Topshop viste a los parados británicos

La cadena de ropa colabora con las oficinas de empleo de Gran Bretaña

topshopnoticia1

Foto: Getty

Una clienta está recogiendo las prendas que había dejado apartadas en una de las tiendas de Topshop en Londres. Unos pitillos, una camisa vaquera, un suéter con tachuelas, botines negros de piel  y una cazadora militar. Uniforme trendy por un unos 280 euros. Hasta aquí una escena habitual en un comercio. Pero llega el momento de pagar y en lugar de sacar una tarjeta de crédito, la compradora entrega un recibo de su Jobcentre Plus, el equivalente británico de la oficina del Inem.

Así es. Las oficinas de empleo de Gran Bretaña subvencionan el vestuario de desempleados. Concretamente, les ofrecen la posibilidad de ir de compras antes de una entrevista de trabajo. Y si consiguen el puesto, hacerse con otro look para la labor diaria.

Ana (prefiere no decir su apellido), se hizo con las prendas enumeradas arriba después de que se lo propusieran en su oficina local. Esta española de 30 años aterrizó a Londres hace dos después de que perdiera su puesto en una televisión local. Ha estado trabajando aquí y allá, en hostelería y comercio. Hace seis meses se le acabó el contrato en la tienda donde trabajaba. Cuando consiguió una entrevista para la parte de hostelería de un centro cultural en la oficina  le comentaron que podía solicitar dinero para ropa. “Me lo ofrecieron allí mismo. Yo ni sabía que existía la posibilidad”, comenta aún incrédula. En el momento en el que le hicieron la oferta laboral recibió otra asignación de unos 185 euros y volvió a Topshop para comprar otros vaqueros negros, una blusa con lazada al cuello (muy Saint Laurent) y unas botas forro de borrego. El importe total de la asignación: 465 euros. Y el vestuario otoñal, solucionado.

topshopnoticia2

Interior de una de las tiendas

Getty

Los job centres británicos mantienen un acuerdo con Arcadia, el grupo textil al que pertenecen Topshop, Topman, Dorothy Perkins o Miss Selfridge. En un principio, las encargadas deben recomendar trajes de chaqueta y camisas clásicas para las entrevistas. Pero como no todo el mundo opta a un trabajo de oficina, son flexibles. En otras industrias no hay necesidad de vestirse de manera formal y esta posibilidad se agarran muchos desempleados con vale, que prefieren llevarse un estilismo casual a lo Alison Mosshart que el típico combo de pantalones negros y camisa de rayas. También es cierto que muchas vendedoras ni preguntan al apartar las prendas que se elige el interesado. El paso final es que la persona responsable en la oficina de empleo autorice la compra y el desempleado (o el que acaba de dejar de serlo) solo tiene que volver a la tienda a recoger con su vale en la mano.

Esta iniciativa es parte de Flexible Support Fund, unos fondos gubernamentales que desde 2011 otorgan libertad a cada Job Centre para ayudar a cada individuo a conseguir trabajo de la manera que consideren más beneficiosa. En algunos casos sufragando ropa y otras veces material de trabajo, formación o costes de desplazamiento. El gobierno británico ha destinado unos 147 millones de libras (alrededor de 180 millones de euros) para este poco publicitado plan nacional.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Este sábado 18 de noviembre gratis con El País

    Revista S Moda