Los alucinantes Louboutin plateados de Melania o el significado diplomático de la altura

Los Trump son gigantes. Y la Primera Dama no piensa empequeñecerse al lado de nadie.

Melania Trump louboutin

Emmanuel Macron y Brigitte Macron dan la bienvenida al Presidente de los Estados Unidos y a su esposa en la cena que tuvo lugar en Biarritz el pasado sábado con motivo de la cumbre del G7.

Melania Trump es la primera Primera Dama de la historia que se mueve por el mundo con unos tacones de 120 milímetros. Al principio resultaba chocante verla permanentemente subida a esos zancos, pero con el paso del tiempo nos hemos acostumbrado a esa estampa, igual que nos hemos acostumbrado a la, en principio chocante, idea de que su marido rija los destinos del país más poderoso del mundo. Sin embargo, los vertiginosos tacones de Melania vuelven a llamar la atención cuando la vemos junto a otras esposas de grandes mandatarios y podemos volver a colocar en contexto su extraordinaria altura. Esto ocurrió el pasado sábado en Biarritz, cuando los máximos representantes del país anfitrión de la cumbre del G7 salieron a dar la bienvenida a Donald y Melania Trump a una cena de gala. La diferencia con los Macron es evidente.

melania trump Louboutin

Emmanuel Macron, Brigitte Macron, Donald Trump y Melania Trump en Biarritz el pasado 24 de agosto (Neil Hall – Pool/Getty Images).

El actual presidente de la República mide 1.77. Su esposa 1.69. Donald Trump mide 1.90 y su esposa casi 1.80. Brigitte Macron suele caminar siempre sobre tacones, que luce con características minifaldas, pero la altura de sus zapatos palidece al lado de los de Melania, que la estadounidense de origen esloveno ha convertido en una especie de manifiesto tácito: el pasado sábado era prácticamente imposible no reparar en los zapatos plateados elegidos por la primera dama estadounidense para su encuentro con la homóloga francesa, que tuvo que subirse a un bordillo para poder comunicarse con ella de igual a igual.

Melania Trump louboutin

Detalle de los pies de Brigitte Macron y Melania Trump.

¿Intentan los Trump, al no disimular sus imponentes tamaños, ponerse «por encima» de los Macron? Lo que está claro es que no hay ningún esfuerzo por parte de la pareja norteamericana en ponerse a la altura de los franceses, gesto que sí solían tener Michelle y Barack Obama. En uno los últimos encuentros de los Obama con Carla Bruni y Nicolás Sarkozy, tanto Michelle como Carla, notoriamente más altas ambas que el ex presidente de la República Francesa se ponían zapato plano plano para evitar escenas humillantes.

Quizá recuerde las mofas de las que fue objeto el ex presidente de la república de Francia cuando apareció en la portada de la revista Paris Match junto a su esposa, la supermodelo Carla Bruni. Sarkozy mide 1.66 centímetros. Carla Bruni 1.75. En esa portada, sin embargo, ambos parecían exactamente de la misma altura. La lectura subrepticia parecía clara: ¿cómo va a dejar un jefe de Estado que su mujer sea más alta que él? Donald Trump no tiene ese problema. En las fotos oficiales, ambos parecen de la misma altura. Y eso es gracias a un francés llamado Christian Louboutin.

La elección de Louboutin por parte de Melania también tiene cierta miga, y no solo porque sea de la nacionalidad del país anfitrión del G7.

El modelo elegido por la Primera Dama de EE.UU. no es el más popular de la firma por motivos de confort. “Recientemente me compré los So Kate en tono nude porque son maravillosos, pero las estoy pasando verdaderamente canutas para conseguir estar cómoda con ellos siquiera unos minutos. Soy incapaz de caminar bien en ellos y el problema no tiene tanto que ver con los tacones en sí sino con el espacio que reservan para el dedo gordo. Cada vez que los pongo siento un dolor horroroso en los dedos gordos. Dicho esto, los Pigalle son muchísimo más cómodos aunque tienen también un tacón de 120 milímetros y el motivo es que el tacón es ligeramente más grueso y el espacio para el dedo gordo mucho más amplio”. Lo cuenta una usuaria habitual de “Louboutines” en un foro especializado.

Melania Trump louboutin

 

Melania Trump louboutin

Los más escépticos podrían decir que Melania no realiza ninguna proeza al ir siempre subida en estos zapatos. Que cuando la Primera Dama de EE.UU. se los pone se limita a bajar de coches oficiales o aviones, y hacer un paseíllo por una pista de aterrizaje o hasta una localización en la que la esperan para un photocall. Pero una rápida consulta a los foros especializados hace comprender que incluso eso es extraordinariamente difícil. La inclinación del empeine, de cinco pulgadas, desafía la física y hace que mantener el equilibrio sobre ellos, hasta en fase de reposo, sea un auténtica hazaña.

Melania Trump louboutin

Melania Trump llega a una cena de trabajo en Biarritz el pasado fin de semana.

No resbalar es el siguiente gran problema. La suela de los Loboutin es de un cuero rojo acharolado que tiene nula capacidad de agarre en superficies brillantes o escurridizas: incluso el asfalto pueden ser una auténtica pesadilla. Muchas mujeres les añaden a estos zapatos un material adherente a la suela para añadirles alguna tracción. Pero a Melania no le hace falta. Es capaz de moverse con soltura… ¡incluso sobre hierba!.

Melania Trump louboutin

Una imagen de Melania en los jardines de la Casa Blanca el pasado 18 de agosto. Le acompañan su esposo y su hijo, Barron Trump.

En alguno de los mencionados foros especializados, de hecho, ofrecen programas de entrenamiento para ser capaz de hacer lo que Melania hace: “Para llevar zapatos sin plataformas de más de 120 milímetros es importante practicar, o incluso entrenarse. Se puede empezar con 75-80 milímetros y después subir a 100. Llevarlos puestos el mayor tiempo posible, incluso en casa, en la cocina o en el jardín. No solo hay que entrenar el cuerpo, sino también mentalmente: no hay tregua cuando una se las pone y tiene que estar dispuesto a ello. Al principio sentirás rigidez en los músculos, agujetas, dolores varios y después de ponértelos necesitarás un masaje. Lo mejor es que después de acostumbrarte a ellos te costará muchísimo ponerte unos zapatos planos”. Tampoco es el caso de Melania, que como se puede ver, es capaz de pasar de un registro al otro con una facilidad pasmosa.

Melania Trump louboutin

Brigitte Macon y Melania el día 25 Biarritz, durante el paseo informal de Primeras Damas por la localidad.

Los zapatos Louboutin hablan un lenguaje que no todo el mundo comprende, pero que entienden perfectamente cierto tipo de damas (y caballeros). A ellos se dirige Melania.

Una mujer que suele llevar zapatos de tacón de más de 500 euros comprende lo difícil que es ir siempre subida sobre unos Louboutin. Brigitte Macron, que es francesa y está acostumbrada a vestir lujo de la cabeza a los pies (su marca de cabecera es Louis Vuitton) sabe que Melania no solo la supera en altura: también en destreza subida en el calzado femenino y francés por excelencia.

¿Exista una intención diplomática en este gesto? ¿Es exagerado darle tanto significado a unos zapatos? A finales del siglo XVI, el Shah Abbas I, quien tenía la caballería más grande del mundo, fue en misión diplomática a Rusia, Noruega, Alemania y España para encontrar aliados contra su mayor enemigo, el Imperio Otomano. Él y todo sus hombres llevaban tacones: los usaban para aferrarse a los estribos de los caballos pero, colateralmente, les hacían parecer muchísimo más altos que el resto de hombres. Desde ese momento, los zapatos “de estilo persa” se pusieron de moda entre los aristócratas, que creían que así tenían una apariencia más viril y poderosa. Luis XIV de Francia, que medía 1,63, se ponía unos zapatos casi tan altos como los de Melania (10 centímetros) para sentirse grande. Conviene no olvidar que los tacones altos se empezaron a usar por cuestiones puramente políticas.

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa