Los más deseados de la herencia

Shopping: los más deseados de la herencia

De los abrigos de pieles a los bolsos estructurados o los collares de perlas. Fueron y siguen siendo piezas valoradas, pues hoy no se encuentran solo en tiendas vintage, sino que continúan inspirando diseños actuales y visten a las seguidoras de las últimas tendencias.

  • Foto: Cordon Press

    1 de 13

    01. Las pieles. El 69% de los diseñadores usó este material en sus colecciones de O-I 2013/2014, según publicó Vogue UK en su número de moda de septiembre. «Hoy las prendas más valoradas son las de segunda mano, que tienen una connotación de glamour y evitan la polémica antipieles», dice Tansy Hoskins, de The Guardian. En la foto, abrigo de Bimba & Lola (antes 1.285 €; ahora 771 €).

  • Foto: Cordon Press

    2 de 13

    02. Piezas brillantes. La joyería antigua es una apuesta segura en salas de subastas y en la alfombra roja. Entre los favoritos, los broches de oro blanco y brillantes, que estrenan nuevos usos para adaptarse al armario moderno: de pasador de pelo a botón-joya. En la foto, joya de Grassy (4.880 €).

  • Foto: Cordon Press

    3 de 13

    03. La falda de vuelo. Definió la silueta New Look de los años 50 y ahora celebridades y diseñadores abanderan su encanto hiperfemenino en la calle y en la pasarela. Un ejemplo es Dolce & Gabbana, que con sus creaciones evoca el estilo de las mujeres de Federico Fellini. Importante: el largo de esta falda, a media pierna, exige tacón. En la foto, falda de Dolce & Gabbana (545 €).

  • Foto: Cordon Press

    4 de 13

    04. El pañuelo. Cuadrado, pequeño, anudado al cuello y con estampados que gritan rockabilly. Sobre la pasarela, firmas como Marc by Marc Jacobs o Prada imitan el modo de uso de los años 50: sin lazadas, dejando los hombros al aire y con labial de color rojo. En la foto, Liu Jo (46 €).

  • Foto: Cordon Press

    5 de 13

    05. El bolso rígido. Tiene forma armada, asa corta y cierre de boquilla. Además de una elegancia atemporal muy versátil. Con vestidos fluidos, ofrece definición. Con trajes masculinos, aporta el contrapunto femenino perfecto. Aunque ya se llevaban a finales del siglo XIX, los más comunes son de los 40. En la foto, Amanda Seyfried en el desfile de Miu Miu con bolso de Prada. A la derecha, bolso de Bulgari (c. p. v.).

  • Foto: Cordon Press

    6 de 13

    06. El collar de perlas. En 1910, Chanel afirmó: «Una mujer necesita perlas». En los años 50, y cada una a su manera, Jackie Kennedy y Marilyn Monroe demostraron, luciendo una gargantilla clásica de una sola vuelta, que esa frase era (y es) cierta. El de la ex primera dama se vendió por 47.000 dólares en una subasta. «Ahora las perlas son cool», dice la diseñadora de joyas Delfina Delettrez. En la foto, collar de Majorica (356 €).

  • Foto: Cordon Press

    7 de 13

    07. El encaje. Daisy Lowe, Kate Bosworth y Sofia Coppola lo lucen a menudo…Y, además, en blanco. «Si algo indica el hecho de que este tejido sea tendencia es que las nuevas generaciones se han apropiado del look vintage a base de las prendas de sus abuelas», escribe Bill Prince, editor de GQ UK. En la foto, modelo de Intimissimi (35,90 €).

  • Foto: Cordon Press

    8 de 13

    08. Estampado animal. «Cuando llevas leopardo, te conviertes en la gata», defiende Lizzie Garrett Mettler, fundadora del blog Tomboy Style. «El abrigo que Jackie Kennedy llevó en los años 60 popularizó este tipo de pieles», explicó en 1995 su modisto Oleg Cassini. «Todas en Nueva York querían uno». Los diseños de aquella década triunfan ahora en las tiendas de segunda mano de Williamsburg. En la foto, abrigo de Mango (antes, 79,99 €; ahora, 39,99 €).

  • Foto: Getty Images

    9 de 13

    09. Zapatos con espíritu yeyé. «Después de las plataformas de striptease y los stilettos de femme fatale, la moda ha creído conveniente reciclar los minitacones», confirma Carine Bizet en Le Monde. Acabados en punta, totalmente planos o con tacón mini (2,5 centímetros es la medida de moda) y con el talón al descubierto. En la foto, Viviana con zapatos de Prada. A la derecha, modelo de Benetton (59,95 €).

  • Foto: Cordon Press

    10 de 13

    10. Carteras de mano. Durante la semana de la moda en Nueva York, las carteras de mano compiten en popularidad con los shopping bag. E incluso los bolsos de asa corta se llevan bajo el brazo (a modo de portafolio). Más rígidos que los diseños de Victoria Beckham o Valentino (uno de los más vendidos de la temporada), los modelos de los años 30 vuelven a pisar la Gran Manzana. Los favoritos: estilo sobre y con texturas salvajes (como el pitón). En la foto (arriba) bolso de Marina Rinaldi (283 €). Abajo, modelo de Michael Kors (595 €).

  • Foto: Cordon Press

    11 de 13

    11. Vestidos de posguerra. Según Henry Alford, de The New York Times, «la ropa vintage hace al hipster». Lo saben musas como Chloé Sevigny, Alexa Chung o Keira Knightley, quienes apuestan por vestidos de los años 40, cruzados o abotonados, ceñidos a la cintura y con un vuelo muy favorecedor. En la foto, vestido de Gucci en Net-a-porter.com (1.800 €).

  • Foto: Cordon Press

    12 de 13

    12. El batín de seda (y pieles). Jacques Doucet (1853-1924) fue uno de los modistos más respetados de principios del siglo XX. Sus lujosos abrigos y los de costureros posteriores como Pierre Balmain (artífice del batín de satén que llevó Mary Kate Olsen a la gala del Met) se mezclan ahora con diseños actuales. La alternativa más fácil: el quimono de seda.

  • Foto: Cordon Press

    13 de 13

    13. La estola de pelo. Greta Garbo, Marlene Dietrich, Grace Kelly y, por poner un ejemplo más actual, Anna Wintour –quien ha convertido este diseño en uno de sus habituales, ajeno al vaivén de las tendencias–. Todas ellas han explotado la elegancia de esta pieza: con vestido de noche o con abrigo (para afrontar el frío con clase). En la foto, modelo de Marc Jacobs.


  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa