Por qué las actrices se rebelan contra la ‘mani cam’

Jennifer Aniston, Julianne Moore o Reese Witherspoon fueron algunas de las intérpretes que se negaron a enseñar su manicura a las cámaras. La gala sirvió para reivindicar su valía en el gremio.

cover ok

Foto: Getty

Y entonces Jennifer Aniston sacó un látigo imaginario, golpeó al aire y dejó en rídiculo a la presentadora que cubría la alfombra roja de los premios del sindicato de actores. La protagonista de Cake, nominada a mejor actriz, afianzó ayer esa revuelta contra la ‘mani cam’, uno de los inventos más absurdos que la televisión ha instaurado en el seguimiento de las alfombras rojas (exceptuando, posiblemente, a la Glam Cam de 360 grados o la Stiletto Cam, pesadilla de cualquier mujer con callos y durezas). “¿Puedes enseñarnos tus uñas y joyas en la ‘mani cam’?”, le preguntaron. “Oh, no no. Gracias, pero no”, respondió Aniston entre risas justo antes de su golpe de efecto visual.

A Maria Menounos, la presentadora del canal E!, además del corte de Aniston, le llovieron negativas por todas partes. “Oh, no, no pienso hacer eso”, dijo Julianne Moore, ganadora por Siempre Alice. Emilia Clarke (Juego de Tronos) o Tatiana Maslaney (Orphan Black) se sumaron al boicot. Reese Witherspoon, nominada por Wild, prácticamente empujó a Sofia Vergara (siempre dispuesta) a hacerlo, negándose también a enseñar sus uñas. La editora de belleza de Vogue USA, Catherine Piercy, resumía esta cadena de rechazos en un tuit: “Tu poder en Hollywood está directamente relacionado con la comodidad con lo que rechazas la mani cam”.

¿Por qué las actrices esconden sus uñas en la alfombra roja? No es un anécdota sin importancia, las coberturas de premios se están convirtiendo en un escenario reivindicativo de género. Nadie pone en duda que este tipo de galas también son una competición de vestidos y la moda juega un rol crucial en la exposición mediática, pero las actrices están hartas de que a ellas solo les pregunten “¿qué llevas en tu bolso?” o ¿me enseñas tu manicura? mientras a ellos se les interroga por la intensidad de sus papeles. La revolución la empezó Cate Blanchett el año pasado en los Globos de Oro (preguntando directamente a la cámara si hacía lo mismo con lo hombres) y Elisabeth Moss no dudó entonces en mostrar visualmente su opinón de la ‘mani cam’ en pleno directo.

 

Doce meses después, sus efectos perduran. No solo hay rechazos a la mani cam, la revista Elle ha decidido cambiar de estrategia e igualar el tratamiento mediático, preguntando a los hombres sobre sus rutinas de belleza, la concialiación familiar o si se han preparado con alguna dieta para aparecer en la alfombra roja. Algo que volvió loco a Kevin Spacey cuando el equipo de Buzzfeed le planteó este tipo de dudas hace un año. “¿Te has fumado algo antes de venir?”, preguntó a la reportera.

Esta lucha por la igualdad no solo se da en la alfombra roja. Los discursos de agradecimiento se están convirtiendo en la plataforma para que las actrices alcen la voz contra la discriminación por edad, el racismo o la escasa diversidad de papeles. Maggie Gyllenhaal lo hizo en los Globos de Oro y ahora le ha tocado a Viola Davis. Lo hizo al recoger su premio por Cómo defender a un asesino. “Gracias por pensar que una sexy, desastrosa y misteriosa mujer podía ser una mujer de 49 años, de piel oscura y afroamericana”. El próximo capítulo, en la gala de los Oscar.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Este sábado 21 de octubre gratis con El País

    Revista S Moda