Ally McBeal está de moda: vuelve el traje con minifalda

La pasarela (y Beyoncé) lo tienen claro: las minifaldas se llevan a juego como esos trajes con los que Calista Flockhart revolucionó los juzgados a finales de los 90.

Beyoncé

Tacones, chaqueta ejecutiva y minifalda irreverente a juego. Instagram no llegó a vivir aquellos uniformes que inmortalizaron a Ally McBeal, pero Beyoncé nos sirve de homenaje. A tenor de una de las últimas fotos que ha subido a esta red social, la cantante bien podría ser el alter ego (estilísticamente hablando) de la abogada de ficción más popular de finales de los 90. Además, ambas nos sirven de avanzadilla para una de las tendencias más potentes del próximo otoño.

La pasarela ha hablado. Como Beyoncé, la temporada quiere a Ally McBeal con aquellos estilismos de oficina que popularizaron en su día Calvin Klein o Donna Karan. Esos que cambiaron la figura exagerada de los ochenta, de las hombreras exageradas de Tess McGill en Armas de mujer a siluetas más minimalistas, materiales preciados como el cashmere, dobladillos más cortos y en general, bastantes menos metros de tela.

ally

Fotograma de la exitosa serie ‘Ally McBeal’, con Calista Flockhart.

Dejando de lado el famoso traje de McBeal en color lavanda, los diseñadores se decantan más por sus conjuntos oscuros, como sucede con Michael Kors. Su colección combina minifaldas y chaquetas con jerséis y camisas de tonos más claros, para contrarrestar. En color blanco y con un aire punk, Alexander Wang también acude a ellas esta temporada.

mini-falda-pasarela

Los trajes chaqueta más neutros son de Michael Kors y Alexander Wang. Foto: Imaxtree

El resto de propuestas se ha inundado completamente por los estampados. Las flores de Michael Kors son el patrón menos repetido. Los demás han acudido a motivos gráficos como los ‘cristales de ventana’ de las chaquetas y faldas de Courrèges, los cuadros de Jason Wu o los dibujos geométricos que imprimen los trajes de Tory Burch. Hay alturas de chaqueta para todos los gustos, pero se imponen las longitudes más cortas combinadas con jerséis de cuello alto, como ya se ha percatado el low-cost. Zara incluye tweed y ante en su lookbook para este tipo de trajes, y Mango hace lo propio con algún estilismo que parece sacado de la película Fuera de onda.

trajes-pasarela

Michael Kors, Courrèges, Tory Burch, Jason Wu otoño/invierno 2016. Foto: Imaxtree

minifalda-low-cost

Propuestas ‘low-cost’ de Zara (a ambos lados) y Mango (en el centro) Foto: Zara/Mango

Queda claro que Ally McBeal es uno de los referentes estilísticos del otoño, pero con ella las minifaldas son algo más que esas bonitas prendas colgadas en el armario. “¿Cuándo una falda no es simplemente una falda? Cuando la lleva Ally McBeal” recogía en un artículo de 1998 The Baltimore Sun. El diario estadounidense daba una muestra de los ríos de tinta que han hecho correr las faldas de la abogada. Las mismas que le llevaron a la cárcel en la segunda temporada y que contribuyeron a elevarla (para algunos) al podio del antifeminismo. Su cota máxima llegó con la portada de la revista Time en junio de 1998. Su retrato aparecía junto a los de Susan B. Anthony, Betty Friedan, Gloria Steinem y un rótulo en grande preguntando: “¿Está muerto el feminismo?” La conducta del personaje en su vida profesional y privada, junto con frases como que no quería “ser conocida como la abogada que permitió al jurado decirle cómo vestir” o tampoco “cambiar el mundo, me quiero casar primero” acabaron por abrir un debate sobre si Ally McBeal podría considerarse realmente un modelo a seguir. Casi dos décadas después, la máxima exponente del feminismo pop, quiere recuperar su estilo.

Beyoncé

Portada de la revista ‘Time’ con Ally McBeal en portada (1998).

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa