Foto: Gettyimages/ D.R.

Hombreras, vestidos bucólicos o ropa moldeadora: las prendas más buscadas y deseadas del año son tan inesperadas como el propio 2020

El año del chándal y la funcionalidad extrema, pero también de los caprichos postergados, las prendas para ser vistas en Zoom o las marcas de autor 'instagrameables'. ¿Qué compramos cuando la moda ya no es un escaparate social sino una elección personal? Estas son algunas de las piezas más vendidas (y agotadas) en estos doce meses.

  • Foto: Imaxtree

    1 de 8

    Una chaqueta artesanal de patchwork supuso la prueba definitiva de que las tendencias actuales se viralizan a través de TikTok. La firma J.W. Anderson y se la puso ese Rey Midas del estilo llamado Harry Styles en uno de sus últimos conciertos preconfinamiento. Pronto la red social se llenó de copias caseras, patrones y tutoriales para clonarla. En noviembre, el museo Victoria & Albert adquirió la original para que entrara a formar parte de su colección permanente. Parece ser que ya no hace falta esperar para hacer historia.

  • 2 de 8

    El año más convulso para la moda ha sido también el año del triunfo de las ideas sencillas e ingeniosas. A principios de 2020, una camiseta básica con hombreras se colaba en los listados de tendencias para la primavera. El confinamiento no frenó el éxito del modelo 'Eva' de la firma The Frankie Shop. En Mayo tenía lista de espera. Su precio (unos 70 euros aproximadamente) y, por supuesto, su ubicuidad en redes sociales, la han convertido en uno de los objetos de deseo indiscutibles de los últimos meses.

  • Foto: Mytheresa

    3 de 8

    "¿Es esta marca una excepción inexplicable o es que está haciendo algo especial para escapar a la crisis?", se preguntaba la revista Business of Fashion el pasado verano. Amina Muaddi lanzó su colección a finales de marzo y se agotó; teniendo en cuenta que se seña de identidad son los zapatos de fiesta, con tacón alto y escultórico y a 800 dólares el par, la pregunta tenía bastante sentido. Sea porque sus diseños son absolutamente reconocibles, porque cuenta entre sus clientas con las prescriptoras adecuadas o muy probablemente por las dos cosas, en verano lanzó una línea de calzado junto a Fenty, la marca de Rihanna (funcionó tan bien que acaban de volver a repetir colaboración) y este mes firma una nueva colección propia junto a A$ap Rocky. El suyo es el claro ejemplo de que hay gent ahí fuera que, además de poder permitírselo, enfoca sus compras hacia el capricho y el escapismo.

  • Foto: Gettyimages

    4 de 8

    Lleva más de seis años en el mercado, pero 2020 ha sido sin duda su momento. En lo que a bolsos se refiere ( y a excepción del auge de las piezas de segunda mano) el modelo de Telfar es el claro ganador. Lo que empezó como una humilde copia en piel vegana de una bolsa de compras de toda la vida se ha convertido en un objeto de deseo que ha llegado a cuatriplicar su valor en la reventa. Su precio, entre los 130 y los 230 euros, ("lo que gana un DJ en una noche, porque mis amigos tienen que poder pagar mis productos", contaba su creador a SModa) es el síntoma de que ciertos patrones tradicionales en la industria están cambiando: la exclusividad ya no se mide únicamente en cifras. Probablemente estemos ante el primer it bag cuyo valor no reside en su precio o en la exquisitez de su manufactura, sino en los valores comunitarios de inclusión que simboliza. Como apunta el propio eslogan de la marca, "no es para ti, es para todos".

  • 5 de 8

    No es un accesorio, pero dada su irrupción obligatoria en nuestras vidas, la mascarilla se ha convertido también en un objeto estético. Muchos diseñadores sobrevivieron durante los meses de producción estancada produciendo las suyas propias; incluso plataformas como Etsy, templo de la producción personal y artesanal, han terminado cotizando en bolsa gracias ellas. El lujo, por supuesto, no se ha quedado atrás, y en esta liga ha habido tres claros ganadores: la pantalla de plástico de Louis Vuitton, las mascarillas de Marine Serre (que llevan tres años en el mercado) y las firmadas por Virgil Abloh aka Off White (en la imagen), que son, según Lyst, el primer producto de moda más buscado.

  • Foto: Hill house

    6 de 8

    Lo llaman el nap dress (vestido para la siesta) porque es una mezcla entre un camisón de corte victoriano y un vestido funcional para cualquier momento. No es para nada nuevo, pero la marca estadounidense Hill House (que, hasta la pandemia, solía comercializar ropa de hogar) decidió apostar por ellos este verano. Instagram hizo el resto; en un mes, habían agotado existencias de varios modelos y facturado más de un millón de dólares con ellos. Hasta les dedicaron su propio perfil en The New Yorker. Ahora no hay firma low cost que no cuente con uno en sus colecciones.

  • Foto: Birkentock

    7 de 8

    2020, el año del calzado cómodo (y controvertido). Si las Crocs han batidos récords de venta históricos en estos últimos meses, la otra gran marca ganadora es Birkenstock. Además de firmar colaboraciones con firmas de prestigio (de Valentino a Proenza Schouler), la firma alemana ha convertido su modelo más clásico, el Arizona, en 'la sandalia de 2020' y ha logrado que sus ventas, de abril a septiembre, se duplicaran con respecto al año anterior.

  • Foto: Skims

    8 de 8

    La pandemia ha consolidado una tendencia que venía dando que hablar desde hace un par de años. Si en 2019 las ventas de ropa interior moldeadora habían crecido un 53% con respecto al año anterior, en 2020 su influencia ha aumentado un 36%, según datos de Lyst. La culpa, en parte, la tiene Skims, la marca de ropa moldeadora de Kim Kardashian "que aporta soluciones", como ella misma la define. Este septiembre la estrella lanzaba su línea prenatal, que disparaba las búsquedas de este tipo de productos un 233%.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa