Rachel Bloom o el ‘problema’ de no ser una talla 34 en la alfombra roja

No es la primera vez que la creadora y protagonista de 'Crazy Ex Girlfriend', que se compró su vestido de Gucci para la gala, expone las diatribas de vestirse en temporada de premios.

Rachel Bloom en la gala de los Emmy del pasado domingo. Foto: Getty

Rachel Bloom es la creadora, guionista y protagonista de Crazy Ex Girlfriend, la serie musical disponible en Netflix que supuso toda una revolución en la parrilla televisiva por humanizar y empatizar con el arquetipo más maltratado de la cultura pop: el de la ex pirada. Nominada a los Emmy de 2016 y a los pasados Globos de Oro por su papel en la serie, la showrunner y cómica –que se hizo popular por sus parodias musicales en YouTube (Fuck me Ray Bradbury o Pictures of your dick, entre otras)– explicó a su paso por la alfombra roja de la gala de los Emmy del pasado domingo que ella misma se había comprado su vestido.

Emmys 2017 Rachel Bloom

Rachel Bloom confirmó que venderá el Gucci que se ha comprado en una web de segunda mano de lujo. Foto: Getty

Que ella desembolsara los 3.500 euros que cuesta su Gucci con cuerpo en encaje negro y transparencias es algo muy poco habitual en las galas de premios. «Me lo puedo pagar», dijo a los presentadores de la alfombra roja sobre su vestido. Para los recién llegados que desconozcan el negocio del lujo en las galas de premios, las firmas de moda suelen prestar sus vestidos y joyas a las estrellas para que promocionen su marca. Bloom, según explicó a los conductores de los diferentes programas, ya tuvo problemas en el pasado para que alguna firma le cediese algún un vestido, así que este año se lo ha comprado. «Es difícil encontrar sitios que me dejen vestidos porque no soy una talla 34, pero me lo puedo pagar, así que está bien», aclaró, tal y como ha recogido Racked.

Emmys 2017 Rachel Bloom

Rachel Bloom en la gala de los Emmys 2017 del pasado domingo. Foto: Getty

Bloom comentó a los conductores que después venderá su vestido en TheRealReal, una web de venta de segunda mano de lujo estadounidense. La intérprete, que vistió de Cristian Siriano en la gala de los Globos de Oro de 2016 (el diseñador que viste a las que nadie quiere vestir), ya explicó el año pasado durante la temporada de premios que ella misma había encargado alguno de los vestidos que lucía «bajo dos capas de fajas spanx».

Según contó a Elle, «la moda siempre me ha generado estrés, porque no sé cómo vestirme», dijo. «Soy bajita, tengo muchas tetas y no entiendo la función de un cinturón». De hecho, ella misma explicó en un gag cómo funciona todo esto de la magia de la alfombra roja de Hollywood en un sketch cómico para la serie Adam Ruins Everything. «A veces, el diseñador puede negarse a ceder un vestido si esa persona no encaja en su filosofía de marca o tiene el cuerpo equivocado».

No es la primera vez que una actriz se compra su vestido para la alfombra roja. Bryce Dallas Howard, protagonista de Jurassic World, acudió a la pasada edición de los Globos de Oro con un Jenny Packham que ella misma desembolsó en los grandes almacenes Neiman Marcus. No especificó que ninguna marca hubiera rechazado vestirla pero sí apuntó: «Me gusta tener muchas opciones para una talla 6 (es decir, una 38 en Europa) en vez de una sola propuesta. Por eso siempre voy a los grandes almacenes». Todavía queda mucha temporada de premios para saber quién será la siguiente.

 

Sigue leyendo

Christian Siriano, el diseñador de las mujeres que nadie quiere vestir

Christian Siriano, el diseñador de las mujeres que nadie quiere vestir

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa