Las redes sociales ladran (para vender más)

Que tiemble Chiara Ferragni. Con millones de seguidores, los perros son los nuevos ‘influencers’… Y, con semejante gancho publicitario, las firmas no han tardado en encariñarse.

cover

«Tres supermodelos, las 12 sandalias de la temporada… Y 16 perros». Así vende en la Red la edición estadounidense de Vogue el reportaje estrella de su número de abril. Eso sí, son canes fuera de lo común –la cabecera no coge a cualquiera para posar junto a Gigi Hadid, Jessica Hart y Andreea Diaconu ante el objetivo del fotógrafo Bruce Webber, nada más y nada menos–. «Bookear a algunos de ellos es mas difícil que conseguir a Karlie Kloss», asegura Eva Chen, editora de la revista Lucky, que en más de una ocasión ha recurrido a los modelos de cuatro patas para agraciar sus páginas.

Las revistas no son las únicas que se hacen eco del fenómeno. Las firmas también sacan partido al encanto canino. La diseñadora de gafas Karen Walker ha fichado a Toast, el king charles cavalier spaniel del instagramer Josh The Fat Jew Ostrovsky, para su última campaña. La web de compras de lujo Very Exclusive, que se lanzó en febrero, tiene como mascota a un yorkshire que responde al nombre de Kiki Bella Mozzarella. Después de Jessica Lange y Miley Cyrus, Marc Jacobs ha puesto a su bull terrier Neville como cara (o más bien hocico) de su firma. Tod’s, Marchesa y Asos también son asiduos a usar modelos caninos en sus perfiles digitales. Los almacenes norteamericanos Bergdorf Goodman no se quedan atrás: han contado con una auténtica cuadrilla de influencers de cuatro patas para una campaña digital que, con el eslogan «el mejor amigo de la mujer», retrata los perros y los bolsos más buscados del momento. Y Barneys, por su parte, ha invitado a un elenco de canes célebres para que disfrute de las compras y su restaurante Fred… y cuelgue las fotos en Instagram, al más puro estilo blog.

dog

Las gemelas Beckerman posan con sus «bebés» (así llaman a sus perros) en una colaboración con Etsy.

Cortesía de Etsy

Una nueva raza de blogueros

¿La forma en las que estos canes han llegado al estrellato? Las redes sociales. Porque si hoy la celebridad se mide por algo es por el numero de seguidores, y ellos los tienen a millares. La shih tzu Marnie the dog amasa más de millón y medio solo en Instagram. Ayuda que se haya hecho selfies con Taylor Swift, Lena Dunham, Tina Fey y un larguísimo etcétera. Le siguen de cerca Jiff, un pomerania al que todos reconocemos por su aparición en los videoclips de Katy Perry. Y es que ésta es una raza con mucho tirón: Marni y Cubby, los perros de las gemelas Beckerman, también tienen club de fans. Sobre todo desde que confirmaron su estatus de celebridad cuando la mismísima Rihanna compartió la imitación canina que hicieron del look de la cantante en la última gala del MET.

Fue precisamente a través de las redes como Sandra Choi, directora creativa de Jimmy Choo, descubrió la obra del artista Rafael Mantesso. «Amigos de todo el mundo empezaron a reenviarme enlaces a su trabajo. La forma en la que introducía en sus montajes fotográficos a su carismático bull terrier [que, para más inri, se llama Jimmy Choo] me cautivó», cuenta la diseñadora. Era un affair predestinado. «Sencillamente supe que tenía que incluir sus imágenes en una colección», nos dice. El 15 de mayo lanzó una línea de accesorios de edición limitada con una fiesta ad hoc que, como no podía ser de otra manera, ha tenido mucho bombo en la Red.

dog

El momento cumbre de Marni llegó cuando Rihanna compartió una foto de su perfil imitando su entrada en la gala del MET.

@beckermanblog

«Cada vez son más las firmas que recurren a animales», dice James Nord, cofundador de Fohr Card, una agencia que actúa como puente entre firmas y blogueros. El pasado 3 de abril lanzaron la versión animal: Fur Card. «Creamos la primera agencia a principios de 2013 porque estaba claro que las celebridades digitales iban a ser una parte integral del panorama publicitario. Desde entonces ha surgido una nueva tendencia que ha demostrado ser imposible de ignorar: el auge de la mascota como referente», explica el cazatalentos. Entre sus clientes están Tuna y Marnie. «Parece broma, pero no lo es. Estos animales llegan a más de 30 millones de personas cada mes».

Nord recomienda encarecidamente ver el editorial que Mr Porter –el homólogo masculino de Net-a-porter, meca del shopping online– publicó en marzo. «Es el epítome de la tendencia», asegura. En él aparecen Geordi La Corgi, Chango Leon y Remix the dog dando a conocer las prendas de la temporada como auténticos prescriptores de estilo. Un papel que ya no solo está reservado a la raza humana: si antes eran blogueras como Chiara Ferragni quienes posaban con el bolso del momento colgado en su brazo e instagrameando la foto de rigor, ahora son las celebridades de cuatro patas quienes asumen ese trabajo.

dog

El ‘bulldog’ inglés Milly, con bolso de Ralph Lauren, es uno de los protagonistas de la campaña de Bergdorf Goodman.

Vlad Dusil / PurseBlog.com / Bergdorf Goodman

Estos perros dejan huella

«La gente tiene la necesidad de buscar referentes, desde los royals y socialites, a blogueros y personajes mainstream. Pero hoy la oferta es excesiva. Los usuarios son cada vez más selectivos. Se agotan. Quieren algo nuevo», nos dice Christian Oliva-Vélez, editor del blog Dog Friendly Traveler, un pionero en España en esto de tener a un perro como protagonista.

«El mercado promulga un estilo de vida en el que el perro es protagonista. Es un sector en el que han encontrado un nicho de negocio», explica Oliva-Vélez. Y uno lucrativo: según el último informe de la consultora IRI, las mascotas mueven alrededor de 8,5 billones de euros al año en Europa. Y España no es ajena al fenómeno: con un aumento récord del 6,5% en este sector en 2014, lideramos el amor animal en el continente. «Hoy los perros forman parte de una sociedad de consumo cada vez mas poderosa, y es lógico que se hayan convertido en los nuevos referentes», asegura el periodista.

dog

Menswear Dog (que se embolsa 15.000 dólares al mes y acaba de publicar libro) fue el precedente de su raza: el can ‘celebrity’.

David Fung and Yena Kim, Artisan, 2015

La psicología tiene mucho que ver en este cambio de roles. «La fotografía de un perro proyecta una imagen menos egoísta y ególatra que la del selfie; transmite humanidad, sensibilidad y responsabilidad», comenta Oliva-Vélez. ¿Y qué firma no querría asociarse con valores tan loables? Hay datos para probarlo: con 78 millones de visionados antes de que empezara el partido, el anuncio de Budweiser en la Super Bowl –que mostraba el emotivo reencuentro de un cachorro perdido con su dueño, celebrado, por supuesto, con una cerveza fría–, fue el más compartido de la liga en las redes sociales. «No importa el producto, los perros son un recurso publicitario efectivo porque son más utilitarios que un ser humano. No todo el mundo se identifica con un surfista; pero cualquiera simpatiza con un perro haciendo surf», argumenta Stacie Grissom, directora de BarkPost. El portal, que nació en 2013, se ha convertido en un imperio canino sin parangón. Tiene blog, tienda, red de contactos y agencia de talentos: BarkPack. «A día de hoy, representamos a más de 400 canes que tienen desde 5.000 hasta dos millones de seguidores», nos cuenta Valiant Lowitz, su director.

«La máxima entre los publicistas es que todo anuncio necesita sexo, niños o perros», dice Chris Ramey, presidente de la agencia Affluent Insights, con clientes como Bentley y Four Seasons Hotels. «Los perros despiertan emociones: abren el corazón del espectador al mensaje del anunciante».

dog

La web compras de lujo Very Exclusive ha sustituido a las maniquís por Kiki Bella Mozzarella (que aquí posa con un collar de Anton Heunis).

@veryexclusiveuk

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa