La psicoldelia, muy presenta en las propuestas veraniegas de Zara. Foto: Cortesía de Zara

Psicodélico, el estampado alucinógeno que ya deberías tener en tu armario

En ese prolífico limbo que tuvo lugar entre las décadas de los sesenta y setenta, surgió una hornada de vibrantes estampados que trastocaron el mundo por completo con un mensaje implícito de paz y amor. Seis décadas después, pasarela y moda 'low-cost' recuperan su espíritu libre con prints abstractos y lisérgicos, maxiflores, paramecios, formas geométricas y tonos cálidos con los que recibir el calor a lo grande.

  • Foto: dr

    1 de 16

    Zara. Un uso inédito del color y de las formas geométricas en el ocaso de los años sesenta cambió para siempre el rumbo del diseño gráfico. Los tonos saturados fueron siempre bienvenidos y los maxiestampados parecían no tener fin. Este vestido infinito con aberturas laterales y print lisérgico lo ejemplifica al detalle.

  • Foto: dr

    2 de 16

    Converse. La obra pop y sobre todo colorista de Peter Max ha sido un capítulo esencial en la ilustración psicodélica desde los años sesenta. Tal fue su influjo durante décadas que llegó a estampar su pincelada surrealista sobre sellos nacionales y barcos de crucero, y diseñó su propia línea de ropa, pañuelos y corbatas. El modelo All Star Lift, con plataforma de caucho, lleva impreso uno de sus motivos más reconocibles, el sol naciente.

  • Foto: dr

    3 de 16

    Raf Simons. El codirector creativo de Prada viaja hasta los años setenta con su línea homónima rescatando estampados en espiral, flores ilusorias y la canción de Children of the Revolution de la banda T.Rex estampada en la delantera. Prendas unisex como este top con cuello tortuga (que lleva el monograma R en la garganta) reviven el espíritu glam de la época.

  • Foto: dr

    4 de 16

    Patou. El diseñador Guillaume Henry tuvo que inspirarse en los lisérgicos dibujos de Heinz Edelmann –el ilustrador de Yellow Submarine– a la hora de diseñar los vestidos que protagonizan la colección Resort 21 de la histórica maison. El director creativo  inunda esta prenda puramente sixties con líneas multicolor trazadas a mano, acompañada de mangas de campana y cuello perkins.

  • Foto: dr

    5 de 16

    Mango. El estampado paisley o cachemira, reconocible por los dibujos de paramecios en diferentes tonos de un mismo color, fue popularizado por el movimiento hippie en su deseo de abrazar el multiculturalismo y la estética ancestral de países como India e Irán,  de donde es originario. En su adaptación occidental se añadieron colores más luminosos y empolvados, además de motivos florales, como muestra esta camisa fluida con pantalón a juego.

  • Foto: dr

    6 de 16

    Bershka. El damero en blanco y negro fue todo un símbolo de la estética mod que surgió en los años sesenta. A medida que avanzó la década y se popularizó el ácido lisérgico y los efectos visuales, se distorsionó su forma incorporando nuevos colores. Este pantalón de campana añade un giro disco con una lazada en el abdomen. El crop top es casi obligatorio.

  • Foto: dr

    7 de 16

    Marni. Una de las grandes influencias en el arte psicodélico son los motivos orgánicos y curvilíneos que afloraron durante el Art Nouveau a principios del siglo XX. La marca italiana evoca su elegante diseño en la línea de baño con bikinis retro de cintura alta.

  • Foto: dr

    8 de 16

    Mango. Los bolsos no son una excepción y este verano se dejan cautivar por estampados psych en grandes formatos. Este shopper de lino comparte print de flores en tamaño XXL y tonos cálidos con este vestido abullonado. Puro flower power.

  • Foto: dr

    9 de 16

    Paloma Wool. Hija de los creadores de Nice Things, Paloma Lanna conquista el planeta con su propia línea de prendas sostenibles que últimamente vive instaurada en la ropa vintage de los setenta. Maestra en la tendencia –la revista L’Officiel USA incluye su última colección como una de las claves para entender el estallido psicodélico de la temporada–, esta donostiarra lo reivindica con el color verde como bandera, motivos tribales y cut-outs por doquier.

  • Foto: dr

    10 de 16

    Farm Rio. Este mono camisero con mangas abullonadas reúne varias tendencias del movimiento hippie –el tie dye y la técnica patchwork– en una misma prenda. En concreto, mezcla retales de este estampado teñido por nudos con el patrón de un pañuelo en tonos cálidos y violetas.

  • Foto: dr

    11 de 16

    Emilio Pucci. El diseñador napolitano no podía faltar en esta lista ya que fue el gran precursor del estampado psicodélico en prendas de alta costura durante los años sesenta. Ahora, en pleno siglo XXI, la marca heredera sigue fielmente el legado de Pucci con suaves ondulaciones y tonos candentes que llegan, incluso, a la línea de baño.

  • Foto: dr

    12 de 16

    Raey. Esa fiebre por el set de varias prendas con el mismo estampado de la época es una de las novedades que presenta esta firma in-house de Matchesfashion.com, que suele decantarse por prendas más andróginas y relajadas en sus colecciones. Este conjunto formado por un pantalón crop y una camisa tipo pijama con lazada, ambos de corte campana y diseñados en seda satinada, interpreta el estampado psicodélico en tonos pastel y verde esmeralda.

  • Foto: dr

    13 de 16

    Pull and Bear. Los estampados líquidos y abstractos también son fruto de la era psicodélica, promovidos por el consumo de alucinógenos y el influjo del arte óptico. Este top con costuras vistas (otro imprescindible de la época) con falda a juego simula su dibujo en colores pastel.

  • Foto: dr

    14 de 16

    Zara. En el street style de la época la norma era precisamente huir de ella, aunque existió una regla que se siguió a rajatabla: conjuntar el look hasta límites insospechados. Y no solo en cuestión de prendas creando conjuntos de infinitas piezas, también se impuso la moda de coordinar los accesorios con el mismo color y print. Puedes seguir la tendencia con este set de camisa fluida y turbante estampado.

  • Foto: dr

    15 de 16

    Dries Van Noten. El movimiento Op Art que lideró Victor Vasarely impactó (y mucho) en la moda de principios de los años setenta. Dries Van Noten se deja contagiar por su hipnóticos dibujos en una colección de alto verano protagonizada por vestidos largos, camisolas e incluso sombreros tipo bucket que recogen el testigo del arte  óptico que promovió el pintor húngaro.

  • Foto: dr

    16 de 16

    Sandro. Al inicio de los años setenta, los estampados lisérgicos sustituyeron las flores y los paramecios por grafismos abstractos en la búsqueda de un efecto más rompedor. Esta camisa de seda con cuello Mao y puños cerrados juega con ese estampado acuoso en dos tamaños. Disponible en color crema y rojo en degradé.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa