Mila Ximenez

Mila Ximénez.

Su primer amor, su caída en desgracia y su resurgimiento: la vida de Mila Ximénez en imágenes

La periodista empezó su carrera en un hospital de Sevilla como enfermera. Su vida estuvo marcada por unos amores tormentosos y una relación pasional con la televisión.

  • 1 de 12

    Milagros Ximénez de Cisneros Rebollo nació en Sevilla en el seno de una familia acomodada, pues su padre era un alto directivo de la fábrica de cervezas Cruzcampo. A pesar de que estudió periodismo, su carrera profesional empezó en el hospital Nuestra Señora del Rocío donde, gracias a una gestión de su padre con el entonces gobernador civil, luego ministro, Utrera Molina, ejerció de enfermera. Entonces no sabía que su carrera iría por derroteros bien diferentes.

  • 2 de 12

    En el hospital conoció a los 18 años a uno de sus primeros amores, Roberto Pastrana, un jefe de departamento que estaba casado. La relación fue un escándalo en la ciudad. Aunque estuvieron juntos diez años nunca pudieron casarse, ya que en la España de Franco divorciarse no era posible. Ella contó en varias ocasiones que aquella relación fue muy traumática y la definió en un programa de televisión en 2001 como "una tortura": "Yo tenía 18 años y él más de 30. Vivimos la presión social desde el comienzo de nuestra relación".

  • 3 de 12

    En 1980 fue cuando inició su mediática relación sentimental con el tenista Manuel Santana, idilio que, en sus inicios, la ayudó a olvidar a su anterior pareja. Ella misma contó en en Supervivientes que la noche que le conoció fue porque se prestó como carabina de una amiga que no quería ir sola con él a cenar. "Yo no había oído hablar de él antes". El deportista se divorció de su primera esposa, Fernanda Dopeso, para empezar una nueva vida con la andaluza.

  • 4 de 12

    El 9 de febrero de 1983, el tenista y la periodista sellaban tres años de relación con una boda civil en el juzgado de Villalba (Madrid). No pudieron casarse por la iglesia ya que Santana había estado casado antes. Ejerció como padrino el expresidente Adolfo Suárez. En diciembre de 1986, la pareja anunció su separación.

  • 5 de 12

    Con Santana llegaron la fama, las fiestas, el reconocimiento social y, poco después, el abismo tras un abrupto divorcio. "Yo no había vivido nada y cometí el error de quererlo vivir todo con él… Me sentí libre como un pájaro, él me dejaba libertad, pero utilicé esa libertad mal gestionada", contó Mila Ximénez en una participación en Gran Hermano VIP. Durante años, fue uno de los personajes populares de las noches marbellíes de la época de la jet set, en locales como Marbella Club o Marisa. Se codeaba con Jaime de Mora y Aragón y sus amigas Gloria Andión y Lolita Flores, con quien mantuvo el contacto, el cariño y la amistad hasta el final de sus días.

  • 6 de 12

    Sus primeros pasos como periodista, su verdadera vocación, los dio con Jaime Peñafiel en 'La Revista', donde colaboró en 1984. Más tarde se uniría la redacción de ABC donde tenía una sección semanal en la que entrevistó a grandes personajes como Andrés Segovia, Antonio Mingote, Cayetana de Alba, Leonard Cohen, Plácido Domingo, Terenci Moix, Antonio Asensio, Miguel Bosé, Pedro Almodóvar, Carmen Sevilla o Boris Becker. Después vendría la radio y Directamente Encarna, el programa que conducía Encarna Sánchez en la Cadena COPE. La propia Mila Ximénez ha contado la fascinación que ejerció en la periodista que se convirtió casi en la obsesión. Así fue como entró a formar parte del círculo más íntimo de la afamada locutora que lograba audiencias millonarias y que tenía una estrecha amistad con Isabel Pantoja, que también pasó a ser amiga suya.

  • 7 de 12

    Aquel programa fue la fragua de muchas leyendas sobre la relación que existía entre Encarna, Isabel y ella misma. De la locutora, Mila llegó a contar que fue su influencia la que la mantuvo apartada de los medios once años. Tras ese paréntesis, Mila Ximénez regresa a la actividad profesional a principios de los 2000 "gracias" a unas declaraciones sobre Isabel Pantoja en las que decía que era "oscura y siniestra". De aquel exabrupto nació un contrato televisivo que ya la mantendría para siempre ligada al mundo de la televisión en general y a Telecinco concretamente. Su primera ventana para este regreso fue 'Crónicas Marcianas'.

  • 8 de 12

    En el plató de 'Sálvame' fue donde Mila Ximénez protagonizó los momentos que la convirtieron en una cara conocida, querida muchas veces y odiada otras, por todos los españoles. Su participación en el programa era tan intensa que se tuvo que retirar en varias ocasiones para tomar aire y regresar a la vida familiar, que era el lugar en el que ella encontraba apoyo y reposo, sobre todo rodeada de sus hermanos, Encarna, Concha y Manolo.

  • 9 de 12

    Aunque el tormentoso divorcio con Manolo Santana la llevó a tener que separarse de su hija Alba, que entonces tenía dos años y se quedó a vivir con su padre y la mujer de éste, Otti Glanzielus,  siempre mantuvo una excelente con ella. Mila Ximénez explicó en diversas ocasiones que tomó la decisión de dejarla con Santana y su esposa por motivo económicos, pues ella no podía mantenerla. "No ha sido fácil ser la hija de Santana y Mila: son dos mundos opuestos, pero soy consciente de que los dos me han querido muchísimo", declaró la joven en una entrevista concedida en la revista ¡Hola! en 2013. A los diez años regresó con Mila, pero a los 12 tuvo que volver con Manolo Santana porque su madre no encontraba trabajo. Alba estuvo viviendo con su padre hasta los 18 años, empezó a ir a la universidad. A partir de ese momento, madre e hija empezaron a unirse cada vez más. Alba siempre la defendió públicamente y expresó de forma explícita lo mucho que la quería y el papel importante que tenía en su vida.

  • 10 de 12

    La periodista habló por primera vez de la enfermedad que ha acabado con su vida en junio de 2020. “Tenía muchísimos dolores en [el programa] La última cena, me dolía muchísimo la espalda. Hablé con María Teresa Campos para hacerme una resonancia. Pensé que tenía un pinzamiento en la espalda. El diagnóstico es que tengo un tumor, un cáncer de pulmón”, contó en una intervención telefónica delante de todos sus compañeros. Desde entonces, estos mismos compañeros han sido su principal apoyo vital (junto a su hija Alba), sobre todo Belén Esteban y Chelo García Cortés, con las que se la ha podido ver en sus idas y venidas del hospital. A pesar de la gravedad del cáncer que padecía, Ximénez quiso reducir al mínimo el tratamiento para intentar atajarlo alegando que quería vivir con la mayor calidad de vida posible hasta el final.

  • 11 de 12

    Como han contado sus compañeros de Telecinco, en sus últimos días confesaba que disfrutaba con lo que tenía y que no pensaba ya tanto en lo que le faltaba. "El enfado sin motivos se ha ido de mi casa y eso me hace sentirme más libre". Mila Ximénez tenía un pronto difícil pero también un carácter auténtico y un sentido del humor extraordinario (inolvidables sus famosas "croquetas", que la llevaban a tirarse por el suelo). Todos los matices de su personalidad se pudieron ver perfectamente en los realities en los que participó, 'Supervivientes' y 'Gran Hermano VIP'.

  • 12 de 12

    Su último gran momento de plenitud pública lo vivió en enero de 2020, justo antes del inicio de la pandemia, cuando, por fin en un momento dulce profesional y económicamente hablando,  se subió a la pasarela en el desfile de la semana de la moda de Madrid de su amiga Ágatha Ruiz de la Prada, quien había confeccionado un colorido vestido con su nombre.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa