¿Qué ha sido de la primera generación de blogueras?

A principios de los 2000 surgían, gracias a plataformas como MySpace y Fotolog, las primeras celebridades de internet, marcando las bases del fenómeno actual. Cory Kennedy y The Cobra Snake, Gala González, Leigh Lezark... Así han evolucionado a lo largo de esta década.

La fallecida Peaches Geldof, Cory Kennedy y Leigh Lezark en la semana de la moda de Nueva York, 2009. Foto: Getty Images

Nostálgicos, bienvenidos. La historia de la moda se transformaba hace poco más de una década con la irrupción de internet y las primeras redes sociales. MySpace con alcance internacional y Fotolog con un importante boom en nuestro país, supusieron un punto de inflexión y sentaron las bases del concepto bloguera/o o influencer cuando los 2000 acaban de empezar. Ambas plataformas permitían compartir imágenes e intercambiar comentarios con otros usuarios. MySpace dejaba más espacio a los gustos personales y a la música -la mejor parte era poder elegir una canción para que sonara al entrar en tu perfil- y muchas bandas alternativas y djs se dieron a conocer ahí. Fotolog era una especie de hermano mayor de Instagram, más entregado al culto a la propia imagen, funcionando también con una fórmula basada en la combinación de foto y texto.

Con su ayuda comenzaron a surgir las primeras celebridades de internet, referentes de moda y estilo de vida cuyas publicaciones generaban expectación en torno a qué llevaban puesto o dónde habían estado de fiesta la noche anterior. Lo vintage pegaba fuerte y el bolso 2.55 de Chanel generaba un efecto parecido al de la logomanía (con Gucci a la cabeza) que hoy invaden Instagram y Pinterest. Algo más de una década después y con ambas plataformas desterradas tras la llegada de Facebook -aunque Fotolog, a pesar de anunciar su cierre definitivo en 2016, revivía en forma de app en mayo de este año-, echamos la vista atrás para ver cómo ha evolucionado esa primera generación ‘influencer’.

Cory Kennedy

La californiana marcó el paradigma de hacerse famosa por no hacer nada pero molar por las pintas. Su estilo despreocupado, imitado y alabado por fans y publicaciones especializadas, fue etiquetado dentro del heroin chic. La primera vez que encandiló a internet fue a raíz de la publicación de una sesión del fotógrafo de street style Mark Hunter, The Cobra Snake (más tarde su jefe y su novio). Se habían conocido en un concierto de los Blood Brothers y desde entonces, Cory, a pesar de ser tener solo 15 años, empezó a convertirse en imprescindible en todas las fiestas de Los Ángeles. Le pagaban por asistir con sus amigos y su éxito se trasladó de su perfil de MySpace a los medios tradicionales, llegando a protagonizar portadas de revistas que la denominaban como una de las primeras it girls de internet, entre ellas Neo2,  Nylon o la italiana Baby Baby Baby.

Ahora, con un Instagram de 46.000 seguidores  (pocos si se tiene en cuenta la revolución que supuso en el momento), parece llevar una vida más corriente, presumiblemente más alejada de los excesos. Vive en Nueva York con su gato y no se le conoce oficio más allá del modelaje y, aunque ha subido imágenes en algún desfile en las que aparece Chloë Sevigny, su presencia no es tan habitual en los front rows como lo fue entre 2006 y 2010, cuando compartía experiencias con la fallecida Peaches Geldof, Leigh Lezark o las gemelas Olsen. Para quienes aún estén enganchados a la Cory de 2007, un paseo por su Instagram, plagado de imágenes flashback, puede ser un buen ejercicio de memoria.

Mark Hunter, The Cobra Snake

¿Qué fue antes, el fotógrafo o el egoblogger? El caso de Mark Hunter con Cory Kennedy es el claro ejemplo de cómo la de fotógrafo de fiestas y celebridades se convirtió en una de las profesiones del momento gracias a internet. Tanto el que disparaba como el que posaba se promocionaban mutuamente. Convertido en un personaje más e imprescindible en los eventos, sus fotos con mucho flash sirvieron de referencia a otros tantos. En España, Gerard Estadella (Icanteachyouhowtodoit), seguía sus pasos de cerca convirtiéndose en fotógrafo de las fiestas más modernas de todo el país, con los Nasty Mondays de la Sala Apolo (Barcelona) como centro base. Faceta que sigue combinando con la de dj.

Más de diez años después, Mark, con casi 100.000 seguidores, se dedica a la fotografía de moda trabajando con firmas como Calvin Klein, tiene su propia marca con tienda y es el capitán de la comunidad de runners de Adidas en Los Ángeles. El dato que te estás preguntando: sí, sigue manteniendo buena relación con Cory Kennedy, se firman en sus publicaciones de fotos de la época en que eran uña y carne con declaraciones como «recuerdos» y algún que otro corazón.

Trini González, Toutlamode

Las cuentas que recogían los looks de la propia Cory Kennedy, de las hermanas Olsen u otro referente del heroin chic, como Kate Moss, eran algunas de las imprescindibles para los blogueros españoles que empezaban a proliferar en Fotolog alrededor de 2006. Una de las que entonces más resonaba con cuenta gold (el equivalente a muchos miles de seguidores hoy) era Trini González, Toutlamode. Combinaba todos los hits del momento: turbantes, pañuelos vintage, labios rojos, zapatos lace up, la manida camiseta de ‘I love NY’ y el toque grunge de la media rota (a veces todo en un mismo estilismo). Ahora Trini ha cambiado las Wayfarer de Ray-Ban por otras icónicas gafas de Céline y cuenta con unos tímidos 10.700 seguidores en Instagram, pero la moda sigue siendo el eje central. Mantiene actualizado su blog, Trini G, y según apunta en su cuenta de Twitter, su estilo es «atemporal y para todos los días», muy clásico, a base de negro, blanco y vaquero y con firmas de cabecera como Loewe, Chanel o Acne Studios. También trabaja como estilista.

Gala González, Pelayo Díaz y Aida Domènech

El ecléctico trío es el claro ejemplo español de cómo haber sabido aprovechar el estar en el momento y en el lugar exactos. Los tres eran habituales y muy conocidos ya en Fotolog, cada uno con un estilo diferente (más o menos refinado) pero con marca personal. Gala (am_lul) posteaba desde Londres, también lo hacía Pelayo (kateslovesme). Entonces vivir en la capital inglesa y cursar estudios en moda en la prestigiosa escuela Central Saint Martins era el epítome de lo cool y ambos, que además pertenecían a la misma pandilla, junto a Miranda Makaroff entre otros, se tomaban muy en serio el dedicarse a ello. A Gala ser la sobrina del diseñador Adolfo Domínguez le abrió puertas, ha trabajando como directora creativa de la línea U de la firma y recientemente ha publicado el libro Gala Confidential (Grijalbo), en el que cuenta cómo ha llegado hasta donde está gracias a internet. Sigue manteniendo muy activo su blog y en Instagram suma 948.000 seguidores. Pelayo, reconvertido en colaborador televisivo con el ya extinto Cámbiame, sacaba su propia firma, Shaheko, a principios de año. Ha publicado su libro, Indomable (Timun Mas), sigue adelante con el blog y pasa el millón de seguidores en Instagram.

Dulceida, coetánea a los dos, ha ido modificando su discurso adaptándolo al de la era YouTube, centrado cada vez más en lo personal y orientado a un público adolescente. Pero también ha sabido explotar el negocio en todas sus vertientes, sumando a los logros de sus compañeros (blog, libro, marca de ropa y colaboración televisiva), un canal de YouTube y un festival propio en torno a su imagen, Dulceweekend. Se lleva la palma en Instagram con 2.400.000 seguidores.

COMPARTIENDO MOMENTOS @dulceida @madamederosa 📡📡📡 @dulceweekend

A post shared by Pelayo Díaz (@princepelayo) on

Leigh Lezark (The Misshapes) y Harley Viera-Newton

El binomio dj e it girl llegaba para quedarse en la era MySpace-Fotolog. Dos ejemplos de cómo la combinación aún funciona son Leigh Lezark y Harley Viera-Newton. Ambas pinchan, acuden a desfiles, son modelos y han amenizado con su música los saraos más exclusivos de Nueva York. Leigh pertenece desde hace más de una década a The Misshapes, antes un trío y ahora un dúo compuesto junto a Geordon Nicol. Organizaban sus propias fiestas, Misshapes Dance Party, cada semana y aún siguen haciéndolas de manera puntual. Entre sus asistentes, celebridades como Madonna o Sienna Miller, la comparación con las míticas fiestas del Studio 54 ha sido una constante. Musa de Karl Lagerfeld y habitual del front row de Chanel, su estilo dark chic ha marcado tendencia y ha inspirado a firmas como Mango, Zac Posen o Roberto Cavalli junto a HM. Con más de 93.000 seguidores en el Instagram de The Misshapes, parece que el tiempo no ha pasado para Leigh Lezark.

Harley Viera-Newton (130.000 seguidores en Instagram) también es una habitual pinchando en desfiles, faceta que intercambia con la de modelo. Ha sido imagen para DKNY y Uniqlo y, como otras tantas it girls, ha aprovechado el filón para sacar su propia marca de ropa, que lleva sus iniciales, HVN. En lo musical, su perfil de Myspace (aún abierto) supuso el despegue -que su padre, Ashley Newton fuera un mandamás de Columbia Records seguramtente ayudó- y hoy cuenta con el respaldo de Roc Nation, el sello de Jay-Z.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa