Supermodelos y videoclips (de Linda Evangelista a Judit Mascó): antología de la fórmula favorita de los 90

Directores hoy de culto, fotógrafos de moda ya legendarios, grupos mesiánicos y unas maniquíes consideradas estrellas (por primera vez en la Historia) formaban una conjunción irrepetible. Si viviste los 90, seguro que tenías una cinta de VHS llena de estos vídeos de música protagonizados por tops, los minutos más sinestésicos jamás rodados.

George Michael y Linda Evangelista

George Michael y Linda Evangelista Foto: Getty Images

Si en 1981 los vídeos mataron a la estrella de la radio, a partir de 1990 las supermodelos se cargaron a las estrellas de los vídeos (y un poco más y también habrían sucumbido las del cine). Porque, coincidiendo con el cambio de década, irrumpió en las pasarelas una generación de maniquíes tan impresionantes que, por primera vez en la Historia, eran mucho más famosas que los diseñadores o los productos que defendían. Eran las top models o supermodelos y no está claro si fue su belleza, su carisma, su estilo de vida o la buena química entre ellas, pero algo hizo que todas las integrantes de ese selecto grupo fueran conocidas en cualquier rincón del mundo solo por su nombre de pila. Alguna declaración un poco narcisista, muchos romances con famosos (preferiblemente, magnates de la moda y rockeros, casi siempre con desastrosos resultados) y una fértil relación con la industria cultural en general y con la musical en particular terminaron de convertirlas en celebridades universales. Porque, a la vez las supermodelos caminaban hacia el Olimpo, iban protagonizando algunos videoclips que cualquier xennial recordará para siempre. ¿Se convirtieron en estrellas por salir en la MTV o, al revés, es decir, fue la presencia de las top models en los vídeos musicales la que convertía las canciones en himnos? Ni se sabe, ni importa demasiado. Lo único cierto es que las grandes figuras del rock las querían como protagonistas. Que directores noveles (tan reconocidos hoy como David Fincher o Sofia Copola) y fotógrafos de moda ya épicos (como Herb Ritts) se morían por dirigirlas. Y que la audiencia se maravillaba con la sinestesia (belleza visual, delicia sonora). Ahora hace precisamente 30 años del lanzamiento del videoclip más representativo del fenómeno, pero hay muchos más (y, posiblemente, todos estaban en tu cinta VHS). Estos son los 15 más recordados y la historia que esconden.

La canción Freedom’90 de George Michael, llamada así para diferenciar de Freedom, un single previo de Wham!, el dúo al que pertenecía en cantante. Las modelos Casi todas las tops: Linda Evangelista, Christy Turlington, Cindy Crawford, Naomi Campbell y Tatjana Patitz. Y los modelos masculinos John Pearson, Mario Sorrenti, Scott Benoit, Todo Segalla y Peter Formby. El año 1990. Dirige David Fincher. La historia El que está considerado primer videoclip de masas protagonizado por supermodelos (no fue así en realidad, como veremos) está dirigido por Fincher (autor después de Seven o El club de la lucha y nominado dos veces al Oscar como mejor director por La red social y El curioso caso de Benjamin Button ) y fue revolucionario en varios sentidos, tanto que su impacto ha seguido siendo analizado desde entonces. El cantante no aparece en el todo el metraje («es el vídeo en el que más guapo he salido», bromeaba), algo revolucionario en una época en la que Madonna y Michael Jackson encabezaban la tendencia de vídeos yoicos. Las modelos, además, no son una presencia decorativa: aunque aparecen desnudas, con transparencias, debajo de su propio jersey, cubiertas por una sábana, en una bañera o en lencería, en sus playbacks todas interpretan a mujeres empoderadas («representar a la nueva mujer de los 90» era una de las consignas del rodaje), y el clip resultó igual de icónico, pero aún más popular que la sesión que las cinco habían protagonizado meses antes ante el objetivo de Peter Lindbergh (Evangelista aseguró en una entrevista que, décadas después, cuando se le acercan a pedir autógrafos le hablan más de este vídeo que de sus portadas y campañas).

La canción Too Funky, también de George Michael. El año 1992. Las modelos Linda Evangelista, Eva Herzigová, Tyra Banks, Beverly Peele, Nadja Auermann, Emma Sjöberg y Estelle Lefébure. También aparecen Rossy de Palma, Julie Newmar y el propio George Michael. Dirige Thierry Mugler. La historia El anterior había funcionado tan bien que el británico quiso repetir fórmula, aunque no obtuvo tanto impacto. Solo habían pasado dos años, pero nuevas modelos empezaban a codearse con las míticas. Aunque la letra va por otros derroteros, la imagen muestra una parodia de un desfile de Thierry Mugler: fue necesario aclarar el trabajo del diseñador como director porque, en el clip parece que el cantante es quien dirige el vídeo que, además, finaliza con unos créditos en los que se lee «Directed by ?». A lo largo de la canción se escucha una sugerente frase en inglés (No estoy tratando de seducirte… ¿Te gustaría que te sedujera?  ¿Es eso lo que estás tratando de decirme?), es un extracto de El graduado, una línea pronunciada por Anne Bancroft.

La canción Uptown Girl de Billy Joel. El año 1983. La modelo Christie Brinkley. Dirige Jay Dubin. La historia Se da por hecho que éste es el primer vídeo protagonizado por una supermodelo: una sofisticada chica de alta sociedad que sucumbe a los encantos de un amante de rango inferior. La letra fue inspirada por la relación de Joel con Elle Macpherson, aunque finalmente el vídeo lo protagonizaría Brinkley, quien también se casaría con el cantante. Hace un par de años McPherson contó su versión de la historia: Joel la echó sin previo aviso del apartamento junto a Central Park en que vivían juntos para instalar a Brinkley, con quien Joel tendría una hija, Alexa Ray Joel. Se iniciaba otra tendencias que veremos más adelante: el romance entre modelo y estrella de la música.

La canción Uptown Girl de Westlife. El año 2001. La modelo Claudia Schiffer. Dirige Stuart Gosling. La historia Solo es un remake de la anterior (tanto la canción como el vídeo) a cargo de esta boyband irlandesa que no tuvo demasiada trascendencia, pero no podemos dejar de incluir a Schiffer si hablamos de tops de los 90. Por cierto, la alemana confesó hace poco que fue invitada a participar en Freedom de George Michael pero lo rechazó: «Entonces estaba trabajando con marcas de lujo y pensé que no cuadraba en la estrategia… Fue estúpido».

La canción Drive del grupo The Cars. El año 1984. La modelo Paulina Porizkova. Dirige Timothy Hutton. La historia A los 20 años, Hutton había ganado el Oscar a Mejor actor de reparto, pero su talento todoterreno le pedía también dirigir. Tres años después, Ric Ocasek (líder y habitual cantante de The Cars, si bien en esta canción le cedió el puesto a Ben Orr) le daba la oportunidad en un vídeo que, en 2020, ya acumula cerca de 70 millones de reproducciones (no contabilizan las de los años 80 y 90). Supone un nuevo episodio en la fascinación de algunas modelos por los músicos, ya que Paulina conoció en el rodaje a Ocasek, con quien se casaría, tendría dos hijos, una intermitente relación que duraría décadas y la sorpresa de saberse desheredada al conocerse el testamento del cantante.

La canción Wicked Game de Chris Isaak. El año 1991. La modelo Helena Christensen. Dirige Herb Ritts. La historia Cuatro minutos que, no importan las veces que se vean, siempre  emocionan al espectador. La belleza de ambos protagonistas, la carga erótica de sus escenas juntos, los fundidos con nubes y olas, la encarnación del amor no correspondido (él entregado, ella mirando al infinito y el último verso, «nadie quiere a nadie»)… Herb Ritts, que falleció doce años después, había hecho del blanco y negro y del enfoque escultórico del cuerpo su seña personal en fotografía de portadas y campañas, aquí registró ese universo en movimiento.

La canción Baby Did a Bad Bad Thing de Chris Isaak. El año 1999 (la canción es de 1995). La modelo Laetitia Casta. Dirige Herb Ritts. La historia De nuevo, un intento de repetir fórmula que no funcionó igual de bien que en el original, aunque tampoco tiene nada de objetable esta performance erótica de Casta de la que Isaak es testigo en otra habitación del mismo hotel, otra fantasía dirigida por Herb Ritts. La anécdota es que Stanley Kubrick escuchó la canción y pidió (de hecho, en directo y en televisión) a Isaak permiso para emplearla en la banda sonora de Eyes Wide Shut. El cantante no solo accedió, sino que además grabó un videoclip ad hoc para el relanzamiento.

La canción Fueron los celos del grupo La Unión. El año 1990. La modelo Judit Mascó. La historia Conviene recordar que, exactamente el mismo año que George Michel lanzaba Freedom, en España también se producían vídeos con los mismos mimbres y con buena factura. En este caso, la top (catalana e internacional) era Mascó, que interpretaba a una camarera con la que el cantante tenía una relación. Y aunque el evocador vídeo no tiene en sí nada de escandaloso, la letra no pasaría hoy el filtro millennial.

La canción In the closet de Michael Jackson. El año 1991. La modelo Naomi Campbell. Dirige Herb Ritts. La historia Podría haber sido un desastre: por un lado, pese al título, se trata de un canto al amor heterosexual. Por otro, no hay zoom, sucesión rápida de movimientos aislados cortos, ni sugerentes primeros planos de Naomi Campbell que nos hagan creer que la top baila tan bien como Jackson (un poco como Beatriz Rico en Un Paso Adelante o Richard Gere en Chicago). La sugerente voz femenina (que por el playback creímos que correspondía a la modelo, pese a que los créditos citaban a una tal Mystery Girl) es en realidad la de Estefanía de Mónaco.​

La canción Remember the time de Michael Jackson. El año 1992. La modelo Iman, aunque también lo protagonizan Eddie Murphy (!) y Magic Johnson (!!) entre otros. Dirige John Singleton. La historia La MTV anunció en su estreno que era más un cortometraje que un videoclip: más de nueve minutos de una (libre) recreación de la corte de Ramses II que costó dos millones de dólares, lo que lo mantiene entre los vídeos musicales más caros jamás rodados. En nuestro país estábamos encantados porque en la letra, el rey del pop hacía una alusión a España.

La canción Don’t Cry del grupo Guns’N Roses. El año 1991. La modelo Stephanie Seymour. Dirige Andy Morahan. La historia Seymour conoció al líder de la banda, Axl Rose, cuando grabó con él este vídeo y empezaron una tumultuosa relación, aunque no tanto como la del clip. Celos (la modelo golpea a la actriz Dylan Tays al verla con Axl en una escena en la que éste toca el piano), peleas, suicidios, muertes, reencarnaciones, limusinas y la lápida del cantante. Esta fantasía pasional estaba inspirada en Without you, un relato de la colección The language of fear del escritor Del James, amigo de la banda. Don’t Cry forma parte de una trilogía junto a November Rain y Estranged, que tuvo mucho menos impacto que sus predecesores.

 

La canción November Rain del grupo Guns’N Roses. El año 1992. La modelo Stephanie Seymour. Dirige Andy Morahan. La historia La continuación del anterior fue esta megaproducción, que tuvo un presupuesto de un millón y medio de dólares. Retoma los elementos del anterior en su trama y añade imaginería católica, una boda y una tormenta. Como recompensa, fue el primer vídeo de los 90 que superó los mil millones de reproducciones en YouTube. El vestido de novia que luce la modelo, diseñado por Carmela Sutera, sigue sirviendo de inspiración: aunque integra varios elementos del estilo nupcial tradicional (lazos, velo, falda abullonada…) resulta inusitadamente provocador incluso para los estándares de hoy.

La canción Breaking the Girl del grupo Red Hot Chili Peppers. El año 1992. La modelo Patricia Velásquez. Dirige Stéphane Sednaoui. La historia La presencia de la top es meramente testimonial (muchos primeros planos fijos, alguna escena en la que baila con los brazos y su rostro impreso en unas caretas con las que el grupo baila en la última escena), pero el vídeo (el segundo que la prestigiosa artista francesa hizo con la banda, tras Give It Away), es un icono de los 90 por sus vibrantes cambios de color y por un cameo de River Phoenix que Internet no consigue ubicar exactamente. El actor, gran amigo de Flea, aparece incluso en la ficha de IMDB de la canción.

La canción Ordinary World del grupo Duran Duran. El año 1993. La modelo Desconocida. Dirige Nick Egan. La historia Incluso en 2020 los fans del grupo intentan adivinar la identidad de la modelo que protagoniza uno de los vídeos más populares de los 90, ya que los miembros de la banda no recuerdan su nombre, solo que vivía en Los Ángeles y por eso fue la elegida por el artista visual Nick Egan para protagonizarlo. Se ha apuntado un nombre, Virginia Anne Douglas, una modelo que se retiró tempranamente, pero no es posible asegurarlo. El vídeo, que se rodó en los Jardines Huntington de Pasadena, muestra a una novia caminando por la recepción de su boda. El traje nupcial (de manga larga, fruncido, satinado, con capas en gasa, escote Bardot y un enorme lazo en el escote) fue elegido uno de los 10 mejores vestidos de novia vistos en un videoclip por Vogue Francia, que lo describió como epítome de la elegancia de los 90. Egan explicó que se inspiró en una idea que vio en un desfile de Armani y que la estilista a la que encargó su confección recibe más encargos de copias de este vestido que de ningún otro tipo de trabajo. Cabe apuntar que en 2011 el grupo lanzó un vídeo, (Girl Panic) en el que aparecen Naomi Campbell, Cindy Crawford, Eva Herzigova, Helena Christensen y Yasmin Lebon (esposa de Simon, el cantante) interpretando a los miembros de Duran Duran.

La canción I Just Don’t Know What to Do with Myself del dúo The White Stripes. El año 2003. La modelo Kate Moss. Dirige Sofia Coppola. La historia La última gran top de una era para el último gran vídeo de un subgénero. En esta versión del clásico de los 60, Moss, en ropa interior negra, ejecuta una coreografía de pole dance diseñada por Robin Conrad (mitad Fosse, mitad Factory, según Sofia Coppola, que ese mismo año estrenó Lost in Translation). Cuando Jack White le propuso a la joven directora que se encargara del vídeo le pidió ideas. Ella respondió: ‘¿qué tal Kate Mos haciendo un baile sensual?’. En una entrevista en The New York Times, le preguntaron a Coppola por qué se le ocurrió esa idea. «Porque era algo que a mí me gustaría ver. Así es cómo trabajo: imagino lo que a mí me gustaría ver».’

 

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa