Taylor Momsen, porque el mundo la hizo así

La cantante nos contó en Madrid que en temas de estilo y trabajo lo tiene todo muy claro.

Taylor Momsen

Foto: Rubén Vega

Cuando eres una trintañera fan confesa de Gossip Girl, enfrentarte a una de las estrellas adolescentes supone todo un reto. ¡Era Taylor Momsen! ¡Iba a entrevistar a Little J! Pero lo que allí me encontré no fue una joven y prometedora actriz sino a la cantante de The Pretty Reckless, una banda de rock que nada tiene que ver con las correrías de un grupo de niños pijos por el Upper East Side neoyorquino. ¿Decepcionada? No, pero siempre sorprendida.

Llega al hotel como una exhalación, con cara de pocos amigos y dos maletas enormes llenas de ropa. “Vivo de gira, ¿sabes?”, nos explica. Viene acompañada de su manager, de Nick Carbone (su batería y clon de Robert Smith) y una amiga de Nueva York que hace las veces de ayuda de cámara. Está ya completamente maquillada y lo que más le preocupa es que sus extensiones oxigenadas estén peinadas como ella quiere (“ayer en otra sesión de fotos tuve que echar a la peluquera porque no tenía ni idea”). Desde luego que la niña sabe lo que quiere. Y, además de un peinado concreto, también tiene claro que Gossip Girl no es su futuro.

¿Qué se siente al ser una estrella del rock? 
No sé si soy tanto como 'estrella' pero me encanta la música. Es lo que siempre he querido hacer y por fin puedo llevarlo a cabo. Me encanta esta vida, es la que quiero llevar. 

¿No echas nada de menos la actuación? 
Parece que el plató de Gossip Girl es el sueño de toda chica… En absoluto. No tengo pensado volver a actuar próximamente, mi vida es mi banda. 

¿Qué debe esperar la gente cuando va a ir a un concierto de The Pretty Reckless? 
Mucha acción. Yo lo doy todo en el escenario, no me da miedo nada, ni siquiera hacerme daño (los moratones en sus muslos, que enseña orgullosa como heridas de guerra, dan fe de ello). 

Tienes solo 19 años. ¿No te pones un poco nerviosa antes de salir en directo? 
No porque me encanta, es mi hábitat natural. 

Echando la vista cuatro años atrás, ¿ha cambiado mucho tu vida?
Absolutamente. Yo antes era actriz y ahora me dedico a la música. Es una locura. Pero la clase de locura en la cual me gusta verme inmersa.

¿Cómo te ves dentro de diez años?
Actuando, grabando, cantando, componiendo. Espero que pueda tocar mejor la guitarra, que aún soy un poco torpe. Pero siempre vinculada a la música con The Pretty Reckless. 

¿Cómo se perfila tu futuro más inmediato? 
De momento tengo la agenda de conciertos completa hasta final de año. Estamos promocionando por todo el mundo nuestro primer disco, Light Me Up. Si tenemos tiempo, intentaremos grabar nuevos temas pero ahora mismo los directos son nuestra prioridad. Eres la única chica en una banda de cuatro chicos.

¿Te sientes sola a veces?
No, mis compañeros son mis mejores amigos, mi consuelo y mi apoyo. Lo pasamos muy bien juntos. Son las personas en las que más confío en el mundo y quienes mejor me conocen.

Hace años que tu imagen ha tomado un rumbo muy distinto al que tenía en los comienzos de la serie. ¿Cuándo se produjo este cambio?
Nunca, yo siempre he vestido así, pero me disfrazaba para la serie. En cuanto me quitaba al personaje de Jenny de encima vestía tal y como me ves hoy. Me he pasado toda la infancia vestida por estilistas (fue actriz infantil) así que en cuanto tuve uso de razón empecé a ponerme todo lo que me gustaba.

¿Y cómo definirías tu estilo?
Muy auténtico, un poco grunge, un poco siniestro, muy personal. Cojo un poco de aquí y de allá.

¿Dónde sueles comprar tu ropa?
La verdad es que no me interesa mucho la moda y no visto de diseñadores salvo que sea imprescindible. Me encanta comprar piezas vintage en tiendas que encuentro durante las giras.

Si Gossip Girl tuviera que cotillear sobre ti hoy, ¿qué diría?
Pues no tengo ni idea, no me entero de ningún cotilleo sobre mí. No me meto en internet, no leo revistas…

¿No te metes en internet? Pues acabo de ver un iPad en tu equipaje…
Sí, pero es solo para escuchar música. Mis amigos sí que lo utilizan para navegar pero no estoy nada interesada en los rumores que surgen sobre mí. Ni sé cuáles son y, si los conociera, tampoco les haría mucho caso. A mí lo que me gusta es hacer lo que me dé la gana.

Apaga el cigarrillo, se baja la camiseta que lleva a modo de vestido, me estrecha la mano muy efusivamente para despedirse. “¡Ha sido un placer”, me dice mirándome directamente con sus enormes ojos azules, enmarcados por unas pestañas postizas imposibles. De repente, me ha parecido ver la mirada de la dulce Jenny Humphrey. Pero los rugidos de su road manager y su batería me recuerdan que la gira sigue para Taylor, pero la serie no.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa