Molly Goddard quiere que sepas que el tul ya no es de princesas

Agyness Deyn se casó con uno de sus vestidos. Rihanna también los lleva. Ganó en los British Fashion Awards y ahora estrena colección cápsula con Topshop. Apunta su nombre, es la nueva estrella del diseño británico.

Molly Goddard tul

Agyness Deyn se casó con uno de los vestidos de la diseñadora en agosto. Foto: Reid Rolls/ Instagram: @agynessdeyn

Cúlpenla de volver a poner de moda el tul princesista, las transparencias, el rosa y los colores chillones. Vestidos de fiesta divertidos con aire de graduación adolescente, cierta nostalgia del kinderwhore noventero y toques infantiles de cuento de hadas. Así se podría definir al estilo de Molly Goddard, uno de los nombres que no ha dejado de repetirse incansablemente los últimos meses en el mundo del diseño femenino.

Molly Goddard

Varias modelos en la presentación de la colección primavera verano de 2016 de Molly Goddard. Foto: Getty

Ella huye de definiciones princesistas y asegura que sus mujeres son «prácticas y con sentido del humor. Sé que sonará raro, pero son personas que se sienten cómodas con un vestido grande, que no deja de moverse. No sólo se sientan y posan», contó a la edición británica de Grazia al alzarse hace unas semanas con el British Fashion Award al talento emergente. Su premio estaba cantado. Tenía a la prensa rendida a sus pies (Suzy Menkes incluida) y a un buen surtido de celebrities enganchadas a su particular mirada al mundo de la moda. Para no perderse con la nueva chica de oro del gremio, aquí van ciertas claves para conocerla mejor:

Fue becaria de Galliano y de Meadham Kirchoff. Goddard estudió en 2012 en la Central Saint Martins (es discípula de la emblemática Louise Wilson, que también tuteló a Christopher Kane, Roksanda Ilincic o Simone Rocha), pero lo dejó antes de graduarse.

Molly Goddard

Modelos en la presentación de la colección primavera verano 2016 en la Fashion Week de Londres. Foto: Getty

Agotó una colaboración para Asos y su primera colección fue directa a Dover Street Market. La concept store se hizo con todas sus propuestas y las colocó directamente al lado de Dior y Thom Browne. Goddard no ha querido jugar en las élites. La colección cápsula con Asos, a unas 140 libras el vestido en 2013, fue un éxito instantáneo –Vogue la etiquetó como «cuando Barbie se encuentra con las Spice Girls«– .

Ahora estrena otra con Topshop. El gigante británico se ha aliado con la diseñadora para vender parte de la colección de calzado que se vio en el desfile de primavera verano. Ocho modelos en los que hay botas planas, sandalias plateadas y una suerte de mary janes negras. Los precios varían entre los 100 y 200 euros.

Molly Goddard

Uno de los modelos que Topshop ha puesto a la venta y vistos en su último desfile. Foto: Getty/Topshop

Diseñó el vestido de novia de Agyness Deyn. Trabajaron juntas durante dos semanas para conseguir el modelo blanco de tul semitransparente con el que la modelo se casó en Nueva York el pasado mes de agosto. Goddard aseguró a Vogue que se inspiraron en fotos de Audrey Hepburn y Grace Kelly.

I love you Mr McAndrew and I'm so honoured and excited to call you my husband. (? @natepoekert)

A photo posted by Agyness Deyn (@aggy_deyn) on

Rihanna es fan de sus vestidos (y Susie Bubble también).

La de Barbados escogió uno de sus vestidos rosas, el modelo Jamie, para acudir a la marcha de mujeres del pasado sábado y fue de las primeras en lucirlos. No es la única que se ha dejado ver con sus diseños. Giovanna Battaglia o la blogger Susie Bubble –que la entrevistó para la revista de Topshop– también se declaran groupies de la británica.

Molly Goddard

Rihanna (centro) fue una de las primeras en vestir sus diseños. Susie Bubble (derecha) es otra fan acérrima. Izquierda, una joven en la semana de la moda de Milán con uno de sus vestidos. Foto: Getty

Las revistas de moda y tendencias la adoran. Diseñadora predilecta de la revista I-D, Grimes apareció con uno de sus vestidos en la portada del NME y Vogue Korea también decidió llevar sus diseños a primera plana. Eso, sin contar la cantidad de editoriales en los que su tul semitransparente aparece sin cesar (Alexa Chung los ha llevado en el Evening Standard, Daphne Groeneveld en la edición británica de Elle o Petra Collins lo ha fotografiado para Vogue China, entre otros).

Molly Goddard

Grimes en la portada del NME y otro de los vestidos de Goddard en la portada de la edición coreana de Vogue. Foto: NME/Vogue Korea

Ha expuesto sus vestidos como obras de arte. Lo ha hecho con la exposición What I like, en la galería NOW, donde ha colgado maxi vestidos gigantes desde el techo hasta el suelo que se podrán ver hasta el próximo 22 de febrero. La exposición es interactiva y anima al público a coger agujas y ponerse a bordar, la obsesión de esta creadora.

Molly Goddard

En 2015, Goddard presentó su colección de invierno en la Somerset House dentro de la London Fashion Week. Foto: Getty

Su hermana es una conocida estilista. Los desfiles de Goddard suelen caracterizarse por reclutar a gente de la calle. Lo hace su hermana Alice, que empezó como modelo pero se ha convertido en una conocida estilista, que además trabaja en la revista Hot and Cool.

Está en contra del uso de pieles animales. Lo ha expresado claramente junto a otros diseñadores en una carta remitida a los estudiantes de la Central Saint Martins, donde ha pedido que «resistan frente a las presiones de la industria».

Molly Goddard

Con Alexa Chung tras alzarse con el premio al talento emergente en los British Fashion Awards. Foto: Getty

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa