moda

15 momentos escandalosos de la moda que hoy habrían sido censurados

Antes de que las redes sociales le dieran voz al pueblo la moda solía hacer caja frivolizando con temas más que delicados.

Más fotos
  • 1 de 15

    El auge del porno chic. Cuando Tom Ford llegó a Gucci a mediados de los noventa la marca estaba más muerta que viva. Cuando la dejó en 2004 la marca era una especie de gallina de los huevos de oro. Sin quitarle mérito en lo que respecta al diseño, lo cierto es que Ford siempre tuvo claro eso de que el sexo vende. Y se vino arriba. Al principio sus campañas tiraban de poses sugerentes y camisas con transparencias. Después, retrataban magreos y finalmente, en 2003, llegó el 'cunnilingus corporativo' protagonizado por Carmen Kass y fotografiado por Mario Testino.

  • 2 de 15

    Terry Richardson en todo su esplendor. En una época, no tan lejana, en la que las marcas seguían la estela de Gucci, Terry Richardson, obviamente, se hizo de oro. Para Sisley firmó campañas que glorificaban el  consumo de drogas o insinuaban felaciones. Pero esta, quizá, se lleva la palma.  Todo valía para hacerse notar entre la competencia.

  • Foto: pinterest

    3 de 15

    La importancia del eslogan. La historia, por supuesto, no terminó ahí. A principios del siglo XXI, una marca de básicos triunfó explotando la sexualización de sus modelos (en su mayoría, chicas que trabajaban en la empresa). No hace tanto, las vallas publicitarias de American Apparel, con  jóvenes ligeras de ropa en posturas sugerentes y consignas bastante explícitas, poblaban las calles más transitadas del mundo e incluso decoraban los camiones de la compañía. Después llegó el escándalo: el dueño de la firma, Dov Charney, acumulaba denuncias por acoso. El público dejó de sentirse seducido por la publicidad de la empresa y por el historial de su CEO y American Apparel se declaró en bancarrota en 2017.

  • 4 de 15

    Más allá de la frivolización. En 2011, la revista búlgara '12' publicó este editorial de "belleza". Poco más que añadir.

  • 5 de 15

    Editoriales con historia. El dúo creativo formado por el fotógrafo Steven Meisel y la directora Franca Sozzani convirtió la edición italiana de Vogue en una fuente de alabanzas y polémicas. En sus páginas, las modelos aparecían yendo a la fuerza a rehabilitación, cubiertas por petróleo en medio del mar, retocándose en el quirófano o, como en la imagen, siendo reducidas por las autoridades. Este editorial, titulado 'Estado de emergencia', pretendía denunciar el control excesivo que se desató tras el 11-S.

  • 6 de 15

    El viejo truco de la modelo desmayada. En 2014, Fabien Baron publicó este editorial en la revista Interview. Lo de las modelos tiradas, desvalidas o en actitudes de fragilidad extrema es (o fue), un clásico del sector. Pero en este caso, el hecho de titularlo 'Pretty Wasted' (bastante pasada) y reflejarlas inconscientes entre basura quizá fue demasiado.

  • Foto: Getty

    7 de 15

    La violación como metáfora. La corrección política nunca fue el fuerte de Alexander McQueen. Fue, precisamente, su rechazo a los convencionalismos y a la belleza inocua lo que le convirtió en el diseñador más aclamado de las últimas décadas. En 1995 presentó 'The highland rape', una colección inspirada en la agresividad y la violencia con la que Inglaterra ha tratado históricamente a Escocia. Para plasmarlo, utilizó trajes rasgados, pechos al descubierto y maquillajes corridos: Escocia eran las modelos, y ellas acababan de ser violadas. La colección, obviamente, generó polémica; pero lejos de censurarlo, la opinión pública lo encumbró como el diseñador más irreverente y creativo de los años noventa.

  • 8 de 15

    Abusar del 'bodypainting' ¿Por qué utilizar a una modelo negra si puedes tener a Lara Stone y pintarle el cuerpo? Eso debió pensar Carine Roitfeld cuando dirigía Vogue París y decidió hacer un editorial junto a Steven Klein y la top danesa. Por supuesto, no fue el primero ni será el último caso de 'blackface', pero hoy la audiencia tiene voz y revistas y marcas andan con pies de plomo para no cometer esos errores. Que se lo digan a Gucci o a Prada.

  • Foto: Getty

    9 de 15

    Exotismo mal asimilado. Antes del 'Chinagate', que llevó al dúo de diseñadores a pedir disculpas públicas (y a caer en picado en las ventas) por hacer un spot perpetuando los prejuicios sobre los asiáticos, Dolce & Gabbana ya había jugado con los estereotipos raciales alguna que otra vez. En la colección de verano de 2013 decidieron, por ejemplo,  hacer estampados y pendientes con la cabeza de una esclava africana. Aunque solo han pasado seis años, eran otros tiempos: no hubo consecuencias más allá de alguna publicación comentando el despropósito. Hoy, la firma milanesa lucha por recuperar el mercado chino.

  • 10 de 15

    El glamour de los sin techo. Galliano estaba en la cresta de la ola. Consolidado como director creativo de Dior, sus desfiles / performances eran los más esperados del calendario. Y sus caprichos y salidas de tono se veían como ejercicios de creatividad desbordantes. En el año 2000, durante la semana de la moda de la alta costura, presentó una colección repleta de retales, patrones deconstruidos, prendas deshilachadas y estampados que emulaban el papel de los periódicos. Dijo haberse inspirado en los vagabundos que veía a las orillas del Sena cuando salía a correr por las noches. Algunos se mostraron críticos con la referencia del diseñador gibraltareño, pero lo cierto es que aquella colección, en concreto las piezas de los estampados de periódico, siguen en la palestra casi dos décadas después.

  • Foto: Para la primavera

    11 de 15

    Críticas 'veladas'. Sus desfiles siempre han puesto el foco en la agenda social, pero quizá la colección más controvertida de Hussein Chalayan fue la que presentó en septiembre de 1997: las modelos lucían niqabs, el velo árabe que cubre desde rostro hasta los pies. El creador decidió que todo su desfile girara en torno a esa prenda, jugando con los largos hasta que, al final, una modelo cerraba el show completamente desnuda.

  • Foto: getty

    12 de 15

    La colección más inoportuna. El de Miguel Adrover fue uno de los pocos casos en los que la creatividad sí sufrió represalias. El diseñador mallorquín, que llevaba a sus espaldas cuatro colecciones presentadas en Nueva York con éxito de crítica, fue víctima de una desgraciada casualidad. El 9 de septiembre de 2001 presentó 'Utopía', un desfile inspirado en la realidad social de las culturas árabes. Dos días después cayeron las Torres Gemelas, y algunos quisieron ver en los diseños de Adrover un enaltecimiento de los talibanes. En octubre tuvo que cerrar su marca y huyó a Egipto, donde trabajó como taxista. Adrover, de vuelta en su Mallorca natal, fue Premio Nacional de Diseño en 2018.

  • 13 de 15

    Pasarse con el culto a la juventud. En enero de 2011, Tom Ford fue el editor invitado de Vogue París, entonces dirigido por su mano derecha, Carine Roitfeld. En uno de los editoriales del número, tres modelos de entre cinco y siete años jugaban a ser mayores maquilladas y luciendo vestidos de lujo y alta joyería. Nadie frenó la publicación de aquellas fotos, pero se rumoreó que la salida de Roitfeld de la revista, meses después, tuvo que ver con ello.

  • 14 de 15

    La fascinación de la violencia. Hoy se le dedican exposiciones en medio mundo, pero si el aclamado fotógrafo Guy Bourdin hubiera nacido antes de ayer, este amigo del fetichismo y la provocación se tendría que haber dedicado a otra cosa.

  • 15 de 15

    Cazar fue una cosa muy chic. Entre todas las top models de los sesenta, la alemana Veruschka encontró su nicho de mercado posando entre animales salvajes, cubierta de pieles exóticas (si eran de animales en peligro de extinción, mejor) o incluso emulando a una cazadora. Claramente, eran otros tiempos.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa