Moda Operandi: «Queremos comprar desde la pasarela»

La nueva plataforma de comercio electrónico pone a disposición de sus clientas registradas las colecciones completas vistas en pasarela.

Aslaug y Lauren

Por qué los últimos modelos de los desfiles no están en las tiendas? ¿Cómo conseguirlos ya? Estas son algunas de las preguntas a las que Moda Operandi trata de dar respuesta. La nueva plataforma de comercio electrónico, lanzada hace menos de un año, pone a disposición de sus clientas registradas las colecciones completas vistas en pasarela. En solo 48 horas se puede pedir cualquiera de los looks de los diseñadores que forman parte de este proyecto. Una lista que por el momento incluye, entre otros, a Alexander Wang, Carolina Herrera, Diane Von Furstenberg, Derek Lam, Proenza Schouler o Prabal Gurung… y que no para de crecer. Nada de rebajas, las compradoras pagarán el precio íntegro y recibirán sus prendas mucho antes de que lleguen a las tiendas. Lo único que se ahorrarán es tener que dar la cara al firmar el recibo de la tarjeta, ocultas tras la pantalla. Además podrán realizar pedidos en tallas que rara vez se encuentran en las tiendas. Convertido en fenómeno, este modelo de trunk show virtual permite a las chicas de esta nueva generación comprar como si estuvieran en un atelier sin sentir que están imitando a sus madres.

«Escuchaba a los diseñadores quejarse de que muchas de las piezas más especiales de sus colecciones nunca llegaban a producirse porque las tiendas no las encargaban», explica Aslaug Magnusdottir, la ejecutiva de origen islandés que está detrás de este proyecto. «Quería encontrar la manera de conectar directamente a los diseñadores con las mujeres que aprecian estas piezas y así dar vida a estas prendas más allá del desfile. Moda Operandi es la primera web que permite realizar pedidos desde la pasarela y no depender así de lo que las compradoras de las tiendas deciden». Magnusdottir, cuyo currículum incluye un MBA en Harvard y varios años en el gigante de Internet Guilt, se asoció con Lauren Santo Domingo, procedente de la revista Vogue USA. Juntas buscaron la financiación para este singular proyecto y la encontraron en Silicon Valley. Este otoño cerraron un acuerdo con Vogue que permite conectar a las lectoras de la web de esta publicación con la página de Moda Operandi para que realicen sus compras ipso facto.

Su fórmula ha tenido un considerable tirón a pesar de la gran recesión. «Lo cierto es que estamos creciendo muy rápido; y esto me lleva a pensar que hemos arrancado en el momento perfecto y estamos satisfaciendo una demanda real», afirma Magnusdottir. De hecho la caída en las ventas de los grandes almacenes de lujo y el consiguiente recorte en los pedidos, que reflejaban un espíritu algo más conservador, ha sido decisivo en el éxito de este proyecto. El fichaje este noviembre de Roopal Patel, una ejecutiva de Neiman Marcus y Bergdorf and Goodman, y de la editora de complementos de Marie Claire, Taylor Tomasi Hill, apunta a la expansión de la web que pronto incluirá reportajes, pistas para sus clientas, bisutería y más prêt-à-porter.

En febrero, cuando se lanzó, ya tenían 15.000 usuarias. Su plan era llegar a cien mil antes de final de año, una cifra que ya han superado. El abanico de precios va desde los 500 dólares a los 5.000. Según datos recogidos por The New York Times, en septiembre la transacción media de quienes compraron en Moda Operandi fue de 1.800 dólares y una clienta en una sola visita se gastó 42.000 dólares en ropa que no llegará a las tiendas hasta primavera.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa