Seis parejas de gemelos nos cuentan cómo mantienen su individualidad

Tener un gemelo marca de por vida: desde la infancia se comparten amigos, ropa y referentes.

gemelos

Las modelos rusas Zhanna y Diana Paskar. Foto: Ana Sting/francesca rinciari y paula delgado

«Gemelos y géminis, ¡qué locura! Alguien nos dijo que teníamos buena estrella por eso», comenta entre risas Nicolás Solís. Su hermano Jacobo no confirma la superstición, pero asegura que haber nacido a la vez un 19 de junio ha «condicionado por completo» su existencia: «Al principio crecíamos pensándonos completamente idénticos, como si no tuviéramos diferencias ni siquiera de carácter. Cuando llegamos a la adolescencia empezamos a querer nuestro propio espacio, pero siempre teniendo un amigo al lado con quien te entiendes al cien por cien. Te viene de serie un compañero de por vida». Entre 1983 y 2014, los embarazos gemelares se triplicaron al pasar de 3.349 a 9.493.

Estas seis parejas de gemelos nos explican cómo han mantenido su individualidad a la vez que se criaban en un universo de dos. Nicolás y Jacobo no se han separado nunca en sus 27 años y han trabajado en lo mismo: como modelos (han sido imagen de Palomo Spain) y en el mundo del cine, donde preparan una película «sobre dos hermanas gemelas que tienen un conflicto con su propia identidad cuando despiertan a la sexualidad». Afirman que no es biográfico, pero reconocen que ellos se distanciaron cuando Jacobo dijo que era gay. «Yo nunca tuve dudas, pero la gente me las impuso, todos intentaron sacarme a mí del armario también», explica Nicolás. A veces han competido en castings, pero muchas veces los quieren por ser dos, algo que también les ocurre a las modelos rusas Diana y Zhanna Paskar. «Depende de lo que busque el cliente, pero suele ser mejor», aseguran, aunque en el futuro les gustaría desarrollar carreras separadas. «Tendremos que vivir nuestras vidas, ¡no podemos estar juntas para siempre!», afirman.

gemelos

A la izquierda, Soledad y Gloria Olayo, que juntas formaron Las Veneno, y a la derecha los modelos y cineastas Nicolás y Jacobo Solís. Foto: Ana Sting/francesca rinciari y paula delgado

¿Se asume en la sociedad que los gemelos siempre van juntos y son exactos en todo? «Nosotros comenzamos el colegio en la misma clase, con los mismos amigos, al final tienes casi la misma vida. Eso puede ser negativo», apunta Mateo Ocón Zayas. Él y su hermano Lucas incluso estudiaron lo mismo, Relaciones Laborales, y ahora viven separados por primera vez. «Hay una relación que cuando se transforma es difícil, lo pasas mal», señala Lucas. Han compartido una historia muy personal, son transexuales y afrontaron juntos la transición, algo de lo que hablan en Twin Brothers, su canal de YouTube. «Nos decían que uno de los dos podía sentir la influencia del otro, tuvimos problemas para obtener el informe médico, pero siempre lo tuvimos claro», cuentan.

gemelos

Mateo y Lucas Ocón Zayas tienen el canal de YouTube Twin Brothers, y Aitana y Paula Etxeberria forman el grupo Twin Melody. Foto: Ana Sting/francesca rinciari y paula delgado

Las galeristas Blanca y Beatriz Fernández (Twin Gallery), sin embargo, sostienen que, aunque tienen gustos similares y estudiaron Publicidad, nunca han tenido una relación diferente con sus otros dos hermanos. «Es verdad que toda tu vida estás con una persona que recibe los mismos estímulos que tú», explica Beatriz. Y que a veces intentan que te parezcas. Blanca recuerda que de niñas se rebelaron contra que las vistieran igual: «Cada una buscaba su estilo, y en la universidad cogimos distintos turnos para no coincidir». Lo contrario ocurre en el caso de Aitana y Paula Etxeberria. Una acaba las frases que empieza la otra, comparten grupo de amigos, de pequeñas iban juntas a clase, las separaron de los 5 a los 16 años, pero ahora ambas estudian Magisterio y han formado el dúo musical Twin Melody, que el año pasado sacó su primer álbum con Sony. «Solo nos hemos separado 13 días, un verano en el que una fue a un intercambio a París y la otra a Londres», cuenta Paula.

gemelos

Beatriz y Blanca Fernández fundaron en 2012 junto a otras dos socias el espacio de arte Twin Gallery en Madrid. Foto: Ana Sting/francesca rinciari y paula delgado

En casa de las Olayo, con 19 hermanos, a Gracia y Soledad siempre las llamaron «las mellizas, entonces se decía más eso que gemelas». Recuerda Gracia que siempre fueron un pack indivisible. «Nuestra relación es una isla dentro de la familia», añade Sole. Han tenido carreras paralelas, pero diferenciadas: empezaron trabajando Sole con un dentista y Gloria en una óptica, luego entraron las dos en Iberia –«Los pasajeros se pensaban que a las azafatas las hacían en serie», bromean– y, con 30 años Gracia decidió apostar por la actuación, que ya no ha dejado (sus últimos trabajos han sido La llamada y Paquita Salas). A veces trabajan juntas (como cuando fueron Las Veneno), Sole ha sustituido a su hermana en algún montaje. Ahora han vuelto a compartir casa, su vínculo especial nunca ha desaparecido: «Te conoces tanto que con un gesto sabes lo que está pensando la otra».

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa