¿Por qué Balenciaga sigue influyendo en la moda 40 años después?

Miren Arzalluz nos da algunas claves para comprender por qué las colecciones de verano están plagadas de referencias al modisto.

Balenciaga cover

Foto: Imaxtree, Museo Balenciaga

Balenciaga cerró su casa de modas en el año 68. Desde entonces el modisto total ha ejercido influencia en el trabajo de diseñadores dispares. Pero este verano el legado de Balenciaga domina la escena y se convierte en una de las tendencias de la temporada acogiendo bajo el mismo influjo a diseñadores tan diferentes como Rei Kawakubo y Oscar de la Renta, por ejemplo.
 

Style.com recopilaba en una galería las tendencias de esta primavera. El estilo flapper, chandalismo ilustrado, colores pastel, inspiración oceánica, abdominales fuera y el "método Balenciaga", como han llamado a esta tenencia. A partir de esta selección de imágenes decidimos ahondar en la figura de creador guipuzcoano y nos acercamos al Museo Balenciaga en Getaria para que Miren Arzalluz, comisaria de exposiciones, nos explique por qué Balenciaga sigue siendo tan influyente más de 40 años después de retirarse.

Uno de los cauces para que surja una tendencia exige que un número suficiente de diseñadores, comerciantes, estilistas y medios de comunicación coincidan en sus propuestas, muchas veces por beber de las mismas fuentes de inspiración. En este caso, como explica Miren Arzalluz, las exposiciones de Balenciaga en Nueva York y en San Francisco, así como la apertura del museo en Getaria han tenido repercusión. El resurgimiento de la figura de Balenciaga ha seducido a diseñadores clásicos, vanguardistas, conceptuales y comerciales por igual. "Es mucho lo que está presente y no es solo una característica de su trabajo, sino varias tendencias dentro del propio Balenciaga", dice Arzalluz, a quien le pedimos que nos explique esas tendencias en de las colecciones de verano.

 

Balenciaga Carven

Imaxtree

Abullonados y forma de globo (Carven):
"Balenciaga empezó a utilizar estas siluetas en los años 50. Son fácilmente identificables y las utilizaba mucho en vestidos de cóctel y de noche durante los años 50"
 

Balenciaga Ghesquiere

Imaxtree

Líneas depuradas (Ghesquière):
"Formas puras, sobre todo en día, que la gente identifica fácilmente con lo que hacía Balenciaga a finales de los años 60. Son las creaciones que le valieron el apodo del arquitecto de la moda: las formas casi a veces rígidas que sugieren esculturas. Eso es muy fácilmente identificable y eso lo hacía Balenciaga en la segunda mitad de los años 60, del 65 al 68".


Balenciaga Oscar de la Renta

Imaxtree

Balenciaga historicista (Oscar de la Renta):
"Una rama que está muy presente en toda su trayectoria desde los años 30, 40, 50 y hasta en los 60, aunque entonces mucho más estilizado, mucho más depurado. Oscar de la Renta, es un grandísimo fan de Balenciaga, sobre todo en su vertiente más clásica y se ha inspirado mucho en él".


Balenciaga Gareth Pugh

Imaxtree

El baby doll (Gareth Pugh):
Es uno de los hitos de Balenciaga en cuanto a silueta. Esta forma trapezoidal que muchos han atribuido a YSL yo creo que es de Balenciaga que justo empezó a explorar esta silueta trapezoidal en el año 57 y en el 58 presentó el baby doll. Se encuentran ejemplos muy evidentes dentro de las colecciones de verano de este año donde se recupera esta silueta reinventada y revisada".
 

Balenciaga Jason Wu

Imaxtree

Silueta asimétrica con volante perimetral (Jason Wu):
"Silueta muy reconocible de Balenciaga de finales de los años 50. Hacía estas asimetrías en los largos, con largos cortos en el frente y largos en la parte trasera, casi con cola. Incluso añadiéndole un gran volante en el bajo, en todo el perímetro. Esto es algo que Balenciaga recupera de los años 20. De hecho, en la única entrevista que dio, dice que las más grandes modistas de todos los tiempos eran Channel, Vionnet y Louiseboulanger, que fue quien hizo esas asimetrías. Balenciaga las recupera con otros volúmenes mucho más acusados. En este caso el color también es muy Balenciaga".

Balenciaga Comme des Garçons

Imaxtree

El abrigo (Comme des Garçons):
"Balenciaga diseñaba muchos abrigos de noche que acompañaban vestidos. El abrigo de noche es muy recurrente en Balenciaga y las siluetas tan puras aparecen en los años 60. También ese tipo de tocado para el día es algo muy característico del modisto. En cualquier caso la pureza de las líneas en los diseñadores japoneses es muy comparable a Balenciaga".
 

Balenciaga, fiel a sus ideas

Balenciaga no fue un creador que vivía al margen del sistema. Era un modisto de su época, vivía para sus clientas y su objetivo era embellecerlas, pero eso no quiere decir que no tuviera su propia visión. Revisitaba el siglo XVIII y XIX y mantenía influencias historicistas hasta en su periodo más vanguardista, el periodo en el que le influye el minimal de los años 60 y consigue desarrollar una corriente de líneas depuradas. "En paralelo a lo que era la tendencia del momento él hizo sus propias contribuciones que son las que han permanecido como creaciones atemporales".

Es precisamente esa capacidad para crear prendas atemporales lo que hace de Balenciaga un modisto de culto. "Fue capaz de recuperar siluetas históricas y revisarlas de una manera muy moderna, tanto que su interpretación de algunas siluetas clásicas, tradicionales, es la que permanece", explica Arzalluz. Sus hitos, como la línea barril, la túnica, el vestido saco y otros que hemos citado antes también se perpetúan a través de su influencia.

Balenciaga trabajaba con varios conceptos al mismo tiempo, de forma que mientras recuperaba siluetas clásicas desarrollaba formas vanguardistas, las líneas depuradas tan típicas del modisto. Y esto solo fue posible porque Balenciaga era el modisto total, porque dominaba todas las fases del proceso creativo, desde la concepción hasta el último paso de la ejecución. "Su aportación en términos de silueta es fundamental, pero él no hubiera conseguido crear las siluetas que creó si no hubiera sido un innovador con los tejidos", cuenta Arzalluz.

No sólo la innovación textil es esencial para comprender la envergadura de Balenciaga y, por tanto, su enorme radio de influencia. "Si él no hubiera depurado el patronaje de la forma que lo hizo no habría conseguido estas siluetas tan depuradas. Desarrolló la costura hasta tal punto que es muy difícil de superar. También hacía interpretaciones insólitas. Introduce elementos como un cuello de kimono japonés en sastrería o la utilización del volumen en la sastrería", detalla Arzalluz.

Audacia, técnica, elegancia, innovación, conocimiento, originalidad, cultura, visión comercial. Es difícil que un diseñador aúne todas estas características, por eso la sombra de Balenciaga sigue siendo alargada, y por eso hay que recordar una vez más las frases de sus contemporáneos (y competidores), que ya entonces reconocían su maestría. "Con los tejidos nosotros hacemos lo que podemos, Balenciaga hace lo quiere" dijo Christian Dior. Y su admirada Chanel solía decir que sólo Balenciaga era un verdadero modisto, mientras los demás eran solo diseñadores.

Chanel, igual que Vionnet, fue una de las responsables de la revolución de la moda en los años 20. Mientras Vionnet se centró en la innovación de tejidos, Chanel encabezó un cambio de paradigma. "Fue en esos años cuando Balenciaga adquirió su técnica, años cruciales para el posterior desarrollo de la moda", apunta Arzalluz. La innovación técnica y estética de los años 20 marcó profundamente a Balenciaga, quien continuó evolucionando ambos aspectos. "Es muy difícil dejar atrás a Balenciaga porque es único. Hacer una contribución real a la historia de la moda, con perspectiva, es para un creador de moda lo más difícil que hay. Es visionario, aporta algo nuevo difícil de superar y por eso sigue inspirando. Y seguirá", remata Arzalluz.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa