Te pongas lo que te pongas, lleva debajo una camisa

Louis Vuitton, Prada, Dior o Céline dibujan la silueta que triunfará la próxima temporada y que ya se ha convertido en tendencia este verano: superponer vestidos, monos o tops a camisas clásicas.

cover

Si hace un par de otoños era prácticamente impensable atreverse con un vestido lencero sin llevar debajo un jersey de cuello vuelto, la próxima temporada será la camisa la encargada de tomarle el relevo. Llevaremos camisas debajo de los vestidos. Llevaremos camisas debajo de los monos. Llevaremos camisas debajo de cualquier cosa que nos pongamos. La razón de ser de esta tendencia no obedece a una razón tan lógica como protegernos del frío cuando la fiebre por lo grunge dictaba salir a la calle con una suerte de salto de cama en pleno enero. El encumbramiento de la fórmula camisa + vestido tiene que ver con algo menos práctico pero mucho más simple: lo dicen los diseñadores. Y punto.

Esta tendencia es una de las apuestas más claras de las grandes firmas de cara al (aún lejano) regreso del frío. Pero ya vive su momento de éxito este verano. Hizo su incursión en las colecciones primaverales de diseñadores como Karen Walker, DKNY o Au Jour Le Jour y se ha colado entre las propuestas que retailers como Zara han ideado para esta temporada.

Apuntarse al carro es tan sencillo como combinar una camisa con vestidos (rectos o acampanados), monos (cortos o largos) o tops (mejor si son de tirantes). No hay que invertir en prendas específicas ni comerse mucho la cabeza. Eso sí, nada tiene que ver con aquella manía que les entró a las celebrities de ponerse una camisa blanca debajo de vestidos de noche y de diseños palabra de honor. Tampoco vale mezclar petos o pichis con camisetas básicas de manga corta como se ha hecho toda la vida. Los tiros van por darle nuevos aires a la clásica camisa de botones y cuellos y combinarla de forma inesperada.

tendencia camisa y vestido

Las propuestas para el próximo invierno de Prada y Miu Miu y uno de los looks de la colección Resort 2016 de Dior (centro).

InDigital

Miuccia Prada, una de las principales impulsoras de esta mezcla, lo hace muy bien en su propuesta para Prada y Miu Miu. La diseñadora superpone románticos vestidos de escote tulipán a camisas de manga acampanada en su colección para la enseña italiana y combina diseños rectos con blusas de manga larga en su propuesta para la hermana pequeña de la casa. Phoebe Philo, la otra máquina de crear hits a pesar de lo complicado de algunas de sus creaciones, también aprovechó la colección prefall 2015 de Céline para anunciar que el dúo camisa-vestido será inseparable en los próximos meses. La diseñadora se marcó varios looks protagonizados por camisas deconstruídas sobre las que descansaban maxivestidos y monos midi.

Las colecciones crucero 2016 llegaron hace unos días para confirmar el éxito de esta silueta. Nicolas Ghesquière se apuntó a la camisas desestructuradas debajo de monos y tops en su colección Resort para Louis Vuitton y Raf Simons hizo lo propio para Dior con un toque distinto: top ajustado de manga larga mejor que una clásica camisa.

Para adaptar la tendencia a la vida real lo más efectivo es que una de las dos prendas sea lisa (la mayoría de las propuestas siguen esta regla) y elegir, de todas las combinaciones posibles, las protagonizadas por minivestidos o monos de corte sencillo. Las mezclas con top y pantalón culotte, mejor dejárselas, de momento, a las modelos de Phoebe Philo, Nicolas Ghesquière o Miuccia Prada.

tendencia camisa y vestido

Las camisas deconstruídas de Louis Vuitton (Resort 2016) y Céline Pre-Fall 2015.

InDigital/Céline

tendencia camisa y vestido

En versión top, la propuesta de Prada y Louis Vuitton.

InDigital

tendencia camisa y vestido

Camisas deconstruídas bajo los maxivestidos de Céline.

Céline

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa