Los verdaderos «Oscars» de la moda

La gala del MET pone la alfombra roja y los premios del Consejo de Diseñadores de Moda de América, que este año cumple 50 años, reparten las estatuíllas.

cfdacover

No es ninguna casualidad que los dos eventos considerados el equivalente a los Oscars de la moda, la gala del MET y los premios del Consejo de Diseñadores de Moda de América -por razones bien distintas, el primero por su alfombra roja y el segundo por las estatuíllas y el prestigio- tengan un denominador común: Eleanor Lambert.

Esta apasionada del arte y de la moda fue pionera en tender un puente entre ambas disciplinas. Lambert, que empezó su carrera profesional organizando muestras en galerías (Cecil Beaton, Dalí o Jackson Pollock fueron representados suyos) empezó a despuntar, a principios de los años treinta, como responsable de prensa del Whitney y una de las promotoras del MoMA. Hasta que se cruzó en su camino la diseñadora Adele Simpson y quiso llevarse aquel talento publicista a su terreno, un campo, la moda, copado en ese momento en términos de diseño por modistos exclusivamente franceses e italianos en su mayoría.

Lo que empezaron siendo colaboraciones con grandes almacenes para reunir clientas y animarlas a invertir en alguno de los escasos veinte miembros con los que contaba por aquel entonces el New York Dress Institute  -por aquella época se empezaban a crear tendencias propias a través de las primeras casas de moda, siguiendo el modelo europeo, cuando hasta el momento el grueso de la industria textil en Estados Unidos se centraba básicamente en la producción- desembocó en la primera Semana de la Moda neoyorquina (a partir de ahí, las editoras de moda de Harper's Bazaar o Vogue, únicas publicaciones de moda, empezaron a prestarle atención a los creadores estadounidenses), y de ahí, creó el Costume Institute del Metropolitan.

En 1962 consiguió fundar el Consejo de Diseñadores de Moda de América, entidad que dirige Diane Von Furstenberg desde 2006 y cuenta con más de 400 miembros invitados por su contribución a difundir el gusto y la calidad del diseño norteamericano.

Sus premios no son más que el estímulo intrínseco y necesario a la creatividad y consiguiente éxito empresarial destapados y explotados por Eleanor Lambert para hacerle sombra a la solera del viejo continente cincuenta años atrás.

proenzaschoulercfda2011

Lazaro Hernandez y Jack McCollough, el dúo de diseñadores que forma Proenza Schouler, junto a Liv Tyler en la edición de 2011.

Getty Images

A no confundir con los CFDA/Vogue Fashion Fund- acompañados de una dotación económica de 300.000 dólares, otorgados por la rama fundacional de la institución en connivencia con la revista Vogue y cuyo ganador en 2011 fue Joseph Altuzarra-, los CFDA Fashion Awards se entregan esta tarde en el Alice Tully Hall del Lincoln Center de Nueva York y su gala se colgará por primera vez íntegra, un día después,  en el portal style.com.

Las categorías troncales de estos premios se dividen entre mejor colección femenina, masculina o de accesorios. Los Proenza Schouler, vencedores en las ediciones de 2007 y 2011 así como premio Swarovski en 2003, vuelven a optar a trofeo en la división femenina y además acumulan la posibilidad de colgarse la medalla de mejor colección de accesorios. Normal, sus bolsos PS1 y PS11 están ya a la altura de los grandes clásicos de maisons de marroquinería. Ashley y Mary-Kate Olsen (The Row) y Marc Jacobs son sus contrincantes en el apartado de colección de mujer, cuyo histórico apunta que el grueso de sus ganadores, todos siempre miembros del mismo Consejo de Diseñadores, han repetido. Alexander Wang y Reed Krakoff son sus rivales con los complementos.

A ellos se les suma un galardón internacional, que este año va para Rei Kawakubo (estará ausente en la gala por la proximidad de la pasarela parisina de moda hombre), o el Media Award, concedido a Garance Doré y Scott Schuman por su eminencia digital (ambos han manifestado "sentirse profundamente orgullosos por este reconocimiento al impacto de las redes sociales en la industria"). La mención a icono de moda 2012 iría a parar, literalmente, a manos de Johnny Depp, el primer hombre en recibirlo, si el actor no estuviera rodando su nueva película en territorio indio.

El panel de nominados y honrados por vía directa lo completan aquellos que optan a premio financiado por Swarovski, patrocinador del evento, aunque no suena con tanta fuerza en esta edición el talento emergente (que es lo que apoya la firma). Será que los premiados en las categorías reina de los últimos años son todos jóvenes valores de corta pero muy señalada trayectoria gracias al notorio y mediatizado respaldo de personalidades, editoras de moda o actrices. El español Miguel Adrover compartió en el año 2000 este mérito con el diseñador de origen griego John Varvatos.

Sigue leyendo

Los verdaderos «Oscars» de la moda

Los verdaderos «Oscars» de la moda

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa