Retiran unas camisetas con la nota de suicidio de Kurt Cobain (y no son de Urban Outfitters)

Etsy, que vendía las prendas, sigue comercializando objetos dudosos como una máscara que reproduce la cabeza del líder de Nirvana tras dispararse el tiro mortal.

cobain

Por una vez no fue Urban Outfitters quien comercializó una camiseta escandalosa. Un diseñador independiente con sede en Tailandia se le adelantó poniendo a la venta en internet un top con mangas beisboleras que lleva en el pecho una reproducción de la nota de suicidio de Kurt Cobain. El famoso escrito, que el líder de Nirvana dejó en su casa de Seattle antes de morir de un aparente disparo en la cabeza, es más una reflexión sobre el precio de la fama que una despedida, con frases como “no puedo engañaros, a ninguno de vosotros” y “el peor crimen que se me ocurre es hacer ver que lo estoy pasando bien” y un final que han escrito en tipp-ex o con cutters varias generaciones de fans de la banda en múltiples superficies: “Es mejor quemarse que extinguirse”.

Alguien decidió que era un excelente estampado para camisetas y gorras, que se vendían en Etsy y en eBay hasta que alguien lo denunció en Reddit, lo que provocó un importante revuelo en Twitter y una petición en Change.org que solicitaba que se dejasen de comercializar unas prendas que “son un enorme insulto a Kurt Cobain, sus seres queridos, sus fans, su legado y la gente de todo el mundo que sufre enfermedades mentales”. Etsy y eBay, que había despachado sólo 16 unidades, se apresuraron a suspender la venta de las camisetas, pero aun quedan pruebas visibles en Twitter, como la foto de una chica jovencísima que se hizo un selfie con la camiseta y la leyenda “el mejor regalo del mundo”. Que esté bien visible la carcasa de su teléfono móvil, con un Winnie the Pooh, no hace sino acentuar lo perturbador del asunto.

No es la primera vez que el legado de Cobain se utiliza de manera cuestionable. Un avatar del artista, con su característica camiseta de Daniel Johnston y su cárdigan con bolas, apareció en el videojuego Guitar Hero 5 tocando una versión de You GIve Love a Bad Name, de Bon Jovi. Su viuda, Courtney Love, culpó a los dos miembros supervivientes de Nirvana, Dave Grohl y Christ Novoselic, que emitieron un comunicado negándolo y manifestándose asqueados. Love, en cambio, si estaba inequívocamente detrás de otro producto que tampoco gustó a muchos fans, la edición limitada de zapatillas Converse con extractos del diario del cantante impresos sobre la tela. El año pasado, la cerveza holandesa Bavaria se vio obligada a retirar un anuncio en el que imaginaba que Cobain, Tupac, Elvis, John Lennon y otros iconos no estaban en realidad muertos sino, literalmente, de parranda: bebiendo cerveza afrutada en una playa.

Tampoco es la primera vez, ni la última, que una prenda tiene que ser retirada del mercado por ofensiva. Como decíamos, Urban Outfitters suele practicar ese tipo de trolling masivo y cada X tiempo protagoniza una polémica de este tipo: desde la camiseta que decía “come menos” a la sudadera de la Kent State University envejecida y manchada de sangre, como si proviniese de una masacre, que sucedió en 1970 en esa misma universidad y que acabó con cuatro estudiantes muertos, pasando por la camiseta en negro desteñido que bautizaron como “Obama Black” o  el top de rayas con una estrella de David en el pecho, que las asociaciones judías denunciaron por parecerse sospechosamente a los uniformes de los campos de concentración. El departamento de marketing de Inditex debía estar esa semana sin wi-fi porque Zara se enfrentó a una polémica idéntica el año pasado con una camiseta infantil. Adidas también tuvo que retirar del mercado unas zapatillas de edición limitada de Jeremy Scott porque se ataban al tobillo con grilletes y recordaban a la esclavitud. El diseñador de Moschino tuvo que aclarar que él en realidad se inspiró en un muñeco de peluche.

Aunque las camisetas con la nota de suicidio de Kurt Cobain ya no están disponibles, Etsy, la web en la que cualquiera puede vender lo que sea siempre que sea “independiente” y “artesano” sigue ofreciendo dudosos objetos relacionados con el líder de Nirvana y otros rockeros muertos, como esta imaginativa colección de velas aromáticas dedicadas al “club de los 27” que especifican la forma de la muerte de Cobain, Amy Winehouse, Jim Morrison y otros músicos que fallecieron a esa edad. Cada una cuesta un poco más de 20 euros (sin gastos de envío), pero también se ofrece un práctico pack con todas las velas por nada menos que 146 euros. Las velas son un bonito detalle comparadas con la escultura de silicona, fibra de vidrio y pelo humano que vende el artista George of England por casi 6.000 euros. Representa la cabeza de Cobain desfigurada después de dispararse e incluye, aunque no lo muestra en la foto promocional, “la parte superior del cráneo y el cerebro de Cobain que, si se coloca contra una pared, recrea la sangrienta matanza”, según dice el texto. El mismo artista ofrece también reproducciones de los cráneos post-mortem de John Lennon y John Fitzgerald Kennedy.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa