Topshop, mecenas de jóvenes talentos

Es la única cadena de gran consumo que desfila en la semana de la moda de Londres. Pionera en la comercialización de colecciones de creadores emergentes, se ha ganado el respeto de la industria.

Topshop

Este mes saldrá a la venta la colección que J. W. Anderson ha realizado en colaboración con Topshop. Kate Phelan, directora creativa de la firma desde finales de 2011 y antigua directora de Moda de la edición inglesa de Vogue, se deshace en elogios al hablar del diseñador irlandés. «Será el próximo nombre a tener en cuenta. Es joven, un auténtico visionario y tiene un gran olfato para detectar tendencias», explica a S Moda desde la oficina central en Londres. Allí todo el equipo espera repetir el éxito logrado con Mary Katrantzou: cuando la línea de la diseñadora griega afincada en Londres se puso a la venta online, a las seis de la mañana del pasado 19 de febrero, casi el cien por cien de las prendas se vendió en apenas tres horas.

Las colaboraciones con talentos emergentes comenzaron hace más de una década. Desde 2011, Topshop patrocina New Generation (NEWGEN) junto con el Consejo Británico de la Moda (BFC, por sus siglas en inglés), organismo que promueve a diseñadores británicos en el mercado mundial. Este proyecto –por el que han pasado McQueen, Jonathan Saunders, Peter Pilotto o Christopher Kane– ofrece a los elegidos (13 cada año) la posibilidad de participar en encuentros con compradores y expertos en moda. De los 13 afortunados solo tres verán sus colecciones desfilar en la London Fashion Week el próximo septiembre.

Tras más de 18 años trabajando en prensa femenina, Phelan se declara una auténtica creyente del talento británico. «Me siento orgullosa de ofrecer a jóvenes como Anderson una plataforma para crecer», dice. «Que hoy una firma emplee su tiempo y dinero en esta causa es un acto de valentía, ya que no es algo que interese en el plano comercial». Como Phelan, la directora de Marketing, Sheena Sauvaire, proclama con orgullo que ellos fueron los primeros en apostar por este tipo de iniciativas: «Nos gusta pensar que estamos democratizando la moda».

«Nuestra relación con los diseñadores y con la semana de la moda nos otorga una autoridad incuestionable», asegura Phelan. No en vano Topshop es la única firma –de las conocidas como marcas de gran consumo– que tiene su propio desfile desde 2005 en el calendario de la London Fashion Week. En la primera fila se amontonan algunas de las caras más conocidas del circuito, tanto musas de estilo (Poppy Delevigne, Alexa Chung, Olivia Palermo o Pixie Geldof) como gigantes de la industria (como Anna Wintour).

Detrás del éxito del estilo irreverente de la línea Unique se esconde un equipo de 35 diseñadores, con edades que oscilan entre los 20 y los 40 años. Este mismo grupo de creativos es el que se encarga del resto de las colecciones. Un trabajo enorme si tenemos en cuenta que cada semana el buque insignia de la firma, situado en Oxford Circus, recibe 300 prendas nuevas. Una entrega que espera venderse por completo en una semana. Como comenta la creativa, si una prenda no se vende en siete días, es que algo no ha ido bien. «Creemos en la filosofía del everything must go (en español, todo debe venderse)». Objetivo no demasiado complicado teniendo en cuenta a los 250.000 parroquianos que se acercan a comprar, solo a la tienda de Oxford Street, cada semana, o a los casi dos millones de usuarios que entran en topshop.com a lo largo de siete días.

«Perdona, ¿dónde está Topshop?». Los londinenses que viven cerca de Oxford Street están acostumbrados a esta pregunta. Turistas de todas las edades se ven atraídas por el magnetismo que ejercen los casi 9.000 metros cuadrados, divididos en cinco plantas, que dan forma a la tienda de referencia de Topshop, situada a escasos metros de la estación de Oxford Circus. «Cuando la gente viene de visita, empieza el recorrido en el Palacio de Buckingham y lo termina en Topshop», comenta Sauvaire. Además de ropa y complementos, este macroespacio tiene restaurante, salón de belleza, barra de degustación de cupcakes y personal shopper, un servicio personalizado que han utilizado Rihanna, Beyoncé o Michelle Williams. Ahora el objetivo es, según Sauvaire, «llevar un pedazo de Londres» a otras ciudades, como São Paulo (tienda recién inaugurada), Sidney (el próximo octubre) y Los Ángeles (en la primavera de 2013).

Topshop

Sala de patronaje de la oficina central de la marca en Londres.

Jorge Monedero

Topshop

Tejidos de la colección primavera-verano 2012.

Jorge Monedero

Topshop

Jorge Monedero

Topshop

Detalle del taller del equipo creativo en Londres.

Jorge Monedero

Topshop

Diseñadora del equipo de creativos de Unique Topshop.

Jorge Monedero

Topshop

Buque insignia de Topshop, en Oxford Street, Londres.

D.R.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa