Para algunos espectadores 'Avatar: el sentido del agua' es una película 'mid' o ni fu ni fa.

‘Mid’ es el nuevo ‘básico’: el nuevo insulto preferido de internet señala las cosas que ni fu ni fa

El término, que viene de la cultura de la marihuana y ha crecido en Tik Tok, se usa para castigar a todo aquello que venía con grandes expectativas pero acaba decepcionando.

Alguien colgó en Twitter la noticia de que un hombre había muerto de un infarto mientras veía Avatar 2 y puso como comentario: esta película es tan mid que ha matado a alguien. El nuevo sabor fajitas de las patatas Takis: mid, las chicas que llevan medias de rejilla ancha: mid. La experiencia completa de ir a la Universidad (en Estados Unidos): mid. Ese adjetivo, que significa en inglés “mediocre” o “de nivel medio” y se utiliza como insulto para algo que no impresiona nada lleva un tiempo ya sobreutilizándose en Tik Tok y empieza a calar en el vocabulario, sobre todo de personas que pasan mucho tiempo online.

Según la web Knowyourmeme, “mid” proviene del slang relacionado con la marihuana –“mid tier”, o de rango medio, sería una hierba no demasiado buena pero fumable– e ingresó oficialmente en la jerga internetera en octubre de 2021, cuando empezó a utilizarse para definir el álbum Certified Lover Boy de Drake. Aunque ya desde 2019 había usos documentados de “mid” para decretar que un vídeo o una canción no valían la pena o no eran tan buenas como alguna gente podía presumir. Uno de los vídeos más tontos que alcanzó popularidad a finales de 2021 era el de una mascarilla quirúrgica de color negro que le decía a una mascarilla quirúrgica estándar: la diferencia entre tú y yo es que tú eres mid y yo no. Los no-swifities también tienen han disfrutado calificando Midnights, el último disco de Taylor Swift, de “mid”.

Janira Planes, directora de comunicación de Wuolah y experta en cultura de internet la utiliza habitualmente en sus tweets y cree que los primeros en adoptarla en España fueron los gamers, que suelen ser quienes antes importan el léxico internetero y consiguen irlo después trasladando a la corriente mayoritaria, y le ve potencial para convertirse en una palabra muy utilizada en 2023. “Diría que es una palabra que ha venido para quedarse porque economiza el lenguaje. Me recuerda a cap/no cap”, que son dos términos que se utilizan para designar lo que es auténtico y lo que no ¿La usaría también oralmente o es una de esas palabras que solo pueden escribirse? “La diría, pero solo si hablo con otra persona terminalmente online”. Para ella, este año han sido “mid” la manera en la que ha actuado Piqué tras su ruptura con Shakira y la última temporada de Élite.

Los autores de la newsletter de moda Blackbird Spyplane, un boletín que incluye entrevistas con gente tan diversa como Héctor Bellerín, Phoebe Bridgers o Danielle Haim (un tercio de las Haim) hablando de sus obsesiones estéticas y que The Guardian definió como “el árbitro de lo que se lleva y lo que no”, reflexionaba en una de sus últimas entregas sobre lo “mid”, que consideran una de las palabras que ha marcado 2022.

“De alguna manera, mid se ha convertido en el insulto de nuestra era. Y como dijo un hombre sabio, si quieres entender de verdad una era, mira a cómo la gente se queja”, explic su autor, el periodista Jonah Weiner. “En los últimos años, la gente ha empezado a extrapolar el concepto de mid más allá de la marihuana para hablar de todo tipo de productos, creaciones y experiencias, como reacción a una masa de mediocridad y esto ha alcanzado su punto de saturación en 2002”, escribe. “La experiencia de mirar una pantalla estos días consiste en tratar de encontrar el fondo de un cubo interminable de cosas mediocres” y eso se aplica, en su opinión, a los menús de las plataformas, llenos de series que, a las 22.00 horas de un martes, podríamos ver pero nos dan pereza, a las bromas mal formuladas en Twitter y a los vídeos de Tik Tok que se limitan a exprimir un formato que inventó otra persona y que va perdiendo gracia a medida que se replica.

Según Weiner, llamar a algo o a alguien “mid” en 2022 es muy parecido a lo que hace casi diez años se calificaba como “básico”. “Es una manera despreocupada de posicionarte tú como implícitamente no-mid, de poner a los pretenciosos en su sitio”. “Básico” se utilizaba entonces, a veces con un sesgo machista (aunque en los últimos años se han perfilado figuras como la de “el fifa”, que define a un chico heterosexual de gustos masivos que serían un equivalente de la “basic bitch” de hace unos años) para definir a alguien a quien le gustaba Coldplay y el café y usaba memes de Friends en su comunicación digital.  En realidad, todo lo que se queda en medio, que no es ni muy raro ni tremendamente común, que no es ni muy difícil ni muy fácil acaba cayendo en una zona de poco prestigio y la cultura siempre ha encontrado maneras de nombrar a ese lugar que es a la vez incómodo y popular. El término “middlebrow” (es decir, de ceja media, lo que no es ni “highbrow”, elitista y oscuro, ni “lowbrow”, masivo y accesible), se ha utilizado desde hace décadas, y a menudo con matiz peyorativo. Virginia Woolf lo describió así en 1942. “Los middlebrows son los intermediarios, los correveydiles que van entre una cosa y la otra con su cotilleo y hacen travesuras. Pero, os preguntaréis, que es un middlebrow? Y la verdad es que no hay una respuesta fácil. No son ni una cosa ni la otra”. Y Pierre Bordieu escribió que el arte middlebrow se define por utilizar técnicas y aprobadas y por oscilar “entre el plagio y la parodia”.

En un ensayo publicado el año pasado en The Hedgehog Review, el profesor de escritura creativa Phil Christman propuso que la cultura de masas actual en realidad es una mezcla de lo que antes e consideraba lowbrow con lo middlebrow, que tiene una pátina de esfuerzo, de aspirar a asre algo auténtico. “Nuestros podcasts de true crime combinan el sensacionalismo tradicional del género con ideas sociales sofisticadas prestadas del feminismo académico. Las novelas nos llegan con palabras como ‘urgente’ y ‘necesario’ (…) Desastrosamente, una generación entera aprendió política con El Ala Oeste de la Casa Blanca. Y las películas serias de Spielberg, como Lincoln y The Post intentan explicar la historia con ánimo patriótico y las películas de superhéroes, que antes ofrecían diversión tonta, ahora intentan discutir las tensiones entre la seguridad y la libertad personal”.

Aunque son conceptos distintos, lo mid comparte escarnio con lo middlebrow porque la cultura dominante tiende a lo extremo y es preferible que algo sea excelso o atroz, a pesar de que la ingente mayoría de contenidos son meramente correctos. Como señalaba un analista de tendencias de internet en la web Distractify, el término “mid” ha evolucionado de tal forma que ahora mucha gente se lo autoaplica cuando cuelga, por ejemplo, un vídeo editado o el remix de una canción como manera de prevenir las críticas. “Esto que he hecho es un poco mid pero es lo que hay”, se viene a decir.

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa