Traci Lords: «El sexo online es muy violento. He dejado de ver porno»

Hablamos con la icónica actriz sobre educación sexual, feminismo, Trump y su amigo Johnny Depp.

Traci Lords

La actriz Traci Lords. Foto: Getty

Controvertida estrella del porno en los 80, musa de John Waters, diseñadora, cantante, actriz televisiva… Reinventándose una y otra vez, Traci Lords (Ohio, 1968), que confiesa a los 50 estar en el mejor momento de su vida, no ha perdido su faceta más reivindicativa, como parte activa del movimiento #metoo.

Usted se hizo muy famosa por haber rodado películas porno siendo menor de edad. Aquello quedó atrás, pero, ¿qué piensa del porno actual que se consume por Internet, cree que hay un tipo de porno que fomenta el abuso sobre las mujeres?

No sé cómo es el porno actual porque he dejado veo porno y no he estado en ese negocio desde hace unos 30 años, cuando era una niña. Pero sí que lo leo en artículos y lo escucho en conversaciones. Creo que el sexo online es muy violento. Me pregunto por qué alguien querría ver a una mujer en una situación de abuso. No puedo entenderlo, es terrible.

¿Y qué le diría a los que consumen ese tipo de porno violento?

Les diría que no lo vean. No creo que Internet sea la mejor manera para aprender sobre sexualidad. Cuando crecemos existe la curiosidad, claro, pero nosotros, sin Internet, también éramos curiosos, pero nos íbamos detrás de un coche, nos cogíamos de las manos, descubríamos la sexualidad… Poder ver este tipo de porno en Internet no creo que esté bien. Este tipo de relaciones sexuales con abuso, o cualquier situación con abuso del tipo que sea tendría que desaparecer.

¿Qué le indigna más de la sociedad actual?

(se lo piensa) Lo que más me indigna es todo lo que está pasando con las víctimas de asaltos sexuales y de mujeres maltratadas. Me gustaría que el movimiento #metoo se viese más, que creciese, que todo el mundo se lo tomase realmente en serio. La actitud de la gente hacía los que sufren algún tipo de abuso debería cambiar y todo el mundo debería estar protegido.

Contó en sus memorias en 2003 que fue violada de niña. Desde su experiencia, ¿cree que es necesario que las mujeres no callen, que el movimiento #metoo se radicalice?

El problema es que cada historia es diferente y que cada uno tiene su propia interpretación. En EE UU las mujeres han compartido sus historias con diferentes hashtags en Twitter. Hace unas semanas, por ejemplo, hubo mujeres que contaron los abusos que sufrieron por parte del candidato a la Corte Suprema [Brett Kavanaugh]. El testimonio de la doctora [Christine Blasey] Ford fue impresionante [acusó al candidato de Donald Trump de agresión sexual y física]. Creí su testimonio completamente. No sabemos quien miente, pero, fuera cierto o no, él consiguió el escaño.

Y cuando vio que Kavanaugh consiguió el ascenso, a pesar de las denuncias, ¿qué pensó?

Pensé: ‘¿Para qué ha servido todo esto? ‘. Si algo me pone furiosa es ver a alguien en una posición de poder que no se merece. Cuando le vi hablar por televisión pensé que el tono que usó no estaba justificado, que se enfadara, porque, aunque fuera mentira, al verle con esa actitud, me reafirmé en que no era la persona correcta para ocupar ese cargo. Estamos sufriendo mucho en EE UU, mucho (se ríe). Te das cuenta de que para muchas personas lo que debería ser importante no lo es para nada. Los seres humanos son más importantes que el dinero, que las corporaciones. Deberíamos proteger el entorno, tener una mayor calidad de vida, cuidar de nuestros hijos…

Con todo lo que ha pasado, ¿por qué no logran echar a Donald Trump?

(se ríe) Lo intentamos. Pero no creo que vaya a pasar. Yo no voté a Trump. Cuando ganó pensé que cambiaría, que habría un momento de inspiración divina, que haría cosas buenas para la gente, que vería a ese ‘líder de la gente’ como dice él que es, pero no lo he visto. Trump es todo ‘bla, bla, bla…’, pero hacer no hace nada, no veo los resultados.

¿Cree que ahora hay menos libertad que en los años 80 y 90?

No veo falta de libertad. Sé que la gente tiene miedo a que puedan recortar las libertades, pero con las redes sociales, con Internet, un artista puede ahora alzar la voz más que nunca. Eso no significa que no vaya a haber alguien que pueda silenciarte. Entre las minorías, entre las mujeres… hay muchos guerreros y guerreras, personas apasionadas que quieren cambiar las cosas a mejor y creo que, poco a poco, iremos viendo cómo crece más. No me siento decepcionada ni derrotada por ello.

Y entonces, ¿qué echa de menos de aquellos años?

Echo de menos la música. ¡AC/DC! (se ríe) Veo que tú también echas de menos la buena música (señala mi camiseta de AC/DC). De los 90 echo de menos que todo era más divertido, más frívolo, claro. Pero políticamente hablando, si echas la vista atrás, tampoco era tan bueno todo, pero no lo sabíamos, se compartían menos las noticias. Ahora todo lo tienes en todos los lados (se ríe).

Traci Lords

Traci Lords en una imagen de 1995. Foto: Getty

Usted que es amiga de Johnny Depp, con el que coincidió en la comedia de John Waters, Cry-Baby (El lágrima), de 1990, ¿qué pensó cuando fue acusado de abuso doméstico por parte de su mujer, Amber Heard?

He leído muchas historias, pero no conozco bien qué pasó. Si te puedo decir que me sorprendió bastante porque el Johnny Depp con el que trabajé no era así. También es verdad que hace cuatro o cinco años que no le veo, pero siempre ha sido un tipo muy amable, maravilloso. No sé qué habrá pasado, pero espero que, sea lo que sea… a ver como digo esto (se lo piensa). Hace unas semanas estuve en el ‘Campamento John Waters’, en el que John es el monitor y puedes irte con él de acampada. Le pregunté sobre este asunto, qué le había pasado. Aunque había contado en la revista Rolling Stone que había vuelto a beber, John me recordó que, aunque bebíamos champán e íbamos a fiestas, nunca vio a Johnny enfadado. Aunque, claro, eso tampoco significaba que no pudiera comportarse así.

Hablando de John Waters, fue él el que le puso el mejor apodo de su carrera: “Sexual Terrorist” (terrorista sexual). ¿Qué pensó cuando le llamó por primera vez así?

(se ríe) Me reí mucho cuando me lo dijo. Es extraño de escuchar, ¿sabes?: “Terrorista Sexual”. Aparece al comienzo de mi biografía. La verdad es que es una manera maravillosa de intimidar a los hombres (risas).

¿Qué hombres y mujeres le han inspirado en la vida?

Mi padre al final de su vida fue una gran inspiración para mí, porque no le conocía demasiado. Mis padres se separaron cuando era muy joven y siempre pensé que mi padre era de cierta manera. Cuando falleció en enero pasado me di cuenta de la persona que me había perdido. Fue muy triste.… Los niños también me inspiran.

¿Su hijo le ha cambiado la vida?

Sí, mi hijo, que ahora tiene 11 años, me ha cambiado la vida. Todo esto (señala alrededor) es tan importante porque ellos van a heredar este mundo.

¿En qué valores ha educado a su hijo?

Desde que era pequeño a mi hijo siempre le he enseñado que respete a las mujeres y siempre ha visto en mí lo que significa ser una mujer fuerte. Le he dicho que tiene que tener mucho, mucho cuidado. No hacer cosas que la gente no quiera hacer. Desde que era muy pequeño me pregunta cosas, y a mí, que me han pasado muchas cosas cuando era niña porque era muy vulnerable, le digo que si se siente vulnerable que hable conmigo, sin problemas. Como hombre caucásico creciendo en EE UU es importante tener este tipo de conversaciones. Es complicado explicarle todos estos peligros.

¿Si hubiera sido una chica le hubiera educado de manera diferente?

(resopla sonriendo) Seguro que hubiera sido distinto, porque las chicas somos distintas. Mi marido [el actor y productor Jeff Gruenewald, con el que se casó en 2002] me dice que de haber tenido una chica sería de aquellos que salen al porche con una escopeta diciendo: ‘¡Aléjate de mi hija!’ (risas).

Echando la vista atrás, ¿cuándo se ha sentido más usted misma?

Ahora mismo. Al final he aterrizado (se ríe). Di muchas vueltas (mueve las manos como si fuera un avión) y, al final, ya estoy aquí (risas).

¿Cambiaría algo de su pasado, se arrepiente de algo?

Cuando miro atrás y veo todas esas cosas que me hicieron daño, lo pienso… (resopla) y me digo: ‘Ojalá no hubiese pasado’. Pero tenemos las herramientas para aprender a crecer y para ser la inspiración para otras personas. Hay cosas que quiero olvidar, como el hecho de haber sido violada de niña, ninguna mujer quiere eso, pero no puedo evitar pensar que si estoy aquí es en parte gracias a todo lo que me pasó.

Traci Lords

Cartel de una de las películas protagonizadas por Traci Lords. Foto: Cordon Press

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa