¿Por qué seguir trabajando con Terry Richardson?

Nuevas acusaciones de abuso sexual incriminan al controvertido fotógrafo. Su reputación está empezando a verse seriamente perjudicada por los incesantes boicots a su trabajo.

dentro Terry

Foto: Instagram/ @terryrichardsonstudio

Año 2009. Terry Richardson invita a su estudio a la modelo Charlotte Waters, una joven que ya ha protagonizado otras sesiones de carácter erótico para Richard Kern. En apenas una hora de sesión de fotos, y según el relato de la joven, Richardson lamió su trasero, la besó, le pidió que le agarrase el paquete (con los pantalones puestos), que se los quitara, que le "estrujase las pelotas" y que "abriese bien los ojos" mientras se masturbaba para después eyacular en su cara. Su asistente, mientras tanto y según la versión de Waters, hizo fotos de todo el proceso.

Esta es la última denuncia de abuso sexual que ha recibido el fotógrafo más controvertido de la moda. Su nombre parece ligado al escándalo, no solo por el cariz erótico que suelen tener sus fotografías, sino también por las acusaciones de abusos sexuales o de comportamiento inapropiado por parte de modelos que han trabajado con él en alguna ocasión. Las acusaciones saltaron a la primera línea de la actualidad en 2010, cuando Rie Rasmussen se atrevió por primera vez a señalar públicamente la actitud del fotógrafo tras protagonizar un sesión en la que simulaba una orgía lésbica. Desde entonces, el goteo de incriminaciones ha sido constante, aunque Richardson no haya respondido directamente a ninguna de ellas. Cabe recordar que hablamos de un fotógrafo que en el pasado se vanaglorió de sus relaciones sexuales con las modelos en libros como Kibosh o en (ya inoperativo) Tumblr Old Terry. Teniendo en cuenta el calibre de las recriminaciones, y pese a que la reacción general no ha afectado nunca al trabajo del fotógrafo (acaba de retratar a Kate Moss en la portada de Lui), parece que ahora los rumores y las acusaciones públicas (sin denuncias oficiales) están haciendo mella en su imagen pública. 

Portadas Terry

Dos de las últimas portadas de Richardson: Kate Moss en la revista ‘Lui’ y Madonna en Harper’s Bazaar.

Lui/ Harper’s Bazaar

El pasado mes de octubre una joven llamada Alice Ehrenfried puso en marcha una campaña Change.org con el objetivo de recoger 50.000 firmas para presionar a las firmas de moda y a las cabeceras editoriales para que dejen de contratar a Richardson. Por el momento ha conseguido recoger 25.300 firmas y, por el camino que está tomando el asunto, es posible que no se demore demasiado en alcanzar su meta: hace unas semanas Sara Ziff y Alise Shoemaker, pertenecientes a la asociación Model Alliance, dedicada a la protección de los derechos de las modelos, declararon que no volverían a trabajar con él. “Creo que casi todas las modelos han tenido algún encontronazo con él, para bien o para mal. Y diría que la mayoría se han quejado”, sostuvo Shoemaker en su declaración.

Charlotte Waters ha sido la última en denunciar los abusos de Richardson. El 3 de marzo, la exmodelo colgó en Reddit una declaración anónima en la que explicaba cómo en 2009, cuando tenía 19 años, había acudido al estudio del fotógrafo para la sesión de fotos (que nunca cobró) que encabeza este artículo y este se había propasado con ella. Como explica en una entrevista que ha concedido a Vocativ tras su confesión, Waters nunca se había atrevido a denunciar los hechos ante la policía, hasta hace dos semanas, cuando llamó a un detective de la policía de Nueva York y éste le dijo que su historia no era un crimen porque ella nunca dijo "no" a lo que le pidió el fotógrafo. Waters justifica su actuación en el estudio del fotógrafo, acceder a todo lo que le pidió, porque "había llegado a un punto en el que ya no me podía ir. Sonará un poco a locura, pero tenía la mente de una persona de 19 años. Incluso hablar ahora de ello me hace sentir como lo hizo en aquel momento, completamente asustada y paralizada”, explica.

Tras mudarse de Nueva York a Los Ángeles y dejar de ser modelo (había trabajado anteriormente posando desnuda para otros fotógrafos y artistas de temática sexual como Richard Kern o Ron English, con los que no tuvo ningún problema) vivió casi cinco años sin hacer públicas sus experiencias más que a su familia o amigos. Hasta hace dos semanas, cuando escuchó a las representantes de Model Alliance hablar sobre el fotógrafo. “La madre de mi novio me dijo que debía denunciarlo. Siempre me he sentido muy insegura con respecto a esto, porque nunca he sabido qué podría hacerse. Yo nunca me resistí. Nunca le dije que no”.

no more terry

Desde la plataforma ‘No More Terry’ aseguran que el fotógrafo es un “depredador sexual”.

Tumblr/ NoMoreTerry

El uso que Richardson hace de su fama y de su poder dentro del sector de la moda es, según lo que han declarado las modelos que le acusan, lo que hace que las mujeres que trabajan con él cedan a sus deseos sexuales aunque no quieran. Ese abuso de poder es lo que denuncia la plataforma No More Terry, que desde el pasado 12 de marzo ha comenzado una campaña a través de Internet para boicotear y presionar a las marcas, cabeceras editoriales y celebrities que contratan o se relacionan con el fotógrafo para que dejen de hacerlo, en la línea de la iniciativa de Alice Ehrenfried, pero con más agresividad.

La última guinda del pastel viene de la mano de uno de los personajes más venerados de los últimos meses: Lupita Nyong’o, lo que ha hecho que medio planeta haya contenido el aliento llevándose las manos a la cabeza. Ella y Jared Leto han aparecido en el diario online de Terry Richardson (que, básicamente, se compone de fotos del propio Richardson con las personas famosas a las que retrata) junto a Miuccia Prada y otras celebrities relacionadas con Miu Miu en la cena posterior al desfile de la firma en la Semana de la Moda de París, lo que ha disparado todo tipo de comentarios. Se ha abierto la puerta a suposiciones acerca de un posible proyecto que vuelva a unir a la firma italiana con la actriz y en el que pueda estar involucrado Richardson.

Ninguna de estas suposiciones se ha confirmado y, de hecho, la campaña de primavera/verano 2014 de Miu Miu protagonizada por Lupita Nyong’o junto a Elizabeth Olsen, Bella Heathcote y Elle Fanning está firmada por Inez Van Lamsweerde & Vinoodh Matadin y el nombre de Richardson no aparece por ningún lado. Pero si finalmente el rumor se acabase convirtiendo en un hecho, y viendo esta recopilación de sus supuestos abusos y polémicas declaraciones que han realizado en Vocativ, quizás cabría hacerle a la firma la pregunta que se está lanzando desde diferentes sectores: “¿Por qué seguir trabajando con él?”.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Este sábado 18 de noviembre gratis con El País

    Revista S Moda