lou Reed junto a Juan Echanove. «La figurinista Marian Colomina me dio un maravilloso vestido de novia hecho por Cortana. Era de seda, y el peso y el tacto resultaban increíbles. Bueno, y hacer de la mujer muerta de Juan Echanove también», dice entre risas. Admite que nunca saldría con una minifalda y que cuando se cortó el pelo como un chico le cambió la manera de verse a sí misma. «Era más masculina. Pero ahora apuesto más por los tops cortos. Mi último trabajo es más optimista y se nota en la ropa que llevo».

Elena Miquel

Elena Miquel lleva jersey de punto, falda asimétrica de cuero y zapatos, todo de Sportmax; pulsera de Hermès.

Pablo Zamora

03. HELENA MIQUEL
La dulzura más pop

Este año ha participado en dos cortometrajes, acaba de terminar de grabar su último disco con su grupo Delafé y Las Flores Azules y continúa con su otra formación, Élena. Además, le da tiempo a diseñar su propio vestuario para sus actuaciones. «Me gusta mucho la moda. Hago mis diseños, pero no tengo ni idea de dibujar. Se lo explico todo a dos creadoras de Barcelona que son capaces de hacer lo que tengo en la cabeza y mejorarlo. Una es la diseñadora de la línea Ruthaurora María (los nombres de sus abuelas) y la otra es la de Laura Torroba». La última vez les dijo que quería algo parecido a unos pantalones de un traje de torero, «y eso me hicieron. Con el talle muy alto». Le da muchas vueltas a la estética de cada disco. «Aún estoy buscando qué llevaremos en la siguiente gira. Me gusta que lo que vistamos en el escenario transmita algo parecido a la esencia del disco. Pero es muy complicado cuando le tengo que decir a un músico que por favor no se ponga esa camiseta tan horrible que lleva» (Ríe). Con Élena saca a relucir su lado más sensual. «Tanto en el modo de vestir como en el de interpretar. Las melodías son más sosegadas y me permiten ir con ropa ceñida, pues no me incitan a bailar como una loca».

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa