Sarah Jessica Parker quiere ser como Matthew McConaughey

La actriz da un giro a su carrera y vuelve a la pequeña pantalla con una serie de género policiaco que podría acabar con la sombra que le persigue de Carrie Bradshaw.

cover

Foto: Everett Collection

Hace diez años que la HBO emitió el último capítulo de la serie Sex and The City (Sexo en Nueva York, en su versión española). Parecía el fin de las aventuras de Carrie Bradshaw y sus amigas por las calles y los locales de moda de la Gran Manzana (luego vinieron dos películas) y con ella parecía que la carrera de la encargada de darle vida, Sarah Jessica Parker, llegaba a un delicado punto de inflexión. Ahora la actriz regresa a la pequeña pantalla con un proyecto inesperado y que podría por fin desligarla de su personaje de columnista neoyorquina obsesionada con los zapatos.

Según Deadline, su nuevo proyecto es una adaptación de Busted: A Tale Of Corruption And Betrayal In The City Of Brotherly Love, un thriller basado en un ensayo de Wendy Ruderman y Barbara Laker, ganadoras del premio Pulitzer por su investigación sobre la corrupción policial en Philadelphia. La actriz dará vida a uno de los personajes principales: será una de las periodistas que escribieron los artículos publicados en el Philadelphia Daily News y que se reunieron posteriormente en un libro. La acompañan en la producción y dirección ejecutiva David Frankel (El diablo viste de Prada) y Don Roos (Web therapy) como guionista.

La noticia ha captado inmediatamente la atención tanto de medios como de público. Al fin y al cabo, su nombre ha sido y sigue siendo uno de los más conocidos del medio catódico y su vuelta no iba a pasar desapercibida. Su regreso a la televisión con un papel 'serio' recuerda mucho al fenómeno que protagonizó el año pasado Matthew McConaughey. El actor se ganó la admiración del público y la crítica con su papel de detective atormentado en True Detective. Meses más tarde, consiguió el Oscar al Mejor Actor por Dallas Buyers Club.

Puede que Sarah Jessica aún esté un poco lejos de la estatuilla dorada, pero su vuelta a la televisión supone su oportunidad definitiva para demostrarle al mundo que el personaje no devoró a la actriz, después de haberlo intentado con otros proyectos que al final han pasado desapercibidos.

carrie bradshow

¿Se librará de Carrie Bradshaw?

Cordon Press

La sombra de Carrie Bradshaw es alargada

Esa fama adquirida en su momento con Sexo en Nueva York ha sido como un arma de doble filo para Sarah Jessica Parker. Por un lado, supuso su renombre internacional (aunque había participado en series y películas como El club de las primeras esposas o Ed Wood su verdadero éxito llegó de la mano de Carrie Bradshaw). Y por otro, su condena: su rostro siempre estará ligado al de la periodista de ficción que escribía la columna de sexo en el periódico The New York Star.

Sin embargo, la actriz no se parecía tanto a la columnista de ficción como se quería creer desde el exterior. Puede que sus gustos por los zapatos de tacón y la ciudad en la que ambas desarrollan sus vidas les unan en ciertos puntos, pero la mente de Sarah Jessica Parker estaba mucho más centrada en los negocios que la de su personaje en la serie (aunque Carrie también alcanzase el éxito profesional). Meses después de ese último y memorable capítulo, en septiembre de 2005, se estrenaba la película The Family Stone, en la que Sarah Jessica compartía reparto con Diane Keaton y Claire Danes, entre otros grandes nombres. Además y casi al mismo tiempo, presentaba el primero de sus perfumes, Lovely.

Claramente, Sarah Jessica Parker no tenía pensado quedarse en casa rememorando los viejos tiempos después del final de la serie. Y aún así, la sombra de Carrie Bradshaw es alargada y aparece en cualquier ocasión, eclipsando ligeramente los proyectos en los que se embarca la actriz. El éxito (especialmente en taquilla, no tanto por parte de la crítica) de las dos películas que siguieron a la serie –Sexo en Nueva York: la película y Sexo en Nueva York 2– no contribuyeron demasiado a que el público se olvidase del personaje.

Recientemente, durante la promoción de la película de animación Escape From Planet Earth –en la que la actriz pone voz y movimiento a Kira Supernova– la actriz reconoció en una entrevista en The Guardian que constantemente le preguntan si habrá una tercera película con Carrie Bradshaw como protagonista, aunque quitándole importancia: “Es apenas una carga. Prefiero que me pregunten por eso que por un sinnúmero de otras cosas más” . Y puntualizó: “Estar resentida o enfadada sería una pérdida de tiempo. Estoy muy bien con este tema”.

Su relación con el mundo de la moda también ha ayudado a encadenarla al personaje que interpretaba en la famosa serie. Si en la ficción se volvía loca por las prendas de marca y los zapatos de tacón (preferiblemente firmados por Manolo Blahnik), en la realidad se ha codeado con grandes nombres de la moda (uno de sus grandes amigos fue Alexander McQueen, por ejemplo). Además, en 2007 presentó su primera línea de ropa con la firma Bitten y durante un tiempo fue la presidenta de Halston Heritage.

Pero pese a todo, en este campo la visión de la actriz tampoco coincide con la del personaje. Carrie quemaba su tarjeta de crédito sin remordimientos cuando veía algo que le gustaba, mientras que Sarah Jessica cree en la democratización de la moda y los precios contenidos. Cuando presentó su colección para Bitten explicó que: “Serás capaz de gastarte 200 dólares en ropa, salir de la tienda con seis bolsas y ser capaz de pagar tus facturas y llevar a los niños a un sitio especial por su cumpleaños”. Quizá ya iba siendo hora de enterrar a Carrie y ver lo que Jessica tiene que ofrecer.

Sarah Jessica Parker

Sarah y Matthew, ¿carreras paralelas?

Getty

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa