Hombros

«Tengas la edad que tengas tus hombros siempre estarán bien» o cómo el consejo de Donna Karan a Hillary Clinton vuelve a ser tendencia

La máxima de los noventa se actualiza en tiempos de videollamadas: los hombros siempre son atractivos y ahora, además, se verán mucho en Zoom.

  • Foto: instagram @pernilleteisbaek

    1 de 10

    Le contaba hace unos años Hillary Clinton a Lena Dunham, en su extinta Lenny Letter, el consejo que le había dado su amiga Donna Karan en los noventa: “No importa tu edad o tu talla, tus hombros siempre se verán bien”. La enseñanza de la diseñadora ayudó a la entonces Primera Dama a atreverse con uno de los vestidos más celebres de cuantos han pasado por la Casa Blanca: el modelo de punto, con hombros al aire que Clinton lució en su primera cena de estado.

    Aquella lección se recupera ahora rescatando otra prenda de la década: el bandeau, una pieza más exhibicionista que el vestido de la política, pero que se adapta muy bien en un mundo confinado en el que todos los planos son cortos (cortesía de Zoom). Su auge en Instagram ha sido notable en las últimas semanas.

    En la imagen de arriba, Pernille Teisbaek con un top palabra de honor vaquero con botones de strass que hubiera hecho las delicias de la Britney Spears de 1999. Este es de Ganni (225 euros).

  • Foto: Ben parks / realización Natalia bengoechea

    2 de 10

    La modelo lleva top (1.490 euros) y falda (2.960), ambos de Givenchy.

  • Foto: dr

    3 de 10

    La alternativa más minimalista, en algodón, de Khaite (630 euros en MyTheresa.com).

  • Foto: imaxtree

    4 de 10

    No podría calificarse de furor, sino de tímida aparición, pero el top palabra de honor ya hizo acto de presencia entre las colecciones primavera-verano 2020. En la imagen: Ann Demeulemeester, Chloé y Givenchy (pero también fue visto en otras firmas como Balmain o Dior).

  • Foto: dr

    5 de 10

    Con volumen, de Zara (17,95 euros).

  • Foto: getty images

    6 de 10

    Sarah Jessica Parker se entregó con ganas al bandeau, que se ponía tanto con falda como con pantalón (pero siempre dejando un pedazo de abdomen a la vista). Y no fue la única fan de la prenda: otros iconos del momento como Jennifer Aniston o Victoria Beckham (que entonces era simplemente la ‘posh Spice’) también le declararon su amor a finales de los años noventa.

    El trozo de tela tenía todo lo que se podía pedir por aquel entonces a una prenda: era fácil, minimalista y muy sexy.

  • Foto: getty images

    7 de 10

    También a finales de los años noventa Kate Moss lo lucía como mandaba la tendencia: combinado con el bolso Baguette de Fendi debajo del brazo y la melena natural.

  • Foto: getty images

    8 de 10

    En la colección primavera-verano 1998 de Prada se convirtió en una de las prendas estrella de la temporada. Junto a otras piezas como la falda lápiz o el pantalón pirata, las propuestas de Miuccia tuvieron gran resonancia mucho más allá de la pasarela.

  • Foto: dr

    9 de 10

    De lana merino y también con botones, de Sies Marjan (364 euros en Net-a-porter.com).

  • Foto: instagram @emilisindlev

    10 de 10

    ¿Sobrevivirá la prenda más allá de la anécdota de cuarentena? Tiene papeletas para ello porque funciona igualmente bajo una chaqueta o sobre una camiseta. Eso sí, hay una lección que ya nos traemos aprendida de los noventa: los tirantes transparentes (pese a lo que pueda indicar su nombre) no son invisibles.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa