Tess Hollyday

Tess Hollyday con el vestido en los Grammy y varias modelos con el vestido viral del verano. Foto: Getty/ Instagram

Tess Holliday y el doble rasero con las mujeres gordas del vestido viral de fresas

"Me encanta que este vestido me metiese en las listas de peor vestidas cuando lo llevé en enero para los Grammy, pero ahora porque un grupo de personas delgadas lo llevan en TikTok, a todos os encanta", dice la modelo de tallas grandes sobre el paradigmático caso del vestido viral del verano en EE UU.

«Me encanta que este vestido me metiese en las listas de peor vestidas cuando lo llevé en enero para los Grammy, pero ahora porque un grupo de personas delgadas lo llevan en TikTok, a todos os encanta. 🤷🏻‍♀️ «. Con un contundente post, Tess Holliday, una de las modelos de tallas grandes más influyentes de la industria, ha abierto el  del doble rasero del éxito en la moda: ¿triunfan determinadas tendencias porque, simplemente, lo llevan las delgadas? Ahí está el ejército de supermodelos a lo Bella Hadid y sus barrigas ultraplanas intentando poner de moda, de nuevo, el temido pantalón de tiro bajo como prueba más fehaciente y, en esta caso, una paradigmática situación que ha denunciado uno de los nombres más poderosos en el universo de las tallas grandes.

En enero, Holliday lució un vestido rosa de tul con frambuesas de la firma Lirika Matoshi para los premios Grammy. Según defiende en su post, la criticaron por todas partes, inundaron sus redes de mensajes directos cargados de insultos y la metieron en listas de las peor vestidas de la gala. Siete meses después, el destino ha querido que ese mismo vestido por el que tantas críticas recibió ahora sea uno de los más venerados en Tik Tok. Básicamente, el vestido de frambuesas de 490 dólares se ha convertido en el vestido viral del verano. Lo dice Refinery 29 y lo ha confirmado hasta The New York Times que ayer le dedicó un artículo laudatorio sobre la inesperada fama del vestido de frambuesas.

«Con su superposición de tules en rosa pastel, escote pronunciado y mangas ligeramente abullonadas, parece algo que María Antonieta llevaría si fuera una influencer moderna», dicen en el rotativo, y añaden que si bien el vestido de fresa puede no haber logrado la ubicuidad del famoso vestido viral de Zara del verano pasado (cuesta 10 veces más), su influencia en Tik Tok es abrumadora, «donde las usuarias alternativamente codician, brincan o repudian al vestido de volantes. El lema común vendría a ser: Este vestido vive gratis en mi cabeza«.

El vestido es tan ubicuo en EEUU que ya se han generado memes que lo parodian, la gente se graba haciendo unboxings de pedidos, existen copias e imitaciones AliExpress o Amazon y hasta hay artículos escritos por novios que dicen que el modelo está a punto de «acabar con su relación».

El caso de las tendencias que solo triunfan con personas delgadas es un debate muy extendido que se reproduce cíclicamente en redes, especialmente cada vez que Kendall Jenner o Bella Hadid son cazadas con microtops o luciendo abdominales de acero. Hace unas semanas, un tuit se viralizó cuando una usuaria de Twitter puso énfasis en una foto en la que aparecían dos mujeres de talla grande con bermudas y camiseta de algodón: «Un tuit riéndose de estas mujeres tiene cien mil ‘me gusta’ pero juraría que si Bella Hadid llevase exactamente este conjunto estaría en un millón de pizarras de pinterest diciendo ’80’s casual inspo’ porque, como siempre, la moda se juzga exclusivamente por los cuerpos que la visten«.

«Las mujeres delgadas con ropa ajustada están empoderadas para recuperar su sexualidad; las mujeres gordas con ropa ajustada son criticadas por ser demasiado sexuales. Las mujeres delgadas con ropa atlética holgada son celebradas por pasar desapercibidas; las mujeres gordas en ropa deportiva holgada son reprendidas por ser descuidadas y desaliñadas. Las mujeres delgadas con blazers de gran tamaño son adoradas por jugar con la androginia; las mujeres gordas con blazers de gran tamaño son criticadas por rechazar la feminidad», apuntaban respecto a este doble rasero en Las tendencias son solo para los cuerpos delgados en Instyle.

¿Por qué no vivió gratis en las cabezas de las tiktokers el vestido de tul de fresas cuando lo lució Tess Holliday en los Grammy? Aunque ella lo vistió antes de la pandemia y antes de que el cottagecore nos invadiera, como dice Vogue, por consecuenca del impacto del coronavirus y las ganas que tenemos de lo bucólico y pastoril en nuestra vida (ahí está el disco de Taylor Swift, con canciones perfectas para el otoño, triunfando en pleno verano), es bastante paradigmático que solo se haya puesto de moda a raíz de que lo luzcan personas delgadas. Lo sentencia la propia Hollyday: «En resumen, nuestra sociedad odia a los gordos, especialmente cuando estamos ganando».

 

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa