Faldal

El pantalón de chándal se transforma en falda como alternativa para estar en casa igual de cómoda, pero poco más arreglada. Foto: DR

‘Fáldal’: la falda elástica con pinta de chándal se convierte en la nueva prenda para quedarse en casa

Las grandes cadenas lo apuestan todo a la falda chandalera, la sustituta de leggings y pantalones deportivos en esta tercera ola que nos exige pasar el mayor tiempo posible en el hogar.

  • Foto: DR

    1 de 8

    No hay duda de que el chándal ha sido –y sigue siendo– la prenda estrella de los tiempos convulsos que nos ha tocado vivir. Sin embargo, en esta tercera ola de contagios que nos vuelve a recluir entre cuatro paredes el mayor tiempo posible, la falda elástica viene dispuesta a tomarle el relevo. Se trata de una prenda confeccionada en el mismo tejido de algodón que el chándal de toda la vida y que incluso mantiene la cinturilla ajustable característica. En marcas como Zara, Stradivairus o Mango es fácil encontrar varios ejemplos de esta pieza que promete incorporarse a nuestros armarios en un momento en el que empezamos a estar cansados de pasarnos el día en leggings y sudadera o incluso pijama. La tendencia en este principio de 2021 pasa por buscar ropa para estar en casa que sea un poco más apetecible y elegante, como apunta un estudio publicado por la plataforma de búsqueda especializada en moda Lyst. Además de los vestidos de punto, que han registrado un aumento del 30% de interés desde enero en este buscador, la 'fáldal' (un híbrido entre 'falda' y 'chándal') va ganando puntos en esto de vestir "arreglá, pero informal", que diría Martirio. Y ya existen versiones para todos los gustos.

  • Foto: DR

    2 de 8

    Estampada. Una buena 'fáldal' se ajusta a la cintura, está confeccionada en algódon y llega por debajo de la rodilla. Aunque la mayor parte de las opciones son lisas, el tie dye –otro viejo conocido de las tendencias surgidas durante el confinamiento– se abre paso en diseños como este, de Zara.

  • Foto: DR

    3 de 8

    A prueba de Filomena. Aunque quizá sea algo pronto para llevar las piernas descubiertas incluso dentro de casa, existen opciones como esta de Stradivarius que prometen ser de lo más cálidas gracias a su tejido de forro polar.

  • Foto: DR

    4 de 8

    Todoterreno. Algunos modelos como este de Arket bien pueden usarse también para salir a la calle. Basta con cambiar las zapatillas de estar por casa (por cierto, tenemos dudas de cómo quedará la 'fáldal' combinada con ellas) por un calzado más formal para pisar el asfalto e incluso ir a trabajar.

  • Foto: DR

    5 de 8

    Abierta. Uterqüe ofrece la oportunidad de sumar un punto de sensualidad al nuevo estilismo de mantita y sofá. Su versión esta confeccionada en una mezcla de lana y es posible hacerse incluso con chaleco largo a juego.

  • Foto: DR

    6 de 8

    Alternativa. Otra opción para librarse del chándal propiamente dicho es elegir la sudadera-vestido, que también ha crecido como las setas los últimos meses en la oferta de todo tipo de marcas. Pangaia, firma estadounidense sostenible de prendas deportivas básicas que ha visto aumentar su popularidad y ganancias desde el inicio de la crisis sanitaria, también se ha animado con la propuesta.

  • Foto: DR

    7 de 8

    Hiperdeportiva. La versión de Nike es una de las más fieles al concepto clásico de chándal. E incluye un amplio bolsillo en uno de los laterales para transportar, por ejemplo, el móvil de la cocina al salón.

  • Foto: DR

    8 de 8

    Conjuntada. Mango la combina con chaqueta larga a juego, pero lo cierto es que también valen sudaderas, camisas e incluso polos. Todo con tal de llevar el concepto 'conjunto deportivo' al siguiente nivel.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa